Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Agroindustrial Ceballos, al ritmo de la vida

Pese a tropiezos a inicios del año como consecuencia de las variaciones de precios a partir de la Tarea Ordenamiento, esta empresa retoma su paso

En medio de ajustes en la economía y tiempos de pandemia, la vida sigue. Y en la Empresa Agroindustrial Ceballos, de la provincia de Ciego de Ávila, van sorteando los obstáculos y adoptando las decisiones que corresponden a cada momento con la mirada puesta en hacer lo que mejor saben: procesar frutas, hortalizas y tubérculos.

Considerada única de su tipo en la región central de Cuba, la empresa cuenta con una moderna tecnología para el procesamiento de los productos del agro, que incluye una máquina de lavado con enjuague  a presión, tamices, sistemas para evaporación, pasteurización y esterilización, envasado aséptico para productos congelados y para precocinar, congelar y envasar de manera inmediata tubérculos, como es el caso de las papas prefritas; y termoconformadora de barras y minidosis.

Directivos de la entidad indican que en la última década una de las prioridades fue invertir en la ampliación y la modernización tecnológica, lo cual permite hoy triplicar los volúmenes de procesamiento de frutas y vegetales, diversificar su cartera de productos y, a la vez, elevar la calidad e inocuidad de sus surtidos.

Como toda industria donde se elaboren alimentos, en Ceballos el equipamiento industrial de procesamiento está fabricado de acero inoxidable, en tanto se considera que  la infraestructura está diseñada para permitir una adecuada limpieza y desinfección de las máquinas, lo que garantiza que cada uno de los productos sea inocuo. Para eso, se cuenta con un sistema  específico para la inocuidad alimentaria (HAACP) que abarca todo el proceso, desde las materias primas, los materiales y el personal, así como con un colectivo calificado para hacer frente a los cambios y modernizaciones.

El que siembra su maíz…

Parte de su desarrollo está en el campo.  Con un patrimonio de 11 000 hectáreas (ha), unas 4 568 están sembradas de frutales, fundamentalmente mango (3 030 ha), guayaba (797), coco (222) y piña (114). Otras especies son aguacate, mamey, chirimoya, tamarindo, guanábana, ciruela china y canistel.

En ese camino continúa en las tierras de Ceballos el programa de desarrollo de la piña, con diferentes evaluaciones de variedades más resistentes y de mejor adaptación a las condiciones climáticas, en colaboración con el centro de bioplantas de la Universidad de Ciego de Ávila y la biofábrica de la Empresa de Semillas. El objetivo es recuperar las grandes producciones de la reina de las frutas, de manera que se incrementen los rendimientos y haya productos de calidad para los diversos destinos: la población, la industria, el turismo y las exportaciones, con el fin de generar ingresos que permiten la sostenibilidad de la tecnología.

Para 2021 el programa de siembra de la entidad proyecta plantar 322 hectáreas, que se irán concretando como parte de la campaña de primavera y para la cual se cuenta con las posturas de calidad, obtenidas en casas de cultivos y viveros tecnificados, según explicó a la prensa local Osvadys Estrada Rodríguez, director de producción de la entidad.

Con los nuevos tiempos

Según reportes de la entidad productiva, la Unidad Empresarial de Base (UEB) Producción de Vegetales incorpora el cundiamor gigante a su cartera de exportaciones, que ya incluye el chile habanero, la cúrcuma, la berenjena y el pimiento.

La empresa, considerada líder del polo productivo y exportador de Ciego de Ávila, comercializa productos de elevada calidad hacia diferentes mercados, desde Norteamérica hasta Europa. Entre sus rubros exportables se encuentran las pulpas asépticas y concentradas de mango, purés asépticos de plátano y guayaba y jugos concentrados de toronja blanca y fruta bomba sulfitada.

Como respuesta a la estrategia económico-social para el  impulso a la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19, el pasado año Ceballos comercializó varios de sus surtidos a la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel y a las empresas mixtas Moa Nickel S.A. y Minera del Caribe (Emincar).

Por otra parte, dirigió también parte de sus producciones a la entidad Cuba Catering, especializada en servicios de catering y para la venta a bordo de los aviones, y a la empresa fabricante de jugos y néctares La Estancia.

Tarea Ordenamiento

A inicios de año, la implementación de la Tarea Ordenamiento (TO) puso patas arriba a la Empresa Agroindustrial Ceballos, que terminó el mes de enero con 4 000 000 de pesos de pérdidas. Resulta que el alza de los precios de compra de las frutas, de los insumos y de servicios como la electricidad, el agua y el combustible, hicieron irrentables varias de las producciones, incluidas las de exportación como la piña y los cítricos, cuya producción es costosa.

El incremento de los precios de los productos finales generó entonces gran insatisfacción entre los consumidores. Según medios nacionales, la disminución de los costos de producción, unidos a la corrección en la implementación de las premisas de la TO, posibilitó una reducción notable de los precios en la comercialización mayorista, que se traduciría en una rebaja en la red minorista.

A  partir de la revisión de los planteamientos de los productores, se decidió reducir las tarifas de electricidad y agua, lo que incidiría en una adecuación de los costos y determinaría que siguieran produciendo aquellos rubros de interés para el país y también para sus  finanzas, sin que les generen pérdidas.

De acuerdo con Alba Elizabeth González Rodríguez, directora general de la empresa, ya al cierre de febrero se lograron utilidades superiores a las pérdidas de enero, sobre todo debido a la búsqueda de alternativas para la obtención de ganancias. En el transcurso del año, como resultado esperado de la TO, la empresa avanzaría en los caminos a transitar para estimular y elevar  la productividad y mantener la rentabilidad, en un contexto donde en la ecuación entra a jugar el verdadero costo de las cosas.

La Agroindustrial Ceballos tiene ante sí el reto de adecuarse a las nuevas circunstancias y defender su bien ganada posición, en la que su sello DCballos era sinónimo de calidad y preferencia en el mercado cubano y más allá.