Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Reajusta sus prestaciones el sector del turismo

Se mantienen en aislamiento los turistas que se encuentran en los hoteles, mientras se impulsan las acciones para evacuación de los visitantes internacionales

Cambia el panorama de algunos lugares en estos tiempos en que el sector cubano de turismo hace reajustes en sus actividades habituales. Por eso ahora los vecinos cercanos al hotel Tulipán, por ejemplo, cuentan que desde sus balcones pueden ver a algunos turistas, mientras hacen ejercicios físicos en el jardín, algo nunca antes observado en esa instalación dedicada a otros públicos, fundamentalmente,  del ámbito nacional.

Este hotel, como otros muchos, ha acogido a los viajeros de distintas naciones que se encontraban alojados en casas particulares, cuando comenzaron a aplicarse las medidas de protección contra la pandemia del coronavirus. De esa manera fueron  concentrados en hoteles de La Habana, Holguín y Santiago de Cuba para facilitar el retorno a sus países correspondientes, según lo previsto.

Al respecto, Juan Carlos García Granda, ministro de Turismo, destacó en la televisión nacional la gran colaboración prestada por los arrendatarios, quienes actuaron con mucha profesionalidad y respeto, dijo, así como los clientes quienes “han entendido las medidas y se han sumado a la colaboración”, precisó.

En ese momento, indicó, se buscaron precios adecuados en diferentes hoteles “para que esos clientes puedan mantener el pago de los servicios en los mismos niveles que tenían en las casas de arrendamiento”, subrayó.

Estas labores se corresponden con la indicación de las máximas autoridades del país de iniciar, a partir del 24 de marzo, el aislamiento de los viajeros tanto extranjeros como nacionales llegados al territorio nacional, especialmente, los provenientes de naciones donde tomó más fuerza la expansión del COVID-19.

Desde entonces todos los turistas se mantienen en aislamiento sin salir de los hoteles, en los cuales, según el Ministro, se reforzó la vigilancia epidemiológica tanto para los huéspedes como  para los trabajadores.

En esos sitios específicos esperan por la  evacuación, en la medida en que llegan los vuelos de sus respectivos países. Tales acciones se realizaron en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, las sedes diplomáticas y con el apoyo de los turoperadores y líneas aéreas.

Las salidas de los visitantes internacionales serían sobre todo para naciones como Estados Unidos, Rusia, España, Alemania y Canadá. Según García Granda, es compromiso de muchos países venir a recoger a los ciudadanos que trajeron a la Isla.

Cuba no ha cerrado su espacio aéreo, por lo que los turistas pueden seguir retornando a sus lugares de origen, aunque se han registrado ajustes y cancelaciones de vuelos y algunas compañías han dejado temporalmente de volar a Cuba.

Las estadísticas presentadas por el  Ministro de Turismo señalaron que el 15 de marzo, cuando se anunció la pronta aplicación de nuevas medidas, había en el país 101 837 turistas y ya el día 24, fecha en que entraba en vigencia el aislamiento, quedaban 29 589 viajeros.

Previsiones

Antes de iniciar el traslado gradual hacia los hoteles de los turistas que permanecen en las casas particulares, el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz, informó que los extranjeros que aún están  en las instalaciones se incluirían en condiciones de aislamiento, sin salir de estas y para facilitar este proceso fueron suspendidas todas las excursiones para evitar la presencia de viajeros en las calles.

En ese momento explicó que tal decisión incluía a transportistas privados y otras personas del sector no estatal vinculados con el turismo internacional que también deben respetar esta medida de asilamiento.

Señaló Marrero que un tratamiento similar recibirían los turistas alojados en casas privadas y precisó que todavía permanecían 9 413 visitantes extranjeros en viviendas particulares, a pesar de las alertas realizadas para que no se quedaran varados en Cuba.

Acerca del principal balneario cubano trascendió que el 27 de marzo se mantenían 896 viajeros en instalaciones hoteleras, pero las cifras continúan en descenso, según declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias de Luis Martínez de Armas, subdelegado de Turismo, en la provincia de Matanzas.

Aseguró que en los hoteles de Varadero se aplican medidas de control del nuevo coronavirus SARS CoV-2 y se restringieron distintos servicios como en la piscina y la animación, entre otros.

Los clientes reconocen a Cuba como un destino seguro, por la experiencia para encarar eventualidades de esta índole, señaló el funcionario y recordó que en Varadero se encontraban alrededor de 32 000 turistas en el momento en que se decidió regresarlos progresivamente a sus países.

Mientras en la Mayor de las Antillas se enfrenta el coronavirus y todas las fuerzas se cohesionan para seguir trabajando por la protección de los cubanos,  el turismo reacomoda sus prestaciones para, como dijo el Ministro, ayudar a resolver la situación del país a partir del apoyo a las medidas establecidas para esta complicada  etapa.