Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Invitación para conocer a los cubanos

Medidas para contrarrestar los efectos del endurecimiento del bloqueo impuesto a Cuba por el gobierno estadounidense. Decrece el arribo de visitantes

La invitación cordial está extendida desde hace mucho tiempo y si no vienen, ellos se lo pierden, como refiere una esta frase popular que se ajusta al contexto actual de la industria turística, a partir de los avisos acerca del descenso de las llegadas internacionales, en el sexto mes del año, tras el endurecimiento del bloqueo y la activación del título III de la Ley Hemos-Burton por la administración estadounidense.

Para conocer a los cubanos hay que venir a Cuba, obviamente, y al prescindir de tales viajes se desaprovecha la oportunidad de saber las cualidades y características singulares de este pueblo, reconocido como el atributo más apreciado por el turismo y tan  elogiado por los viajeros foráneos.

A tal certeza se le podría añadir otra: para conocer a Cuba hay que visitarla, o como dice una emotiva canción inspirada en la capital, hay que “andar sus calles, sus barrios y sus ciudades”. Igualmente se pueden recorrer sus numerosos sitios históricos y patrimoniales, hurgar en su cultura y tradiciones, visitar parajes naturales, playas y obras edificadas por los hombres y mujeres de esta nación, que crean y procuran el avance del país con la confianza de estar en un territorio donde prima la tranquilidad y seguridad ciudadanas.

Los estadounidenses venían masivamente en cruceros, pero se ha prohibido a estas embarcaciones arribar a  las costas de la Mayor de las Antillas; solo quedan las 12 licencias que permiten a los ciudadanos de la nación del norte visitar este país. También las cifras oficiales hablan del descenso de las emisiones desde Canadá, el principal mercado, tradicionalmente, y desde el continente europeo. En realidad ellos se lo pierden.

Se pierden el disfrute en los escenarios exclusivos de esta isla caribeña, pero los viajeros ausentes también desaprovechan una buena oportunidad para su crecimiento como personas capaces de contribuir con el avance de un sector y una nación que ponderan la fraternidad humana al punto más cercano al altruismo.  

En contraposición podrá el sector cubano del turismo alzarse más competitivo y eficiente; asirse a la calidad como la savia nutricia que atrae a los amantes de esta Isla y dar un salto favorable para la continuidad del desempeño de esta industria y de sus aportes.

Ya están explicadas las particularidades del momento actual por el presidente Miguel Díaz-Canel, cuando expresó que el escenario en el cual se desempeñará el turismo cubano en el segundo semestre de 2019 será más complejo. Habló del escaso encadenamiento de la producción nacional con la propia inversión extranjera y con actividades como el turismo, llamado a convertirse en locomotora de la economía nacional. Aspectos todos que señalan el camino por donde se encausarían las venideras acciones.

En cuanto al desarrollo más eficiente del turismo para que sea la locomotora de la economía cubana, el presidente Díaz-Canel confirmó que es necesario el adecuado encadenamiento con la producción nacional. Al respecto señaló que se ha avanzado, pero queda un largo camino por andar, pues el objetivo es importar menos en este sector.

Contrarrestar los efectos negativos

Ahora en esta etapa estival seguramente la industria turística podrá reajustar sus coordenadas y otras acciones correspondientes para enfocar su futura salida a los mercados internacionales, mientras atiende a los turistas nacionales que se despliegan por todo el país y van ganando posicionamiento, ya en algunos destinos se colocan en la avanzada en los arribos de visitantes.

Recientemente, Manuel Marrero Cruz, titular del ramo, explicó que para contrarrestar la hostil situación a la que se somete el turismo cubano se elaboró un plan de 56 nuevas acciones para flexibilizar la política comercial y estimular los flujos de visitantes desde el extranjero,  incluyendo a los cubanos residentes.

Acerca de la solución de las insatisfacciones en la labor comercial, Marrero señaló la necesidad de cambiar la percepción en los mercados de que en la Isla no hay buena calidad, generar más campañas de comunicación que promuevan la imagen Cuba y mayores ventas de excursiones, lograr un mayor avance en el comercio electrónico y las nuevas tecnologías como herramientas para la comercialización, así como el uso de las 12 licencias para que vengan más estadounidenses.

Se estima que las prohibiciones que impactaron en las operaciones de los cruceros, representen unos 560 000 cruceristas menos recibidos en el destino. Mediante dicha modalidad hasta mayo de este año llegaron al país 409 000 visitantes, lo cual significó un crecimiento de 36,38 %, con la participación de 17 compañías que operaban en 25 embarcaciones.

No obstante, se mantiene el proceso inversionista que permitirá concluir este año unas 3 808 nuevas habitaciones hoteleras y la recuperación total de 2 404 cuartos; además continuará ampliándose la red extrahotelera.

Según datos aportados por el Ministro de Turismo  acerca de la compleja situación comercial de junio, hasta el día 21 de ese mes se registraba un decrecimiento de los arribos de 20,33 y el plan se comportaba al 75 %. Sin embargo, el índice de repitencia promedio, es de 42 %, un indicador considerado como favorable. Asimismo, confirmó la posibilidad de alcanzar al cierre de este año unos 4 300 000 visitantes internacionales.