Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Recuperación hotelera será clave para el turismo

Al paralizarse el sector, tras la expansión del coronavirus, provocó la caída de las demandas y cierre de las instalaciones

Las estrategias actuales del sector a nivel mundial se dirigen hacia la búsqueda de posibilidades de recuperación del turismo tras la desfavorable incidencia de la Covid-19, aunque se reconoce algo de desconcierto acerca de cómo encauzar las tareas futuras, en especial, en la rama hotelera tras el cierre de las instalaciones.

Según trascendidos de la prensa digital, la industria hotelera es una de las más golpeadas por la pandemia del coronavirus y la crisis que ha mantenido en cuarentena a más de la mitad de la población mundial y virtualmente paralizados los viajes de turismo y de negocios.

Sin dudas, la infraestructura hotelera es imprescindible para la recuperación turística. Sin embargo, algunos profesionales del sector consideran que la hotelería será la vertiente con más demora para restablecerse, dados sus vínculos directos con la vida de los ciudadanos y el impacto negativo en la economía a escala global y en particular en el turismo.

En España, por ejemplo, los hoteleros consideran que nada volverá a ser igual después de la crisis del nuevo coronavirus, ya que se esperan cambios en los hábitos de los consumidores y nuevas regulaciones de la administración tras la crisis sanitaria, según trascendió en la prensa sobre el evento del Webinar que evaluó la situación y retos del sector ante la crisis del coronavirus, con la participación de hoteleros de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana.

Se alertó acerca de cómo deben prepararse los hoteleros para el nuevo contexto que marcará el futuro de la industria. Al respecto, se destacó la necesidad de pensar  en las maneras de dar respuesta al nuevo paradigma en la prestación de servicios.

Asimismo, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos ha solicitado al Gobierno una política que permita la emisión de bonos para las reservas afectadas por la crisis de la Covid-19, una medida considerada clave para afrontar “los meses de segura desaparición de los ingresos”, precisa la información.

En la ciudad de México fueron suspendidas las operaciones hoteleras, por la cual se prevé un fuerte impacto en términos económicos y de la estabilidad de las fuentes de empleo.

En opinión de Rafael García, presidente de la Asociación de Hoteles de la ciudad de México, las pérdidas podrán ser millonarias, porque un hotel cerrado sigue costando dinero y señaló que hay gastos fijos que no se pueden dejar de hacer, en especial los relativos a los empleados.

Al respecto dijo: “el personal para nosotros es vital y una fuente muy importante de nuestro servicio”. Según sus palabras, se trata de un sector que históricamente ha permanecido abierto y ahora, “por primera vez se cierra y hay pérdidas millonarias”, refiere un despacho noticioso.

Los indicadores aportados por la Secretaría de Turismo de la capital azteca dan cuenta de que, entre 2008 y 2018 estaban disponibles en esa urbe 630 establecimientos de hospedaje, con 51 923 habitaciones, en los cuales se desempeñaban 1,2 millones de trabajadores directos en el sector hotelero y de restaurantes.

A nivel mundial se ha reconocido que no hay demanda de hospedajes, aunque los más optimistas aspiran a la reapertura en el próximo verano. Se habla de la necesidad de flexibilizar las políticas de cancelación y de aprovechar el tiempo para reciclar a los recursos humanos, mientras se espera la mejoría de las condiciones sanitarias y se recupera en lo posible el nuevo interés por viajar.

Este cambio también incluye al Caribe, zona geográfica de grandes perspectivas y potencialidades turísticas, hacia la cual han dirigido sus proyectos de expansión numerosas cadenas hoteleras internacionales.

Al respecto, Hugh Riley, director ejecutivo de la Organización de Turismo del Caribe, subrayó que la posible falta de deseo de viajar no solo tiene que ver con la Covid-19, sino con cualquier otra enfermedad infecciosa. Por eso, llamó a los funcionarios de las ramas de la salud y del turismo a colaborar con otras partes para concebir un plan efectivo.

Escenario futuro    

En Cuba, a partir de las medidas adoptadas para enfrentar al coronavirus, fueron cerradas las entradas de viajeros al país, aunque no así el espacio aéreo para facilitar la evacuación de los visitantes internacionales que estaban en el país al momento del cierre.

En los polos turísticos cubanos presta servicios un red hotelera con más de 70 000 capacidades de hospedajes, además de las casas de renta, con 21 000 cuartos disponibles.

Tal infraestructura respalda los planes anuales de llegada de viajeros, que han superado los cuatro millones en los últimos años. Por esto, constituirá un gran reto para el país y para el sector reanimar estas instalaciones que dan cobija a los visitantes en diferentes regiones del territorio nacional.

Además tendrán que evaluar la continuidad de los procesos inversionistas  de expansión hotelera, que forman parte de las estrategias antes diseñadas, en las cuales se previó la apertura anual de miles de habitaciones en nuevos hoteles, hasta alcanzar más de 100 000 capacidades para el año 2030.

Asimismo, ante el ámbito turístico mundial se presenta el desafío que pueden representar, por ejemplo, las cancelaciones de viajes que oscilan entre el 75% y el 90% y el desplome de las reservas hoteleras que ronda el 95%, según datos recién informados.

En las estadísticas publicadas por la web Statista, se muestra la evolución anual de las redes de hospedajes en el mundo entre 2014 y 2018, período en el cual ascendió de 16,4 millones a 17,8 millones de habitaciones en el orbe. La información confirma que, durante ese tiempo, la capacidad hotelera mantuvo una tendencia al alza.

Estos y otros motivos pudieron estimular a la Organización Mundial de Turismo al solicitar apoyo para la recuperación del sector luego del nuevo coronavirus. En el  planteamiento se insta a los gobiernos, las organizaciones internacionales y los organismos donantes a que incluyan el turismo como prioridad en sus planes y medidas de recuperación.

En el documento se expresa que la agencia especializada de la ONU en turismo y desarrollo sostenible brindará orientación sobre las medidas de recuperación y apoyo a sus miembros, al sector turístico público y privado, incluidos los organizadores de eventos y ferias turísticas.