Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Con filosofía propia, por otros 18 años

Esta empresa ha participado en soluciones constructivas en instalaciones turísticas, hospitalarias, culturales y aeroportuarias

Para un padre, todos los hijos son queridos. Por eso, a Carlos LaFuente, presidente de la empresa familiar española LaFuente, fundada en 1963 y con 18 años de trabajo en Cuba, le cuesta trabajo escoger una obra preferida. Sin embargo, por la importancia para el presente y futuro de Cuba, su magnitud y el interés que tenían por participar, el Centro de Negocios, obras periféricas y viales del Mariel, están en su mente.

LaFuente brinda soluciones constructivas para edificaciones e industrias y se especializa en dos líneas: arquitectura de interiores e industria. Trabajan acabados y equipamiento de interiores (butacas de cine y teatro, entre otros rubros) y sistemas de panelería ligera, entre otros.

“Tenemos una filosofía de trabajo: no despachamos materiales, sino que damos soluciones constructivas, lo que implica participar desde la génesis del proyecto conceptual, trabajando de conjunto con los especialistas en definir los mejores y más adecuados sistemas constructivos para cada inversión específica”, dice. Una vez escogida la mejor variante, definen el alcance de cantidades y calidades, para llegar al listado de alcance de suministros,  de modo que se envíen al país  justo lo que necesita para cada solución, y no sobre ni falte nada. A eso, le añaden la asesoría, asistencia y dirección  técnica en plaza, que brinda un equipo de ocho especialistas, entre ingenieros y arquitectos, en función de lo que requiera el proyecto o solicite el cliente.

“Tenemos un nivel de satisfacción muy elevado, hemos sido protagonistas e invitados del desarrollo del país en casi dos décadas y hemos visto como las inversiones se han ido tecnificando y los especialistas que toman parte en las inversiones han ido elevando el listón de calidad exigida”, enfatiza.

Nos gusta trabajar, dice, con profesionales como los que encontramos cada día que son muy rigurosos y exigentes, pero a la vez, muy dispuestos a encontrar de conjunto con nosotros las mejores soluciones para cada sistema constructivo. “Creemos que podemos dar un plus en calidad de las soluciones constructivas y de servicios. El 50 por ciento es la calidad de las soluciones y el otro, asesorar muy bien para completar el objetivo, de ahí la importancia d estar en plaza”.

La otra línea de trabajo es la industria, donde trabaja en aislamientos térmicos y refractarios para termoeléctricas y centrales azucareros. “Es muy importante aislar correctamente todas las tuberías de fluidos y elementos de esas instalaciones para que haya una optimización energética, y se evite el despilfarro en los procesos dentro de las centrales eléctricas y las fábricas de azúcar, de forma que el país pueda ahorrar dinero en consumo energético. Esto requiere el producto, material, grosor y densidad adecuados y con nuestro concurso, hemos contribuido a optimizar las inversiones”, apunta.

“Nuestro objetivo es que con nuestros suministros Cuba pueda tener instalaciones de calidad con el menor costo y la mayor longevidad posibles”, enfatiza LaFuente.

“Estamos satisfechos con la evolución que ha habido en las inversiones donde hemos trabajado y estamos muy comprometidos con el aporte que podemos hacer al presente y al futuro del país. Esperamos poder cumplir, como mínimo, otros 18 años más en Cuba. ”, destaca.