Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Seguir rodando

Alargar la vida útil de los neumáticos y producir los propios, es la esencia de la Empresa Nacional de la Goma (Poligom), perteneciente al Grupo Empresarial de la Industria Química

Desde la invención de la rueda, considerada uno de los descubrimientos fundamentales en la historia de la humanidad, esa innovación se convirtió en imprescindible, tanto en las maquinarias como en el transporte terrestre.

Como se desgastaban con rapidez, se llegó a pensar que la idea no trascendería. Fue el estadounidense Charles Goodyear, inventor de la vulcanización –proceso de mezclar caucho con azufre al calor-,  quien les dio una segunda oportunidad a las ruedas macizas. En 1845, el británico Robert Thomson patentó el neumático de aire y, en 1888, el escocés John Boyd Dunlop, introdujo la cámara de aire.

Cuba importa gran parte de los neumáticos que ruedan en el archipiélago. Según la Cartera  de oportunidades de inversión extranjera 2018–2019, el promedio de importación oscila alrededor de las 800 000 unidades anuales.  De las compras que Cuba realiza en el mercado exterior anualmente, en unidades físicas, el 85 % lo ocupan los neumáticos ligeros y transporte; mientras el 15 % restante corresponde a los agrícolas, de construcción y mineros. En valores, representan un 80 % y 20 %, respectivamente.

La industria de las gomas

La Empresa Nacional de la Goma (Poligom) tiene como objeto social prestar servicio de recape, fabricación de neumáticos y de artículos de goma, que sustituyen importaciones y son valiosas por el ahorro en recursos financieros que representan para el país, dijo a Opciones su director, Pedro Cardoso Prieto.

Esta entidad, perteneciente al Grupo Empresarial de la Industria Química,  cuenta con siete Unidades Empresariales de Base (UEB), radicadas en Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, Villa Clara y La Habana. “Cada una tiene su independencia de producción, de esas, cinco  prestan servicio de recape, el resto fabrica mezcla y neumáticos”, destacó.

Cuba recapa al año unos 150 000 neumáticos. Para 2019, la industria tiene un plan de 200 000 unidades. Tradicionalmente, se han venido cumpliendo los planes, pero en ocasiones, una de las principales   dificultades lo constituye la escasez de entrega de cascos por parte de las empresas nacionales. “Al no cumplirse los planes de entrega, esto provoca que las recapadoras no puedan alcanzar las cantidades de recape planificadas, con las consiguientes afectaciones del salario de los obreros y también a la economía del país”, declaró Cardoso.

En 2018, independientemente del análisis profundo de la situación realizado en la etapa precedente, se produjo una reacción tardía de las empresas, aclaró el funcionario.  En la etapa final del año se entregaron bastantes cascos, “lo que también creó una situación compleja porque la capacidad productiva de las cinco plantas de recape no permiten darle cobertura a esos volúmenes”.

Las empresas ubicadas en Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey y Villa Clara, trabajaron para eliminar del plan del año el déficit en materia de recape.

Durante la etapa, pese a dificultades con la materia prima, se hicieron pruebas con diferentes sustitutos, lo que garantizó que se cumpliera el trabajo en una parte de los renglones, no así en la fabricación de neumáticos. Precisamente la falta de materias primas,  debido a la imposibilidad de importarlas, impidió se cumpliera el plan de fabricar 30 000 neumáticos.

En ocasiones, entidades con capacidad financiera importan neumáticos que bien podría producir la industria nacional. Con esa mirada, se trabaja por lograr que esos recursos monetarios se destinen a la compra de las materias primas, de manera que sean fabricados en Cuba, siempre que se responda con la calidad y el tiempo requeridos.

Proyecciones y no de goma

En estos momentos se trabaja  con el objetivo de  cubrir, con todo el potencial que posee la Empresa Nacional de la Goma, las necesidades y demanda interna y, de ser posible y poder certificar algunas de las producciones, aportar en algún momento a la exportación.

Además, explicó el directivo, asumen una nueva línea de sustitución de importaciones: “de los propios productos que empleamos estamos utilizando la materia prima para la fabricación del cojín del cemento, tanto del frío como del caliente. Son productos que si los compramos ya elaborados en el exterior, nos cuestan mucho más caro. Para ello, se avanza en el  proceso  de asimilación de la tecnología de producción con el fin de sustituirlo”.

También se enfocan en la posibilidad de sustituir el azufre que consume la industria -anualmente se importan más de 40 toneladas-, toda vez que el país posee azufre, una cifra considerable generada fundamentalmente en la planta de Energás. “Si lográramos que el día de mañana este azufre tenga las características y granulación que nos permita  utilizarlo, sería un elemento más que podríamos sustituir”, abundó Cardoso.

Inversiones

Las oportunidades de inversión extranjera en la rama se dirigen a la rehabilitación, modernización y ampliación de capacidades en la industria, indica la cartera.

El documento incluye una propuesta para la producción y comercialización de neumáticos recauchados en la región oriental, para unos 150 000 recapes al año, en una primera etapa, “lo cual permitirá disminuir la importación de neumáticos nuevos, a partir del incremento de la circulación de neumáticos renovados, asegurando indicadores de calidad que cumplan con las normas y estándares internacionales para estas tecnologías y precios competitivos”.

Con un monto de inversión estimado, el potencial de recape estudiado es de 511 000 neumáticos, de estos el 49 % en la zona centro-oriental.

Aristas recientes

De acuerdo con el director de Poligom, entre las acciones que realiza la empresa se encuentran los contactos con el sector no estatal, para coordinar un trabajo conjunto que permita producir determinados artículos, mediante el suministro de la materia prima por parte de la empresa.

Según Cardoso,  se estima existen unos 200 trabajadores por cuenta propia en el Cotorro, en La Habana y San José de las Lajas, en Mayabeque, que se dedican a la goma.

Otra de las novedades es la empresa Soledad, una entidad mixta con España, en fase de tramitación de documentos, que daría cobertura al recape en las provincias occidentales y para el procesamiento del neumático inservible que hoy se desecha en el país.

“Sería una mezcla de la maquinaria que existe hoy en la edificación que ocupa Recape Habana, en el Cotorro, con la introducción de equipamiento nuevo, lo que permitirá aumentar la producción. Se proyecta tenga una capacidad de 100 000 neumáticos al año, lo que daría una cobertura total a la zona occidental”, explicó Cardoso.

Cifras a tener en cuenta

• Un neumático nuevo cuesta unos 400 dólares, mientras que el costo del recape en Cuba no sobrepasa los 160.  Después de recapado y en dependencia del cuidado, puede durar entre 40 000 y 60 000 kilómetros.

• Estimados indican que incrementar el recape le ahorraría al país unos 16 millones de dólares al año.