Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Patrimonio revivido en la capital cubana

Las obras de restauración emprendidas por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana están proyectadas hasta 2030

La profecía se ha hecho realidad desde las perspectivas de un proyecto restaurador que logró  rescatar un valioso patrimonio y embellecer, en especial, al Centro Histórico de La Habana Vieja, mientras emergen las obras terminadas con funciones diversas, que van dando sentido y utilidad a esta franja de la capital cubana, el sitio más visitado del país.

Vivo y habitado, así lo quería Eusebio Leal Spengler, desde su visión como Historiador de La Habana, por eso expresó su deseo de que en la parte más antigua de la ciudad, viva la gente, trabaje, prospere, redescubra que la ciudad puede darle, que no le quita sino que le aporta, aseguró en una de sus entrevistas.

Explicó cómo las personas que vienen desde otras partes del mundo con prejuicios sobre Cuba, reconocen como una obra positiva ese proyecto social de restauración, donde se han rescatado edificaciones patrimoniales para convertirlas “en escuelas, viviendas con gente, con viejos, con jóvenes, supone un esfuerzo extraordinario, ese esfuerzo es de Cuba, un hombre solo no puede hacerlo”, subrayó en la entrevista, conocida por el título de Homenaje a un hijo de su tiempo.

En su opinión La Habana tiene varios centros históricos que reflejan distintas épocas. En una ocasión dijo que existe uno de la antigüedad más remota, observado en la parte colonial, pero otros muestran la arquitectura, moderna y contemporánea; las escuelas de arte, toda la creación del ser humano en Cuba.

Al ver la ciudad desde un sitio alto, según Leal se aprecia el esplendor de su trazado urbanístico, que cuando se toca, dijo: “revive como una mariposa. Ese es su misterio”.

Confiaba en la continuación de la obra restauradora mantenida durante muchos años, porque ya sabía cómo sería. Pero fue ahora,  cuando la nación está  consternada y triste por su fallecimiento, que se supo que desde 2017, Leal presentó el Plan de desarrollo Integral hasta el año 2030, según aseguró la arquitecta Perla Rosales Aguirraurreta, directora general adjunta de la Oficina del Historiador de La Habana, en el programa televisivo de la Mesa Redonda.

Al expresar su opinión acerca de cómo se trabajará para que no perezca la magistral obra que guió el eterno Historiador, aseguró. “que no le quepa duda a nadie que tenemos el camino trazado y mucho por fundar”.

Andares turísticos

Durante años han sido muchas las iniciativas  con matices turísticos impulsados en ese sitio antiguo preferido por los visitantes nacionales y de otras latitudes, mediante las cuales invitan a conocer y a interpretar el Centro Histórico de la capital cubana.

Así se ha mantenido vigente, por ejemplo, el proyecto de verano Rutas y Andares, creado en 2001, por la Oficina del Historiador de la Ciudad, con el marcado interés de atraer a la familia cubana hacia el patrimonio histórico-cultural.

Pero siguió creciendo con recorridos especializados, en temáticas diversas y en particular en la actual etapa estival, dadas las circunstancias de la pandemia, se ha lanzado la versión virtual de estos programas para mantener vivo el conocimiento e interés por el patrimonio.

En 2010 ese proyecto fue reconocido con el Premio Iberoamericano de Educación y Museos, muy merecido, ya que en este empeño participa un equipo interdisciplinario integrado por investigadores socioculturales, comunicadores, promotores culturales, museólogos, historiadores, arquitectos y guías, según refiere la promoción expuesta en la web institucional.

La restauración también mantuvo una relación estrecha con el despliegue turístico del país, y en el entorno más antiguo de La Habana se salvaron muchas edificaciones patrimoniales, algunas reconstruidas desde sus ruinas, para convertirse en más de una veintena de pequeños hoteles muchos temáticos, cuyo funcionamiento ha permitido acoger a gran número de visitantes extranjeros cada año.

Igualmente, los proyectos de restauración aprovecharon los inmuebles para transformarlos en instalaciones de corte social para beneficio de la población y de una amplia red de servicios con restaurantes, cafeterías y tiendas, que dan vida a la zona.

Dentro de este entorno encantador resurgido tras la restauración se han desarrollado diversos programas de recorridos turísticos que han abarcado la privilegiada zona de gran riqueza y variedad en su entorno, para mostrar las interioridades del Centro Histórico, así como de áreas aledañas, los sistemas de fortificaciones y opcionales que facilitan el desarrollo del turismo patrimonial, histórico y cultural, en la capital cubana.