Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

GELMA, hasta en el rincón más inaccesible

Garantiza la logística el sector agropecuario en pos de un desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria

La Caoba, en San Luis, Santiago de Cuba, dicen, es el punto de más difícil acceso para llevar insumos agropecuarios a los productores de café de la zona. Por lo intrincado del terreno, el punto de venta se puede reaprovisionar solo cada tres meses,  porque son lomas empedradas que requieren del constante ajetreo de brigadas de camioneros.

No es el único: es complejo llegar también a Providencia, en la Sierra Maestra, en Ocujal del Turquino, o La Mandinga, en Guantánamo. Sin embargo, hasta en lo más intrincado extiende su red el Grupo Empresarial Logístico del Ministerio de la Agricultura (GELMA).

Ese es uno de los 11 grupos comercializadores mayoristas aprobados por el país. Sus especialistas, técnicos y directivos responden por los servicios técnicos especializados y de comercialización a todo el sector agropecuario, para lo cual cuenta con 24 empresas, de estas, siete de carácter nacional.

De acuerdo con Rosa María Ramos Calzado, directora de desarrollo e inversiones de la Organización Superior de Dirección Empresarial GELMA, “tenemos una red de suministros integrada por 154 centros comerciales, 23 subsedes del llano y 52 de la montaña, 229 puntos  de venta y 579 almacenes a lo largo de todo el país”.

Fue constituido en mayo de 2002 a partir de la fusión de los grupos empresariales Sumitrans, la Asociación Agromecánica y las Empresas de Desmonte y Construcción. “La misión fundamental es garantizar la logística: insumos, equipamientos, medios de protección y servicios técnicos especializados al sector agropecuario, en beneficio de un desarrollo próspero y sostenible y la seguridad alimentaria del país, con una atención óptima al cliente”.

Según detalló, entre las empresas nacionales con unidades empresariales en toda Cuba,  integran el universo del grupo las entidades Desmonte y Construcción (Edescon); de Talleres Agropecuarios, de Transporte Agropecuario, especializada en carga (fertilizantes, equipamientos, partes, piezas y accesorios, por ejemplo); de Proyectos e Ingeniería (ENPA), de Informática y Comunicaciones (EICMA), de Aseguramiento y Servicios (EAS) y la de Seguridad y Protección (Sepma).

Cambiar con los tiempos

“Día a día, nuestro modelo de gestión se va desarrollando en función de aproximar más los insumos, equipos y otros recursos a los productores, como dicta la política de la nación”, precisó.

Según señaló, “existían muchos lugares intrincados desde donde los campesinos tenían que salir con muchas dificultades para adquirir los insumos, o en la mayoría de las ocasiones, estos no llegaban a esos campesinos. Y como este es el modelo de gestión de GELMA se hicieron puntos de venta en todos esos lugares lejanos, buscando la cercanía de los recursos a los productores”.

Otro paso ha sido la instalación de POS (terminal de punto de venta), en los centros comerciales, mediante la alianza con el Banco Popular de Ahorro (BPA) y el de Crédito y Comercio (BANDEC), experiencia que ha sido ejemplo para el resto de los grupos empresariales, a favor de los productores,  al facilitar el pago de  los insumos. “Todavía no ha tenido el resultado que queremos, pero avanza poco a poco, como una herramienta que permite generar un intercambio para una transacción más rápida, disminuyen cuentas por cobrar y se cumple con la política del país dirigida a la informatización de la sociedad, la automática y el comercio electrónico y esto son los primeros pasos que para lograrlo ha dado GELMA”.

A la caza de la demanda

Una de las aristas más importantes de este sistema es conocer realmente qué necesitan las personas que trabajan en el sector agropecuario. “Conocer la demanda empieza por los propios centros que atienden a estos productores, y escuchan sus necesidades. Además, cada año, en el recinto ferial Expocuba se realiza la feria de negocios en la que culmina la captación de la demanda. Hoy no contamos con todo el financiamiento para adquirir los insumos que se requieren en el país, pero GELMA da pasos en la búsqueda de soluciones, de ahí su presencia en eventos como la Feria Internacional de La Habana, realizada a inicios de noviembre pasado”, dijo la Directora.

Para fortalecer la red de insumos y la cadena de suministros de manera tal que permita responder a esas necesidades y sustentar al Ministerio de la Agricultura, indica, con el resto de los grupos empresariales, estamos realizando la operación logística para dar respuesta a los materiales de las campañas que tanta falta nos hacen y ver de dónde se obtiene para ponerlo en el momento propicio.

Por otra parte, se están rescatando las producciones propias a partir de acciones en diversas fuentes, por ejemplo, los materiales como respaldo a la construcción y montaje, el programa de la vivienda e inversiones, explotación de canteras, la fabricación de bloques y ladrillos, también en las empresas de suministro rescatando la producción de yugos, frontiles, pintura, cal, entre otros. Se trata de renglones que estamos retomando y van a servir de base para que la agricultura continúe dando pasos hacia adelante, pese a no disponer de todos los recursos necesarios.

“En el marco de la Feria Internacional de La Habana, nos reunimos con representantes de la industria nacional, porque no solo es lograr el encadenamiento productivo con asociaciones internacionales o empresas extranjeras, sino también rescatar la producción nacional, para lo cual nos entrevistamos con directivos de centros de investigación y entidades territoriales con el fin de revitalizar la comercialización de artículos hoy en producción -por ejemplo, botas de pvc-, que mediante la cadena de suministros de GELMA se llevan a los productores.

Una constante

Saber transmitir la información necesaria para viabilizar el proceso de comercialización es un arte. De acuerdo con Leidy Sandra Iglesias Delgado, especialista en comunicación de GELMA, en los centros comerciales existen promotores de venta que son capacitados anualmente con cursos donde participan personas de todo el país y los directores comerciales del sistema empresarial.

En estas acciones de capacitación se imparten conferencias de diferentes temáticas, se trabaja con los documentos del Banco Central de Cuba y, por la alianza estratégica, está siempre presente el BPA.

“Se hacen intercambios con las formas productivas para que conozcan acerca del uso y las ventajas de las tarjetas magnéticas, así como sobre los bioproductos y bioplaguicidas que pueden suplir el déficit de fertilizantes en la red de ventas, algo que realizamos junto a  los órganos competentes como Sanidad Vegetal. Con esa práctica se eleva la preparación para atender al personal que tenemos de cara a los productores, que son los principales protagonistas de nuestros procesos”, destacó la joven.