Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La hora de la industria

Con posibilidades de mayor autonomía, innovación y encadenamientos con el universo de actores económicos, a la industria nacional le corresponde un papel preponderante en la estrategia de recuperación económica

La prioridad que tiene la industria nacional en la estrategia de recuperación de la economía y en el desarrollo del país, mediante los encadenamientos productos y las alianzas con otros sectores y actores económicos fue destacada por el ministro de industria de Cuba, Eloy Álvarez Martínez, al intervenir este 29 de julio en el programa televisivo Mesa Redonda.

La estrategia, señaló, comprende un grupo de medida que permiten el impulso de la economía, a tono con la implementación de los Lineamientos económicos y sociales aprobados en el sexto y séptimo congresos del Partido,  así como con el Plan de desarrollo económico al 2030 y que permite enfrentar el bloqueo con nuestros propios esfuerzos y además, aprovechar las potencialidades que tiene la economía cubana y que tiene el país para ese desarrollo.

El ministro destacó la estrategia tiene entre sus principios fundamentales tres que recalcan la importancia de la industria: defender la producción nacional, para no importar lo que se pueda producir en el país; la complementariedad de los diferentes actores de la economía y aprovechar las ventajas de las medidas enfocadas en otorgar mayor autonomía a la gestión empresarial.

En el camino hacia una mayor participación de la industria en el Producto Interno Bruto (PIB), los tiempos de la epidemia por la covid-19 han constituido una suerte de entrenamiento y de enseñanzas enfrentar esas responsabilidades. “La covid ha significado para la industria retos y aprendizajes, pues ha tenido que dar respuesta a diversos problemas con Innovación, con desarrollo, con la participación de varios actores de la economía, evaluando inventarios y buscando soluciones con todas las alternativas”, consideró.

Esta experiencia, dijo,  sirve de base a la estrategia diseñada, donde la industria se perfila como uno de los sectores claves para el desarrollo y la recuperación económica, al tener entre sus misiones fundamentales el encadenamiento productivo para garantizar el aseguramiento de las necesidades o las demandas de los sectores estratégicos con productos con productos competitivos, con calidad y con diseño, como un elemento fundamental de la estrategia.

Según dijo, en el caso de la industria la estrategia se materializa a partir de cinco acciones fundamentales, uno de los cuales es impulsar la estrategia de sustitución de importaciones, potenciando el encadenamiento con los sectores estratégicos y los diferentes actores de la economía. Al respecto,  Álvarez Martínez indicó que desde hace varios años se ha venido trabajando desde el plan de la economía en la incorporación de productos para la sustitución de importaciones. Sin embargo, desde la estrategia, constituye un reto para la industria, pues demanda hacer las cosas diferentes.

En ese sentido, reveló que se ha elaborado un dossier y un listado con alrededor de 500 renglones para los cuales la industria tiene capacidad de producirlos y se ha establecido un sistema de trabajo con los diferentes actores del sistema empresarial, con un programa que identifica tanto lo que se puede hacer en el país, como las fuentes de financiamiento para su incorporación en el plan y para su materialización.

Al alcance de la mano

El ministro de industrias puso algunos ejemplos de cómo la industria ha demostrado estar en condiciones para encadenarse con los sectores estratégicos. Uno de esos es el turismo, a partir de la evaluación de una gama de  100 géneros que pueden producirlas industrias ligera, electrónica, química y metalmecánica. Puntualmente,  dijo el titular, con el turismo se han identificado más de 20 productos que se incorporan a los protocolos de higiene actuales. Aún en las condiciones actuales,insistió, la industria tiene un espacio en el turismo y eso sea validado como parte de ese sistema de trabajo de la integración. A su juicio, se “abre una oportunidad y por supuesto, es un reto en la identificación de mercancías, en la manera de hacer las cosas y también, un reto en la manera de las empresas vean estas oportunidades de una forma diferente”, apuntó.

Otro de los sectores donde son viables los encadenamientos, consideró Álvarez Martínez, es  el sistema empresarial de las comunicaciones, identificando productos que pueden desarrollar y promover de conjunto entre la industria electrónica y la industria ligera y que sustituyen importaciones, así como proyectos de investigación que permiten desarrollo de nuevos productos, tanto con software cubanos como con integración con las universidades, los cuales en un futuro posibilitarán tener mayor soberanía.

En el caso de la industria azucarera, ejemplificó el titular de Industrias, el sistema de trabajo creado, que parte de la evaluación de las necesidades, con la participación de la industria, los centros de investigación del grupo empresarial Azcuba, han permitido ir dándole soluciones e ir integrando la industria en géneros de la industria mecánica, que se están validando actualmente, entre ellos, la cosechadora cañera. Ese sistema de trabajo, dijo, permitirá es continuar avanzando en el vínculo y en el aseguramiento desde la industria a estos sectores estratégicos, siempre buscando las maneras de hacer las cosas de forma diferente.

Otros de los ejemplos citados por el ministro fue la recuperación de materias primas, un potencial que tiene la economía y que constituye una importante fuente no solo para la sustitución de importaciones, sino también para el encadenamiento de los sectores estratégicos con producciones importantes de la economía y con las exportaciones.

La industria del reciclaje, que aun en estas condiciones ha ido cumpliendo y asegurando los planes de exportación previstos, pretende potenciar su actividad, acercar la recuperación a la población, lo que supondría la apertura de nuevas casas de compra u otras modalidades. Un ejemplo de las potencialidades, señaló, fue la recienteincorporación de la recuperación de las botellas  personalizadas, de las cuales se recuperaron más de un millón de estos envases. “Consideramos que este potencial que hoy existe sin recuperarse es una posibilidad real de participar en la sustitución de importaciones y de lograr mayores  exportaciones”, enfatizó.

Una de las líneas de trabajo de la industria es disminuir el componente importado de lo que no solo permite disminuir el costo de importaciones, sino que además de más soberanía en la fabricación de equipos, y dar más respuesta a las demandas de los sectores estratégicos.

Otro elemento destacado por Álvarez Martínez como parte de la implementación de la estrategia fue la necesidad de potenciar el encadenamiento con los diferentes actores económicos “con el objetivo de sustituir importaciones, rompiendo esquemas”. A respecto, recordó el sistema de trabajo empleado durante la covid-19, que integró a la industria, al sector no estatal y la ciencia permitió identificar soluciones y salidas para las necesidades del momento. “Los primeros protectores faciales salieron de esa integración, a partir del diseño conjunto de trabajadores por cuenta propia,  a partir de ese vínculo que se logró, buscando materias primas, lo que permitió también fabricar piezas para recuperar los ventiladores pulmonares”, expuso.

Acerca de esa potencialidad, señaló que “constituye un elemento fundamental en la estrategia de recuperación económica potenciar el vínculo entre la industria los diferentes actores de la economía con un elemento fundamental de la recuperación”.

Otra de las medidas fundamentales para contribuir a la reactivación de la economía, insistió, es desarrollar la innovación y la integración con las universidades y los centros de investigación, que constituye una fortaleza imprescindible para la solución de los problemas de la economía y para validar y potenciar las capacidades de la industria”. Al respecto, indicó que  en la actualidad se están trabajando, con la participación de 19 universidades, alrededor de 200 proyectos en la industria, la mayoría están relacionados con la sustitución de importaciones y que tienen que ver con el encadenamiento productivo.

Otro de los elementos fundamentales de la estrategia y de las medidas tienen que ver con modernizar la infraestructura tecnológica, ya sea mediante las inversiones como de los negocios conjuntos, siempre con la mirada puesta en inversiones que permitan el encadenamiento y la sustitución de importaciones.

Es importante igualmente aprovechar las ventajas encaminadas a otorgar mayor autonomía al sistema empresarial, que en las condiciones actuales tiene ante sí la posibilidad de insertarse en las ventas en tiendas en moneda libremente convertible Zona Especial de Desarrollo Mariel y las ventas en el comercio electrónico, con el objetivo de que la industria nacional se convierte en el suministrador fundamental de estos mercados.

Para ello, dijo, deben continuar identificando nuevos productos con la calidad requerida y que sin dudas también otorga ventajas y oportunidades a la industria, pues puede retener esa moneda para mejorar su funcionamiento, desarrollarse, desarrollar nuevos productos y hacer más eficiente la gestión empresarial, para disfrutar responsablemente de una mayor autonomía. Todo ello, destacó, también requiere mayor responsabilidad de esos consejos de dirección en la gestión de los recursos.