Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Relevancia del arribo de dos millones de visitantes

Características cubanas para el desarrollo del turismo.  Proyectos sugestivos para el crecimiento. Funcionan en el sector 27 empresas mixtas y se mantiene la apertura a las inversiones extranjeras

El arribo al país de dos millones de visitantes internacionales, recién confirmados por las autoridades del sector cubano del turismo, tiene significación relevante más allá de la estadística referida a un indicador que mide una arista de la evolución de la industria del ocio.

Como expresó el comunicado de prensa divulgado “demuestra la confianza y el reconocimiento de los turoperadores, agencias de viajes, aerolíneas y turistas de todas partes del mundo, del producto turístico cubano y de la seguridad que ofrece nuestro país”, incluso “a pesar del impacto que dejó el huracán Irma y el reforzamiento del bloqueo (económico, comercial y financiero) por parte del gobierno de Estados Unidos, en especial las campañas y medidas dirigidas a obstaculizar los viajes de los estadounidenses a nuestro país”.

Pero también pudieran sugerirse más puntos de vista demostrativos de la vitalidad de esta industria. Al mirar hacia dentro del país, por ejemplo, sobresale la capacidad de los destinos turísticos y las localidades aledañas para acoger a personas de distintas latitudes y en diversos parajes.

Esto demuestra cómo se ha perfilado la cultura de la hospitalidad, nada comparable con ciertos rechazos mostrados en los inicios tras el despegue del turismo, hace tres décadas. Es muy probable que así lo perciban quienes eligen unas vacaciones en esta Isla.  

Desde el punto de vista cualitativo se puede apreciar un cambio sutil con el transcurso de este desarrollo, mediante recursos humanos más preparados, especializados e incrementados, a partir de las nuevas instalaciones y por consiguiente más posibilidades de empleo (116 000 trabajadores)  y de participar en la gestión de este atractivo sector gratificado con la habitual jovialidad de los nacidos en esta tierra.  

Otras virtudes cubanas se pudieran mencionar expresadas en la cultura artística, el deporte, la historia, el patrimonio, las riquezas naturales, las posibilidades de la Salud Pública: cuánto admiran los visitantes cada una de éstas, así como las bellezas de los parajes netamente turísticos.

Qué pensarán al respecto los viajeros de Canadá y de los países europeos, que continúan siendo los principales mercados emisores, al margen de los decrecimientos en los promedios de emisiones;   y los de Rusia, México, Argentina, China y Brasil, destacados ahora por su marcado incremento.

Claro, otros países receptivos de turismo, incluso del área caribeña, exhiben distintos resultados y quizá las cifras sean cuantitativamente superiores, pero las circunstancias son muy diferentes, y la realidad cubana es única, y muy atrayente por cierto. Es válido pensar en estos asuntos, porque en cada paso de avance o retroceso del turismo, están implicados todos los cubanos, más aún quienes aportan y sueñan objetivamente con mejorar y hacer crecer  la nación. 

Nuevos proyectos                                          y sus aportes

Por supuesto, los grandes aportes tienen sus antecedentes. En este caso el sector turístico va diseñando las formas en que podrá continuar su desarrollo. Según trascendió  a la prensa durante la reciente Feria Internacional de Turismo, el ministro Manuel Marrero Cruz destacó el positivo resultado en la relación calidad-precio, “que en estos momentos obtiene el 86,7 % de satisfacción en el archipiélago cubano”.

También confirmó la continuidad del trabajo para mejorar las ofertas y la calidad de los servicios y fortalecer la participación extrajera en el sector. Al respecto, subrayó que han sido establecidas 27 empresas mixtas para la edificación de nuevos hoteles e inmobiliarias asociados al turismo.

Destacó la construcción del nuevo hotel Meliá Trinidad, y el inicio del Iberostar Ancón, al sur de la región central del país, mediante las empresas mixtas TOSCUBA S.A y Trinidad Hoteles, respectivamente; además de la ampliación de los hoteles Iberostar Trinidad y Meliá Habana, que se encuentran en proceso de preparación de la inversión.

De gran relevancia pudieran ser los resultados de las negociaciones de otros proyectos para la construcción de inmuebles en las Playas al este de La Habana y en otras regiones turísticas que, aportarían productos de más alto estándar.

También figuran en la cartera de oportunidades para la inversión extranjera en el turismo los contratos de administración y comercialización hotelera. Hasta marzo último 122 hoteles y más de 44 000 habitaciones se gestionan bajo esta modalidad, lo cual representa el 65 % de la capacidad de hospedaje en el país.