Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Destino Cuba: Turismo diferente bajo el mismo sol

En la desescalada la reapertura se hará con el mercado nacional. En la siguiente fase entrarían los emisores internacionales solo a los cayos al norte y sur del archipiélago

Los destinos turísticos cubanos, en lo adelante, tendrán muchas cosas diferentes y para bien, porque el cambio ha sido necesario para la protección contra la Covid-19,  la nociva pandemia que ha dado la vuelta al mundo.

Pero otras muchas cosas serán iguales o mejores, aquí recibirá a los visitantes la misma población alegre, solidaria y  bien entrenada para ofrecer servicios de calidad y a la vez luchar contra esta nueva enfermedad. El mismo sol irradia sobre las playas de siempre inspirando el renacer de sueños entre hermosos paisajes y cálidas aguas, muy beneficiosas para los cuerpos y quizá para las almas.

Ahora se anuncia la desescalada y serán los cubanos quienes disfrutarán primero, tras la reapertura de las instalaciones turísticas cerradas y mejoradas durante la fase de aislamiento social y de cierre del sector y del país en sus vínculos fuera de las fronteras.

Al anunciar los detalles de la reapertura el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz explicó cómo se ha concebido esta etapa en la cual se dedicarán a los turistas nacionales ofertas atractivas en las instalaciones de este sector y programas recreativos con excursiones a los sitios de mayor demanda en la llamada Isla grande.

Para esta primera fase, dijo, el Ministerio de Turismo se encargará de crear  todas las facilidades que puedan estimular a los cubanos y activar la comercialización, tanto por vía electrónica como de forma directa en los diferentes puntos destinados a tales fines y con propuestas de paquetes turísticos que incluyan todas las categorías de hoteles.

Igualmente, se iniciarán las operaciones del Campismo Popular ya que hay muchas personas esperándolo, subrayó Marrero Cruz. Esta modalidad tiene también sus especificaciones, ya que no podrá propiciar cúmulos de personas al recibir los distintos servicios y en las actividades de animación.

Bienvenida al turismo internacional

La bienvenida a los visitantes internacionales se ha programado para la segunda fase, con la peculiaridad de que solo podrán acceder a las instalaciones ubicadas en los cayos al norte y al sur del archipiélago cubano.

En esos parajes encantados presta servicios una amplia y moderna red hotelera distribuida en Cayo Santa María, al nordeste de la provincia de Villa Clara; Cayo Coco y  Cayo Guillermo, al norte de Ciego de Ávila; Cayo Cruz, al norte de Camagüey y Cayo Largo del Sur, cercano a la Isla de la Juventud, en el archipiélago de los Canarreos. 

Las instalaciones localizadas en estos destinos harán aperturas de forma progresiva, en dependencia de la demanda; mientras, los huéspedes podrán disfrutar, únicamente, de las ofertas recreativas en estos cayos, sin excursiones hacia sitios de la Isla grande.

Aunque durante esta fase se facilitaran excursiones internas con recorridos dentro de los cayos y los llamados Tur de bares y Tur gastronómicos y se potenciarán, especialmente, las actividades náuticas.

Apertura de Varadero

El principal polo turístico cubano de sol y playa constituye un permanente atractivo para los nacionales y visitantes foráneos. Por esta razón, en primera instancia la venta de las reservaciones hacia Varadero será para el turismo nacional y, posteriormente, entrará el segmento internacional.

Los estudios realizados, según el Primer Ministro, han tenido en cuenta la gran dimensión de este destino por la cantidad de hoteles con amplias capacidades de hospedajes, lo cual permitirá dividir las ofertas, una parte destinada a los nacionales y otra al turismo externo, en diferentes zonas de la geografía de Varadero.

Los visitantes internacionales, refirió, podrán ocupar los hospedajes ubicados al final de la península, para que puedan estar separados de la población local, sin insertarse en la vida de la ciudad.

Posteriormente, para la tercera fase de apertura general se anunciaron cambios como el de la ocupación de los hoteles que no podrá ser al 100 %, algunos se mantendrán al 50 % y otros al 60 %, para facilitar el distanciamiento de las personas, sobre todo durante los servicios gastronómicos y recreativos. También a partir de ese momento se restablecerán todas las prestaciones, incluida la renta de autos, los circuitos turísticos y las excursiones.

Protocolos epidemiológicos

Dadas las circunstancias, como corresponde para recibir a los visitantes internacionales, se adoptarán protocolos específicos de estricto cumplimiento, como la prueba de PCR a cada viajero para detectar la posible presencia del virus SARS-CoV-2.

Al llegar a los hoteles, indicó el Primer Ministro cubano, los viajeros deberán acatar otros requerimientos como la medición de la temperatura y la permanente vigilancia clínico-epidemiológica, según establecen los ministerios de Turismo y de Salud Pública.

De la misma manera, a los trabajadores del turismo se les aplicará un protocolo de seguimiento con test rápido y monitoreo sistemático de su estado de salud y se mantendrá el uso de mascarillas y otras medidas de protección.