Lunes
20 de Mayo  2024 

Artechef, un concepto infinito

Es un proyecto para la dignificación del arte culinario en su mejor estilo, es la elevación del nivel técnico, profesional y ético de sus miembros para alcanzar la calidad e imagen deseadas


Miércoles 28 de Marzo de 2018 | 12:00:00 AM 

Autor

Raquel Sierra

La estatua a tamaño natural del chef cubano Gilberto Smith, con una langosta en la mano, recibe a los visitantes a la entrada del restaurante Artechef. Es todo un símbolo: lleva implícita la defensa de la cocina cubana como un valor patrimonial, es un reconocimiento a grandes de la culinaria y una invitación a preservar la memoria.

Así, con los brazos abiertos, Smith les da la bienvenida a visitantes de todas partes de Cuba y del mundo. Sin ser bien recibido, el huracán Irma entró en septiembre pasado y ocasionó severos daños a la instalación, que es también una escuela para perfeccionar y ampliar los conocimientos y la profesionalidad de los chef cubanos.

Tras seis meses, Artechef, que es solo una parte de un proyecto homónimo más amplio que desarrolla la Federación de Asociaciones Culinarias de la República de Cuba (FACRC),  abrió sus puertas, pero con renovadas energías y muchas perspectivas, porque el mundo de la cocina cubana crece y se revoluciona, por lo que requiere de más profesionales y de una sistemática capacitación y superación, considera el chef Eddy Fernández Monte, presidente de la FACRC.

El proyecto en su concepción más abarcadora fue concebido para la dignificación del arte culinario en su mejor estilo, la elevación del nivel técnico, profesional  y ético de sus miembros, que permitan alcanzar la calidad e imagen deseadas mediante una capacitación y superación progresivas.

El restaurante, por su parte, es considerado una propuesta innovadora y relevante, con una variedad inagotable de platos que caracterizan a la Cocina Cubana, con sus recetas típicas de las diferentes regiones del país, elaboradas con el toque personal de quienes llevan en alto el título de chef y poseen la experiencia necesaria para complacer los paladares más experimentados.

Como aula, es el espacio por excelencia donde profesionales de la cocina tanto de instituciones  estatales como el sector privado pueden actualizarse, confrontar y crecer, en beneficio de la economía y la cultura.

Máxima prioridad

Entre las prioridades de la federación para este año, según se explicó en conferencia de prensa, se encuentra dar continuidad al proceso para alcanzar la declaración de la Cocina Cubana como patrimonio inmaterial de la nación.

Según destaca Fernández, si bien en etapas anteriores el tema de la cocina y su promoción eran tabú, ahora tiene una amplia difusión, en diferentes espacios televisivos y digitales. Sin embargo, consideró se requiere trabajar de forma más integradora en su desarrollo, con el concurso de las diferentes instituciones, como los ministerios de Comercio Exterior, Turismo, Educación, Agricultura e Industria Alimentaria, entre otros.

El presidente de la FACRC consideró que la Cocina Cubana, la cual ha dado muestras de sobreponerse a diversos obstáculos, es de todos los nacionales y del país.

Libros de cocina ganan espacios

Gran impacto ha tenido la participación de la editorial y la FACRC en la edición de 2018 de la Feria Internacional del Libro, donde nuevos títulos y revistas fueron recibidos con interés por el público. Esta presencia se hizo acompañar de presentaciones de ejemplares, degustaciones y otras actividades relacionadas con la Cocina Cubana.

Entre los títulos presentados en esta ocasión están Cocinando picaditas, de Teresa Castillo Portela; Cocinando sopas, cremas y potajes, de Carlos Otero; La cocina campesina cubana, de Eddy Fernández y Miriam Rubiel; Conservación de alimentos, de Alberto Herrera León, y La magia de un cocinero cubano, de Liuyen Álvarez Galego.

Hasta los Premios Gourmand, considerados los Oscar de los libros de cocina llegaron títulos de la Editorial Artechef, con una participación meritoria, al obtener premios La cocina campesina cubana, en inglés, en la categoría de ejemplar traducido; Qué cocinaré hoy, de Luis Ramón Batle, como cocina casera; y El donaire de los vinos, de Martha Señán, en al acápite de alimentos y bebidas.

Voces de Cuba al mundo

Fundada en 1928, la Asociación Mundial de Sociedades de Cocineros (AMSC) agrupa a profesionales de la cocina de 106 países, que cooperan e intercambian información y realizan competencias culinarias que permiten poner a prueba las habilidades de los contrincantes, contribuyen a ampliar conocimientos y divulgar las nuevas tendencias de la cocina moderna, nacional y típica de las naciones participantes.

La Asociación Culinaria de la República de Cuba ingreso a la AMSC en 1972 y fue ratificada como miembro pleno en 1974. La organización cubana ha estado presente desde entonces en todos los congresos de la AMSC, donde se analizan las proyecciones de trabajo para las y los cocineros a nivel mundial hasta el próximo evento y se elige la nueva dirección de la asociación internacional, también conocida como WASC, por sus siglas en inglés.

Como parte del encuentro, se realizarán actividades profesionales y técnicas por cada una de las naciones participantes, que incluyen clases magistrales, talleres y demostraciones culinarias, a la vez que se promueven los fondos exportables y el producto turístico de los países representados en el congreso. En esta ocasión, se analizará el tema de la cocina como patrimonio inmaterial de la humanidad y su comportamiento, avances, retrocesos y perspectivas en las diferentes naciones.

Hasta allá llegarán las voces y la experiencia de los profesionales de la cocina de Cuba, que también estarán presentes en el encuentro Mistura 2018, en Perú, donde visitarán escuelas e institutos culinarios y sostendrán intercambios de experiencias con chef y profesores.

Comparte esta noticia