Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Impulso futuro al turismo especializado

Salud, cultura, naturaleza y buceo muestran apreciables perspectivas. Renacer de la industria de eventos

Las costas con sus playas espléndidas y el clima cálido con su sol radiante sobresalen entre los atributos turísticos del Archipiélago cubano, pero no son los únicos y eso lo saben bien los millones de visitantes de distintas naciones que también eligen otros programas gratificantes para aprovechar más sus estancias en esta isla caribeña.

Por eso en estos tiempos, aunque el país  atraviesa por una etapa de enfrentamiento a la Covid-19, puede anunciar nuevas alianzas intersectoriales que impulsan proyectos muy tentadores, como la combinación de turismo y salud, a partir de modernos tratamientos, otros tradicionales y varios dedicados al bienestar y la calidad de vida.

De los vínculos entre los ministerios de Turismo y de Salud Pública han podido evaluarse hasta ocho nuevos programas que se insertarán en las ventas, aprovechando la experiencia adquirida en la aplicación de los avances científicos del país y la introducción de medicina natural, que han sido probados durante la pandemia. Al respecto, el ministro de Turismo Juan Carlos García Granda, dijo que se puede contribuir en la comercialización relativa a esta novedad que constituye una fortaleza del país.

También se refirió al sector de la cultura con muchas perspectivas y grandes atracciones, ya que permite conocer las riquezas de la nación en las más diversas manifestaciones artísticas, demostrativas del talento y la creatividad de los cubanos. Para su disfrute también se ofrecen programas turísticos ampliamente demandados, incluso, por quienes eligen sol y playa combinado con eventos, recorridos o estancias en las ciudades patrimoniales cubanas.

Igualmente, los viajeros son atraídos por parajes cubanos de intensa vida cultural y costumbres singulares como pueden ser las fiestas populares, bailes, festivales y  parrandas tradicionales, estas últimas aún activas en la zona norte de la región central del país.

Es de esperar que las promociones turísticas se acompañen con catálogos de eventos que destacan las diferentes celebraciones que distinguen la cultura cubana en todas sus vertientes.

Acerca de este asunto, García Granda se ha referido a la fuerte alianza mantenida con el sector, mediante la cual se prevé el incremento de la participación de esta esfera en las actividades del turismo. “Pero la estrategia conjunta va orientada en convertir a Cuba en un destino turístico cultural”, precisó.

De tal aspiración se pretende que estas propuestas constituyan un motivo de viaje al país, explicó el Ministro, y ascienda el número de turistas interesados en venir a algún evento cultural, disfrutar, por ejemplo, de una temporada del ballet, tanto como lo hacen quienes participan en el turismo de sol y playa.

Vista al futuro

Las proyecciones para lograr ese ascenso van más allá de salud pública y cultura, y tienen la vista en el futuro para propiciar un salto positivo en numerosas modalidades vinculadas con la naturaleza y el buceo, así como con  programas de calidad de vida, un campo en el cual queda bastante por explorar, según expresó el Ministro.

Hace varios años, en una Feria Internacional de Turismo Fitcuba, celebrada en la capital, se habló de este interés de crecer en este segmento teniendo en cuenta las múltiples posibilidades de la Isla para impulsar especialidades como buceo, náutica y aventuras y ecoturismo, así como en áreas de la salud y la calidad de vida, incluidas zonas de aguas termales y fangos minero-medicinales, que mueven determinados segmentos turísticos a nivel mundial.

Renacer de la industria de eventos

Otro proyecto turístico cubano se refiere al renacer de la llamada industria de reuniones, ampliamente desplegada en el país desde hace varios años. El titular del Mintur destacó el interés por estimular el turismo de eventos para el cual, dijo, la estrategia definida prevé retomar la posición antes alcanzada por Cuba en dicha modalidad.

Para el actual año, en el calendario de eventos, concebido antes de la pandemia, incluía unas 227 citas nacionales e internacionales. Se reconoce que el desarrollo socioeconómico del país facilita la diversidad del contenido de las citas programadas, en torno a temáticas referidas a ingeniería, agricultura, arte, ciencia y tecnología, así como ciencias jurídicas, deportes y cultura física, economía, educación, informática, salud y turismo. Desde el punto de vista económico se ha dicho que es una modalidad eficiente cuyos ingresos superan a los del turismo convencional.

Igualmente, el interés de la Mayor de las Antillas en ese segmento fue confirmado recientemente con su participación en la Asamblea Anual de la Federación de Entidades Organizadoras de Congresos de América Latina (Cocal), realizada de forma virtual.