Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Intercambio comercial entre Belarús y Cuba por buen camino

En conversación con Opciones, el embajador de esa nación en Cuba, Igar Paluyán habla sobre buenas relaciones entre ambos países y las perspectivas futuras así como en torno a la participación de su país en la próxima Feria Internacional del Transporte (FIT-2006)

Paluyán informó que el pasado año el intercambio comercial directo se duplicó con respecto al período anterior y las visitas de importantes delegaciones en ambos sentidos demuestran el creciente interés en los círculos empresariales por acelerar esas relaciones.

“El comercio crece en la rama automotriz, la maquinaria, los materiales de construcción, la industria ligera, la petroquímica, la alimenticia... es difícil encontrar una rama que no tenga interés o incremento”, agregó.

Como ejemplo destacó los camiones para minas y canteras, de las fábricas Maz y Velaz. Hace dos años llegó el primer lote de Maz y continúan arribando al país, mientras Velaz produce vehículos de carga desde 27 hasta 320 toneladas. Este es un equipo muy complejo y costoso pues solo las ruedas son dos veces mayores que un hombre y cada una vale 50 000 dólares. Aunque a Cuba no le hace falta ese modelo, está interesada en adquirir el de 40 toneladas.

La calidad de los productos belarusos se incrementa rápidamente y ya esos camiones se exportan a China y en breve tiempo lo harán hacia Australia, tras ganar las licitaciones correspondientes.

El rubro más relevante de exportaciones cubanas hacia Minsk, dijo, es el azúcar crudo que llegó mediante terceros. Debemos centrar nuestros esfuerzos en organizar esos suministros directos porque de esta forma ganan ambas partes. Belarús logró avances importantes en la esfera bancaria porque antes todas las mercancías suministradas directamente se pagaban por medio de terceros. En la actualidad, los intereses que se obtienen por dichas transacciones pueden utilizarse para el bien de los dos países al poder comprar más mercancías o a menor precio.

En cuanto al azúcar crudo, Paluyán significó que no se debe abandonar ese rubro, pues hay interés en Belarús al tener tecnología avanzada para la refinación. Minsk hizo en años anteriores grandes inversiones para el procesamiento de la remolacha pero el proceso de producción solo alcanza para trabajar cuatro o cinco meses y por tanto al país le hace falta comprar azúcar crudo para no parar las fábricas y poder garantizar el consumo interno y la exportación del refino. El primero de estos productos se compró en el mercado internacional, la mayoría procedente de Brasil, y solo 25% de la Isla caribeña.

“Queremos adquirirlo, señaló, en forma directa porque además tenemos posibilidades de ayudar a Cuba en el proceso de producción proveyendo maquinaria moderna que fabricamos, y abonos”.

De la Isla también reciben ron, jugos de frutas y medicamentos y se analiza la creación de una empresa mixta en Belarús para la producción de medicamentos y vacunas.

Para el diplomático, la economía y la política en las relaciones siempre van paralelas y se puede decir que “el crecimiento de nuestros lazos comerciales directos van incrementándose rápidamente. Si en el año 2005 duplicamos el intercambio, este año casi seguro lo triplicaremos. Son datos concretos pues Cuba y Belarús están despegando, ayudándose el uno al otro”.

Informó que para la Feria del Transporte 2006 (FIT) habrá una representación de camiones Maz y posiblemente de tractores. Además, se estudia suministrar ómnibus. AVANCES ECONOMICOS

La República de Belarús celebra el 3 de julio el aniversario 62 de su independencia y el 25 de agosto, cumple 15 años de su separación de la antigua URSS. Según comentó el Embajador, en los últimos seis años, esta República, considerada como una de las más desarrolladas de la antigua Unión Soviética, ha logrado un crecimiento promedio del 8% con un Producto Interno Bruto que alcanza 97 000 millones de dólares. Actualmente ocupa uno de los primeros lugares entre los países de la ex Unión Soviética.

La tasa de desempleo, indicó, es mínima con 1,6%; los salarios crecen rápidamente, el poder adquisitivo del pueblo aumentó en 2005 en 18%; la telefonía celular pasó de dos millones de usuarios en 2004 a 4,8 millones en junio de 2006. La calidad de los diversos equipos de transporte como camiones, autos, ómnibus y tractores de Belarús ha quedado demostrada en el mercado internacional pues se envían a varios países como China, Australia, Ucrania, Polonia y Hungría. La demanda de ómnibus supera la fabricación a pesar de que en 2005 se duplicó la capacidad de producción.

Lo mismo sucede con los diversos modelos de los camiones Maz y Velaz pues los pedidos superan las posibilidades de las empresas, al igual que con los tractores, televisores y refrigeradores. En 2005 las exportaciones de productos alimenticios (lácteos, cárnicos, vegetales) superaron los mil millones de dólares.

“Exportamos, añadió el Embajador, diesel y gasolina a Europa occidental (Gran Bretaña, Países Bajos) pues adquirimos el petróleo de Rusia y lo refinamos con alta tecnología y calidad.

“El ahorro de la energía es una de las piezas claves de la economía. Como manifesté anteriormente, el promedio de crecimiento promedio en los últimos seis años fue de 8%; en el año 2005 llegó a 10% y el consumo de energía para ese mismo período se redujo en 5%. Esto se ha logrado con la modernización de las fábricas y refinerías y el aislamiento térmico de las viviendas e inmuebles en general, porque durante el invierno necesitamos calefacción y con esas medidas no se desperdicia la energía.

“En resumen, concluyó, la economía de Belarús marcha por muy buen camino al igual que las relaciones comerciales con la Isla del Caribe las que esperamos continuarán creciendo en todas las esferas”.