Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Preparativos para la reapertura del turismo

Las cadenas hoteleras cubanas trabajan en la reparación y mantenimiento de las instalaciones y prevén la continuación de las nuevas medidas higiénico-sanitarias implementadas a partir de la Covid-19

Los preparativos para la reapertura de la industria turística cubana ha sido una de las tareas que también ha ocupado a las entidades del sector, aunque todavía no se ha dado a conocer la fecha, ni condicionamientos y protocolos correspondientes a esa etapa a la que muchos llaman, el nuevo turismo.

Hasta el momento las informaciones destacan más la participación del sector en el enfrentamiento a la pandemia de la Covid 19, que constituye la prioridad del país, pero han comenzado a divulgarse algunos reportes en torno al comienzo de la recuperación de esta industria.

Dichas versiones, pueden sustentarse en pronunciamientos que hacen pensar ya en la posible cercanía de ese momento de particular trascendencia y, acerca del cual el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, expresó en la televisión nacional, que Cuba se mantiene atenta las ideas de distintos mercados para recuperar la industria de los viajes, cuando se pueda. Igualmente, algunas aerolíneas anuncian ventas de boletos hacia la Isla y otras proponen viajes para el verano entrante.

Un comunicado del Ministerio de Turismo difundido la semana última aclaró que teniendo en cuenta la situación actual de desarrollo de esta enfermedad en Cuba y en el mundo, se enfoca en la mejora continua de las instalaciones hoteleras y extrahoteleras, así como en la elaboración de protocolos de higiene y sanitarios, para enfrentar el reinicio de las actividades turísticas.

Subrayó que en “aras de proteger la seguridad sanitaria nacional, premisa fundamental del Estado cubano, no se abrirán nuestras fronteras, ni se activarán los servicios turísticos, hasta tanto sea indicado por el Gobierno de la República de Cuba”.

No obstante, la certeza de que tras la pandemia habrá turismo, aunque sea diferente, trasciende entre los profesionales y expertos del sector y en consecuencia se asumen y planifican acciones de mantenimiento y reparación de las instalaciones y ciertos cambios en torno a los posibles requerimientos de los futuros viajeros.

La sucursal de la cadena hotelera Islazul, en La Habana emprende acciones en busca de mayor confort de sus instalaciones y en la recuperación de habitaciones y de otras áreas, según dio a conocer a la emisora Radio Taíno, Carlos Manuel Cabanes Rivero, director de la Sucursal.

En su opinión el turismo no va a ser el mismo porque los clientes tendrán otra percepción del riesgo y serán más exigentes en cuanto a las medidas de seguridad higiénico-sanitarias.

Por esto, se ha establecido que para el trabajo futuro no se limitará a la obtención de una licencia sanitaria que se otorga para requerimientos básicos. “Habrá que ir mucho más allá, dijo, con las nuevas medidas que tendrán que permanecer como las pesquisas a los trabajadores activos, y otras en cuanto a la higiene en los puntos de entrada a las instalaciones. Son medidas que se quedan como garantías, ante los nuevos clientes”, señaló.

Mediante trabajos de mantenimiento a sus instalaciones en diferentes polos turísticos del país se prepara para la reapertura turística de la cadena Islazul, que dispone de 119 hoteles en el territorio nacional.

El Grupo Hotelero Cubanacán mantiene en la prioridad de sus planes actuales la mejoría de las áreas de servicios internos de los trabajadores, así como de las habitaciones y de las zonas públicas y la continuación de las inversiones planificadas, según informó José Garrido, vicepresidente de Operaciones del Grupo.

Simultáneamente, se trabaja en la revisión de los estándares bajo los cuales operan las distintas marcas hoteleras que distinguen a esa entidad, teniendo en cuenta las nuevas exigencias surgidas a partir de la pandemia “para que cuando se haga la reapertura haya máxima higiene y seguridad sanitaria”, precisó.

También explicó que se toman en cuenta todos los cambios necesarios en las áreas, en el fortalecimiento de los servicios a las habitaciones, la descongestión de los lugares destinados para los desayunos, almuerzos y cenas, con la apertura de varios puntos para facilitar las estancias sin que haya muchas personas en los mismos recintos.“Son modificaciones que tenemos que hacer desde ahora”, señaló.

Igualmente, se refirió a la realización en estos tiempos de acciones de capacitación en las cuales se pueden aprovechar los conocimientos y la experiencia de especialistas de este sector, aunque sean necesarios métodos no presenciales como las videoconferencias.

El Grupo Hotelero Gran Caribe, igualmente, emprende obras de reparación y mejoramiento del confort de las instalaciones, adelanta los planes de mantenimiento constructivo del año y acomete diversas mejoras de productos que se ofrecerán a clientes nacionales y foráneos durante la etapa de recuperación.

En el balneario de Varadero prosiguen las inversiones que mejoran la calidad del producto que ofrecerá a los visitantes, cuando el contexto epidemiológico permita restablecer las operaciones turísticas.

No obstante, en su comparecencia del lunes último, el doctor Francisco Durán aseguró que el tránsito hacia la fase de recuperación no se realizará de forma brusca, por lo que se deduce que será un proceso paulatino con previo aviso y en correspondencia con las experiencias y circunstancias internacionales.

Recordó que en 112 municipios del país han existido casos de la Covid 19 y aunque cuatro provincias se han mantenido durante días sin transmisiones, eso no significa que no haya riesgos, indicó.

Al respecto, aclaró también que el día que se tome la decisión de iniciar la fase de recuperación habrá que tener muchas cosas definidas e implementadas por parte de todos los organismos, aunque el sector de la Salud Pública será el rector.

Asimismo, habló de la salida hacia naciones europeas de visitantes que permanecían en el país y confirmó que aún están en Cuba 9 365 personas, entre emigrados y extranjeros, en tanto, en 185 naciones del orbe aún continua el enfrentamiento a la pandemia que supera los 4,5 millones de contagiados.