Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Manos unidas por la producción sostenible de alimentos

El Programa País Apoyo Estratégico a la Seguridad Alimentaria Sostenible en Cuba (SAS-Cuba), comprende tres proyectos alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y dirigidos a respaldar, desde distintos ámbitos, el desarrollo agropecuario en el país

Con el mundo patas arriba, apuntando a un futuro particularmente incierto, Cuba se vira a la tierra, como sostén para la alimentación, el desarrollo agrario y económico. La tarea es, a todas luces, de las complejas. Sin embargo, no está sola en ese empeño.

Con el objetivo de apoyar la implementación del Programa de Autoabastecimiento Municipal (PAM) que promueve Cuba para producir alimentos cerca de los consumidores, a nivel de municipio, desde finales del 2019, el Ministerio de la Agricultura y la Unión Europea iniciaron la implementación del Programa País Apoyo Estratégico a la Seguridad Alimentaria Sostenible en Cuba (SAS-Cuba).

El SAS, con un  período de implementación entre 2019-2025, persigue incrementar de forma sostenible la producción de alimentos de calidad para responder a la demanda local, específicamente mediante la aplicación de enfoques innovadores, ambientales y resilientes al clima.

Este programa abarca tres componentes: las políticas y formas de gestión, las capacidades territoriales y la gestión del conocimiento y la innovación y se implementará con el apoyo de otras contrapartes nacionales: los ministerios de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, de la Industria Alimentaria, Comercio Interior, Educación Superior, Salud Pública, de Economía y Planificación y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

En este empeño de colaboración multilateral se han unido también dos agencias del Sistema de Naciones Unidas (SNU): la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Con un financiamiento más de 19 millones de euros, contiene contribuciones monetarias de la Unión Europea, FAO y PNUD. Entre los resultados esperados  se encuentran  haber apoyado la capacidad de gestión para el fortalecimiento de los procesos de decisión y la formulación de política, desarrollado sistemas sostenibles y resilientes, asegurando el suministro de alimentos locales inocuos, sanos y diversificados y mejorada la articulación de los actores en los municipios seleccionados en un Sistema Integrado de Gestión del Conocimiento (SIGC), sobre la base de la producción sostenible y resiliente de alimentos.

Este programa multilateral contribuye a varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre ellos el ODS 2, que persigue “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”, el ODS 6, enfocado en  “garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos” y el ODS 8, que promueve el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las personas.

A su vez,  va al encuentro al ODS 13, relacionado con la toma de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos” y el ODS 15, que se propone “gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, revertir la degradación de los suelos, parar la pérdida de biodiversidad”.

Tres en uno

Durante la ejecución del Programa SAS-Cuba, se ejecutarán tres proyectos, cada uno dirigido a objetivos específicos. El titulado Fortalecimiento de políticas para la seguridad alimentaria sostenible en Cuba (POSAS), contribuirá a la formación de capacidades de los actores locales y nacionales en la formulación de las políticas y normas jurídicas relacionados con el autoabastecimiento territorial, al identificar aquellos aspectos que sean necesario normar jurídicamente en lo referente a la nutrición.

Según lo acordado, en este marco se utilizarán herramientas y metodologías para generar información básica, las cuales apoyarán la implementación de las políticas y modelos de gestión.

Una vez concluido,  deben quedar potenciadas las capacidades nacionales y locales en los modelos y procesos de gestión del sector agroalimentario, así como las capacidades del gobierno cubano en la formulación de la Política de Autoabastecimiento Municipal logrando Sistemas Agroalimentarios Resilientes y Sostenibles (SARS). Al cierre del proyecto, el país contaría con la propuesta de Política de Autoabastecimiento Municipal con enfoque participativo e incluyente.

En el caso del proyecto Autoabastecimiento Local para una Alimentación Sostenible y Sana (ALASS), se centra en fortalecimiento de capacidades municipales para implementar el PAM desde un enfoque nutricional, sistémico, prospectivo, sostenible e inclusivo.

Según los términos de ALASS, serán diagnosticadas las problemáticas, potencialidades y necesidades para la producción sostenible, resiliente y con equidad de alimentos para responder a la demanda local con alimentos sanos e inocuos,  se habrá fortalecido e implementado el Programa de Autoabastecimiento Municipal sobre la base de una producción de alimentos sostenible, diversificada, resiliente y con equidad, lo que permitiría incrementar  la presencia de productos alimenticios locales diversificados para aprovechar las oportunidades de los mercados turísticos, así como fortalecida la integración y efectividad de los sistemas de gestión de la calidad e inocuidad en todos los eslabones de la cadena productiva.

Mientras, el nombrado Fortalecimiento del Sistema Integrado de Gestión del Conocimiento (SIGC) para la seguridad alimentaria sostenible en Cuba, tiene concebido establecer las pautas metodológicas y sus herramientas para fortalecer los vínculos entre las instituciones de ciencia (ECTI), centros universitarios locales y nacionales, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información  (ONEI) y las entidades de los distintos ministerios relacionados con innovación, capacitación y asistencia técnica, que permita el procesamiento, actualización y control de toda la información, las cuales se articularán en una plataforma concebida como parte del Sistema Integrado de Gestión del Conocimiento.

Cuando termine esta iniciativa, quedarían fortalecidas las capacidades de los actores locales y nacionales para el diseño, implementación y monitoreo del SIGC local, enfocando sobre la producción diversificada, resiliente y sostenible de alimentos. Igualmente, quedaría diseñado el SIGC local,  articulando a todos los actores en un proceso participativo, mejorado el funcionamiento y el monitoreo del SIGC, al menos en los municipios seleccionados y se incorporarían las lecciones aprendidas y buenas prácticas del SIGC local para actualizar el marco regulatorio y apoyar el reordenamiento institucional del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación Agraria (SINCITA).

A inicios del 2020 ha comenzado la Fase 1,  Actualización del Programa de Autoabastecimiento Municipal del programa SAS Cuba, con la implementación, a nivel territorial, de un proceso de diagnóstico de la situación de los seis municipios beneficiarios: Santa Clara, Placetas, Remedios, en la provincia de Villa Clara, y Sancti Spíritus, Yaguajay y Taguasco, en la también central Sancti Spíritus.

Según trascendió, el punto de partida de ese análisis se dirige a diagnosticar el nivel de autosuficiencia que tienen estos territorios, realizando un análisis de la disponibilidad de alimentos/nutrientes que representan las producciones locales y comparándolos con las demandas nutricionales de los territorios, teniendo en cuenta los diferentes grupos etarios.