Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Industria del aceite avanza en envasado de sus producciones

El programa de desarrollo comprende inversiones progresivas para dar respuesta a esta necesidad

Con el envasado del aceite para el consumo de la población habanera, el Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA) da un nuevo paso a favor de la calidad y la inocuidad de los alimentos.

De esta forma, los más de dos millones de consumidores de la capital cubana recibirán a partir de noviembre un pomo de medio litro, que debe cubrir la cuota normada de dos meses y que tendrá una calidad e inocuidad superiores, al tener menos manipulación que en la venta a granel.

La meta es poder envasar todo el aceite que se distribuye, tanto para la canasta familiar como el del consumo social en diferentes formatos – medio litro, litro, cuatro, cinco y 20 litros. Para eso existe un programa de desarrollo, que prevé la importación de nuevas líneas de envasado, que den la posibilidad, declaró Rolando Vázquez Martínez, jefe del Departamento de Aceite del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA).

“Tenemos tres empresas que distribuyen y envasan aceite: la de Regla, en La Habana, que produce medio litro, uno, cuatro, cinco y 20 litros y se distribuye a granel;  en Camagüey –solo para formatos grandes y las bolsas de medio litro-; y Santiago de Cuba, que refina el aceite que se extrae en la procesadora de soya, única de su tipo en el país y envasa en bolsas de medio litro y un litro”, destacó.

Según explicó Vázquez, se trabaja en un proyecto para una empresa mixta en la Zona Especial de Desarrollo (ZED) Mariel, que producirá aceite a partir del frijol –que generará además subproductos para la alimentación animal. “Con este negocio, sumado a la fábrica de Santiago de Cuba, persigue  producir el aceite de soya que Cuba consume”, dijo.

Cuba procesa hoy como aceite refino un tercio de la demanda, los otros dos tercios se importan a granel, fundamentalmente desde proveedores de América Latina  y Europa. Se calcula que el país consume alrededor de 100 000 toneladas de aceite.

“Alimport importa el aceite que va destinado a la población y el consumo social, mientras que la empresa Ecasolimporta los buques del producto que, una vez envasado,  va a las cadenas de tienda”, destacó el directivo, quien sostuvo que si bien a inicios de año hubo inestabilidad en la entrada de los buques, ahora la situación ha retomado su nivel programado.

El aceite no solo tiene usos en la alimentación directa y la industria alimentaria, por ejemplo en industrias de empresas como Papa´s and company, Prodal y Conservas, De acuerdo con Vázquez, también se emplea en la fabricación de pintura y como aceite crudo, en  la producción de pienso.