Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

ICE La Habana, trienio intenso

Esta organización gubernamental, con oficina en La Habana desde hace tres años -junio 2016-, tiene entre sus misiones promover la internacionalización de las empresas italianas

Llegó para quedarse y servir de puente. Sin prisa, pero con constancia y seriedad, ha labrado un camino nuevo para estrechar las redes y los lazos comerciales, propiciar el acercamiento del empresariado y acompañar a empresas por las rutas que conducen al mercado cubano. Esa es la corta, pero movida historia de la Oficina de la Agencia Italiana para el Comercio Exterior, ICE, en Cuba.

Con oficina en La Habana desde hace tres años -junio 2016-, esta organización gubernamental tiene entre sus misiones promover la internacionalización de las empresas italianas, facilitar y desarrollar las relaciones comerciales entre Italia y los mercados extranjeros -con especial atención a las pequeñas y medianas empresas, consorcios y asociaciones-, y apoyar la exportación de bienes y servicios Made in Italy.

Hacer camino al andar

Han sido tres años intensos, reconoce Mauro De Tommasi, director de la Oficina. “La principal satisfacción es que las empresas italianas y las contrapartes, las instituciones y el sector empresarial cubanos reconocen nuestro rol y centralidad para apoyar las relaciones comerciales entre los dos países”, dijo, a propósito del tercer aniversario de ICE-La Habana.

En declaraciones a Opciones, De Tommasi destacó: “en estos tres años hemos logrado tener resultados en todo: establecer la oficina, formar un equipo de trabajo, unido y exitoso en su capacidad de responder a todas las exigencias del empresariado de las dos naciones, además de realizar un programa de actividades muy intenso, participando prácticamente desde hace dos años en casi todas las ferias sectoriales que se organizan en el país.

“Solo en 2019 ya hemos participado en Pacgraf, Cubagua y Hostelcuba, y siempre logramos traer nuevos proveedores y empresas. Al mismo tiempo, hemos organizado muchísimas misiones en Italia de empresas del archipiélago”, insistió.

A su juicio, hay dos acontecimientos recientes que vale destacar: la presencia -con el apoyo de la Oficina-, en la Feria MACFRUT de Rimini, uno de los eventos más importantes en Europa para el sector de frutas y verduras, de varias firmas exportadoras cubanas, entre ellas Cítricos Caribe, Ceballos y otras del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), “como una contribución a la promoción de la oferta exportable cubana, uno de los sectores estratégicos que debemos apoyar”.

Igualmente, indicó De Tommasi, la oficina respaldó a la Embajada de Italia en La Habana en la organización del Día del Diseño Italiano en Cuba, dentro del programa de la Bienal de Diseño, en colaboración con la Oficina Nacional de Diseño Industrial (ONDI) y el Instituto Superior de Diseño Industrial.

Multiplicidad de acciones

El equipo ICE-La Habana trabaja en algunos proyectos históricos, entre estos, en colaboración con la Oficina del Historiador de la Ciudad, en la restauración de un edificio que va a alojar el Centro Cubano-Italiano de Restauración y Diseño. “El proyecto involucra proyectistas, tecnologías y materiales italianos, lo que convierte esa obra en una verdadera asociación, un trabajo a muchas más de cuatro manos para lograr un espacio que posibilitará ver en su efectividad las tecnologías para restauración, mobiliario y la capacitación. Esperamos se pueda inaugurar por los 500 años de La Habana, como una contribución a este importante aniversario”, dijo.

A su vez, indicó que existen muchas otras iniciativas en diferentes sectores apoyadas por empresas italianas que quieren invertir en Cuba y aquellas que desean continuar trabajando; no obstante, las dificultades coyunturales en el mercado cubano.

“Por muy puntuales que sean algunas iniciativas, estamos satisfechos de que también las pequeñas empresas aprecien nuestro trabajo, el igual que nos enorgullece que las instituciones cubanas cada vez más nos piden apoyo y asesoría para las actividades que involucran a nuestro país”, puntualizó.

Para realizar su trabajo, la Oficina mantiene estrechos contactos con el Comité Empresarial Cuba-Italia, al igual que con la Cámara de Comercio de la República de Cuba, el Ministerio de  Comercio Exterior y la Inversión Extranjera y con ProCuba, contrapartes con las que trabajan permanentemente.

Perspectivas

Como hemos hecho en los últimos años, dijo De Tommasi, estamos convencidos de que en 2019 vamos a lograr una buena participación en la Feria Internacional de La Habana, como fue en los dos últimos años, tanto en número de empresas como en superficie expositiva. En la edición de 2018, Italia fue el país más galardonado de todos los extranjeros, solo superado por Cuba.

Mirando al futuro, la Oficina continuará multiplicando su presencia en todas las ferias sectoriales, ofreciendo a las empresas asesoría e información genérica y acompañamiento puntual en todo su trabajo, a partir de la creación de una plataforma de información permanente, neutral y efectiva para apoyarlas a todos los niveles.

El equipo, sostiene De Tommasi, se enfocará en todos los diferentes aspectos de nuestra tarea cotidiana de promoción del Made in Italy y brindando consultoría y asistencia a las empresas italianas y cubanas, en muchos proyectos, actividades y servicios diferentes a cada uno de los empresarios italianos y a los socios cubanos.