Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Reconocer las fortalezas del turismo cubano

Versatilidad de los recursos humanos del sector en tiempos de pandemia. Las inversiones en la prioridad del desempeño

De la jovialidad, buen nivel de instrucción y profesionalidad de los trabajadores cubanos del turismo, se habla siempre entre los visitantes foráneos y también entre las representaciones de compañías internacionales participantes del desarrollo de la industria turística en esta Isla caribeña.

Está claro que estas cualidades saltan a la vista, por eso  se reconocen los recursos humanos de esta rama como una de las grandes fortalezas del destino Cuba ante los mercados internacionales. A esta realidad se suma la el pueblo, considerado el principal atributo, cuya simpatía constituye un atractivo para los vacacionistas y, en especial, lo confirman aquellos que vuelven una y otra vez, para disfrutar de la alegría y el ambiente tranquilo de los cubanos.

Sin dudas, son características encomiables del país. Pero existen otros aspectos de gran relevancia que también resaltan a la luz de estos tiempos, acerca de esas personas que día a día activan las prestaciones de este sector,  determinante en la economía cubana. Ahora estas virtudes salen a relucir gracias al seguimiento conferido a sus integrantes por parte del Sindicato Nacional de la Hotelería y el Turismo, con 84 000 afiliados en el país.

Por eso se supo de los 24 millones de pesos en divisas donados para apoyar programas de prioridad de la Salud Pública cubana, como la lucha contra el cáncer, una actitud generosa de los afiliados a este Sindicato, que en este octubre celebra el aniversario 25 de su creación.

Al anunciar la jornada conmemorativa por dicha efemérides, el secretario general, Víctor Lemagne Sánchez, recordó que bajo la premisa de Mi aporte a la vida, este gremio dio curso desde hace años a una iniciativa surgida en Varadero, en los inicios del despegue del turismo internacional, y ahora abarca a toda la nación.

Asimismo, señaló que en las 4 000 habitaciones hoteleras recuperadas este año, han estado presentes los integrantes del gremio con el aporte oportuno, algunos de forma voluntaria, durante estos tiempos cuando el sector detuvo sus operaciones; y según sus palabras, continuarán hasta culminar las más de 7 700 previstas, “un esfuerzo gigantesco, por la reapertura del turismo”.

Mencionó las 220 brigadas del llamado movimiento Elpidio Sosa, para desempeñarse en disímiles tareas incluidas las labores de enfrentamiento a la Covid-19, cuyas prestaciones se destacaron en 25 hospitales, 10 de estos en la capital.

Versatilidad

Quizá como nunca antes ha sido probada la versatilidad y la disposición al cambio por parte de quienes se desempeñan en el sector cubano de turismo, agrupados en tiempos de pandemia en diversos frentes de trabajo para seguir impulsando la economía nacional.

Según explicó Lemagne Sánchez, los trabajadores se han unido en tormo a algunas distintas metas del Ministerio del Turismo, como por ejemplo, la captación de más ingresos y lograr la eficiencia y competitividad del sector, convocatorias que centran cada día las acciones de los integrantes del gremio, desde sus puestos de trabajo.

Pero ahora, dadas las necesidades del país debido al nuevo coronavirus y con el cierre de las instalaciones del sector, se han conformado varios frentes para seguir aportando al país también en tiempos de pandemia, uno de estos frentes es el de las donaciones de sangre, así como las tareas asumidas en 58 centros de aislamiento, además de la producción de alimentos y el apoyo al comercio minorista.

Las inversiones y la recuperación de habitaciones fuera de orden han estado en la prioridad para lo cual se han creado más de 80 brigadas, algunas integradas por los mismos trabajadores de la instalación, lo cual confirma el gran sentido de pertenecía. De gran relevancia fue la disposición para la apertura del turismo en los cayos, donde los trabajadores debían tener estancias prolongadas en las instalaciones y luego recibir seguimientos sanitarios en sus hogares.

De esta manera pudo probarse la bioseguridad del destino Cuba, que ya se prepara para asumir una reapertura en mayor escala, en casi todas las regiones de amplio desarrollo de la industria del ocio en el territorio nacional.

En concordancia con la disposición y versatilidad de los recursos humanos integrados al gremio de la rama turística, hasta el 30 de octubre se extenderá una jornada de reconocimiento a trabajadores e instalaciones que marchan en la avanzada, ante el desafío de en estos tiempos de contingencia para lograr la recuperación y el avance de la industria turística cubana.