Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Grupo Hotelero Gran Caribe: En proyecto los primeros hoteles ecológicos de la Isla

Para ese desarrollo se prevé la creación de una empresa mixta que realizará una decena de instalaciones en cinco provincias

Los hoteles ecológicos en Cuba todavía se consideran sueños hermosos y futuristas, aunque ya comienzan a abrirse nuevas perspectivas con miras a su posible desarrollo a partir de los proyectos a cargo del Grupo Hotelero Gran Caribe y la empresa Tocororo, de Suiza, las cuales firmaron, recientemente, un protocolo de intención con un cronograma de acciones.

Según explicó a este semanario  Aymé Blanco Sam, directora de negocios de la entidad cubana, en el grupo Tocororo se integraron varias empresas suizas para crear una sociedad mercantil que va a tener negocios con Gran Caribe, a esos efectos constituirán una empresa mixta el próximo año.

El objetivo principal será la realización de los primeros hoteles ecológicos de Cuba, en las provincias de La Habana, Pinar del Río, Mayabeque, Artemisa y Cienfuegos, para formar una especie de collar alrededor de la capital del país, cuya planta habitacional del turismo no ha tenido incremento significativo.

Aseguró la funcionaria que inicialmente se piensa en 10 proyectos principales y otros tres que se presentarán relacionados con la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Serán pequeñas instalaciones cinco estrellas muy reconocidas por sus valores históricos y caracterizadas como hoteles ecológicos, ya que los productos que utilicemos tendrán destaque ecológico y los trabajadores y directivos deberán estar preparados, a partir de amplia y específica capacitación.

En su opinión, también se aprovechará en estos casos el aporte de los inversionistas extranjeros, ya que al constituirse la entidad mixta deberán aportar know how especializado y transmitirlo a quienes se desempeñen en la casa matriz y en las futuras instalaciones.

Subrayó la directora de negocios que, por no existir hoteles ecológicos en el país, será indispensable poner énfasis en la preparación de los recursos humanos. Destacó los beneficios y aportes económicos futuros cuando se pueda recibir a tan importante mercado de altos estándares, con gran crecimiento mundial, el cual está educado y familiarizado con esta temática. Por ello confirmó que "la idea es atraer a los ecologistas".

Asimismo, esta modalidad abrirá una tercera línea de trabajo para Gran Caribe que hasta el momento centraba sus operaciones en enclaves localizados en ciudades y playas.

"Para nuestro Grupo constituye un avance y un gran reto porque de deberá desplegar una comercialización diferente, que nos llevará a un nivel superior. Se trata de un mercado específico para el cual hay que desarrollar una labor interesante para atraerlo, no será fácil, pero lo vamos a lograr", afirmó la directora de Negocios.

Al mismo tiempo señaló que tras la aprobación de la nueva Ley de inversión extranjera, en 2015, Gran Caribe se involucró en un proceso negociador para la creación de seis nuevas empresas mixtas, y además, impulsa los contratos de administración con financiamiento.

Refirió cómo algunas empresas mixtas que ya estaban creadas han dado mayor impulso a su trabajo, sobre todo en los proyectos de la capital del país, para potenciar el incremento de las capacidades de hospedaje del turismo. Señaló que "Gran Caribe está ahora en condiciones de pasar a una fase superior".

Constituido hace 21 años este Grupo Hotelero gestiona más de 12 000 habitaciones,  en 42 hoteles y complejos turísticos;  la mayoría tienen categorías de cuatro y cinco estrellas. Está asociado a 10 gerencias extranjeras que administran y comercializan 22 instalaciones, el resto funciona con marca propia. Dicha presencia se concentra en La Habana, Matanzas, Jardines del Rey, Isla de la Juventud, Cayo Largo del Sur y Cienfuegos.

¿Qué es un hotel ecológico?

Aunque son muchos los conceptos básicos que identifican a un hotel ecológico, está claro que se trata de una instalación donde es notorio el respeto hacia el medio ambiente y se pondera y preserva el entorno.

Dichos enclaves "integran en sus diseños la bioclimática, los biomateriales y sobre todo el amplio uso de las fuentes renovables de energía; energías verdes o limpias", indica un fragmento de la visión Suiza para Cuba, sobre estos hoteles.

El mismo documento refiere que en reporte de Word Wildlife Foundation, con sede en Suiza, se refleja que la Isla posee un desarrollo sostenible para lo que se tiene en cuenta la Huella Ecológica y el Índice de Desarrollo Humano. Reconoce, igualmente, que la Mayor de las Antillas tiene condiciones positivas de diferentes tipos y podría desarrollar este producto turístico.   

En tales valoraciones se tienen en cuenta las posibilidades ofrecidas por los segmentos especializados de mercados como Suiza, Francia, Alemania, Suecia, países nórdicos y europeos, así como de Europa del Este y también de Estados Unidos. En estas naciones se reconoce la amplia presencia de potenciales turistas quienes se interesan por "visitar zonas e instalaciones amigables y respetuosas con el medio ambiente".

Miguel González Melo, consultor del Centro Internacional de La Habana S. A., en diálogo con OPCIONES señaló que turismo ecológico es sinónimo de un modelo superior de calidad y responde a una  forma desarrollada de pensar en estos tiempos.

"Un hotel ecológico es una marca  de excelencia, con un estilo de recreación responsable, en respeto y armonía con el medio  ambiente y puede estar enclavado en ciudad, playa o en zonas campestres", refirió el consultor, al presentar un trabajo sobre esta temática realizado por el ingeniero Manuel Menéndez Castellanos.

En el mismo se reconoce que Cuba tiene condiciones climáticas excepcionales  para este tipo de instalación cuyo funcionamiento precisa del máximo ahorro de agua, purificación y tratamiento de las aguas negras y reducción de los niveles de desechos sólidos no reciclables.

Acerca de los alimentos ofrecidos en dichos sitios explicó que deberán producirse, especialmente, para el hotel y con técnicas sustentables, sin uso de fertilizantes o de otros productos químicos y semillas naturales certificadas. Al mismo tiempo se precisará de personal capacitado, entrenado y consiente del cuidado medioambiental.

Para impulsar esta novedosa modalidad de creciente demanda en la actualidad, González Melo subrayó la necesidad de hacer un trabajo muy profundo con cuestiones de patrimonio y también con aspectos ambientales.

Al respecto señaló: "nosotros tenemos que demostrar que donde pongamos una villa o un hotel ecológico no vamos a afectar el ecosistema, por el contrario lo vamos a beneficiar, porque la población de ese lugar va a aprender cómo se hacen las cosas para ayudar más al ecosistema".