Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Esen: el año de mejores resultados

Sector agropecuario entre los principales beneficiarios de la aseguradora estatal

Como el año de mejores resultados de la Empresa de Seguros Nacionales (ESEN) en el último lustro, por los avances cuantitativos y cualitativos de su gestión, fue catalogado el 2003 por Rafael González, director general de la entidad, en el balance del trabajo de esa entidad.

La ESEN sobrecumplió su plan de ingresos por concepto de primas en un 3%, tanto en moneda nacional como en divisas, y alcanzó un recimiento del 15 % en relación con el año precedente. Los aportes a la caja central del Estado, entre tanto, ascendieron a 4,5 millones de divisas.

González destacó además el inestimable servicio social que representan las alianzas de la aseguradora con investigadores e instituciones científicas de diferentes ramas y organismos, incluyendo los relacionados con la economía agrícola cubana.

Los doctores Jesús Ramírez, dedicado al estudio del ozono oposférico, y Oscar Solano, un analista de la sequía, expusieron en la reunión resultados de sus respectivas especialidades, consideradas entre las vertientes más significativas del trabajo de la empresa, a cuyos productos y servicios para coberturas de desastres naturales ofrecen un alto valor agregado.

Desde hace más de dos décadas, la ESEN aplica novedosas técnicas de seguros agropecuarios y la tasación de daños en ese sector, muy asociado en el caso de Cuba con el riesgo de sequía, fenómeno climático causante a veces de estragos tanto o más ruinosos que los de un huracán.

Alianzas estratégicas como la existente entre el sector agropecuario y su empresa, consideró González, son determinantes para poder vivir, administrar y desarrollarse en condiciones de sequía, así como para contar con un instrumento práctico que haga viables los partes preventivos y de alerta temprana al productor agrícola sobre el azote de un contaminante tan agresivo para sus cosechas como es el ozono.

Además de mejorar la cultura de trabajo, la ESEN facilita una producción mayor y más eficiente, en interés de la economía del país y, en casos de pérdidas imprevisibles ofrece en el menor tiempo posible el respaldo financiero que le corresponde por su misión.

Su proceder en ese sector permitió a la aseguradora, por primera vez en más de diez años, reducir el índice de siniestralidad en el seguro agropecuario, que llegó a ser superior a un peso.

Subrayó el ejecutivo que además de la positiva influencia de un buen año climatológico, en 2003, tuvieron el apoyo de los ministerios de la Agricultura y del Azúcar, cuya colaboración repercutió de manera favorable en la gestión de la empresa.

Al respecto ilustró con la experiencia en los cultivos del tabaco y la papa. En el primero, en la revisión de la seguridad de las construcciones; y en el segundo, en la limitación del tiempo de siembra por los riesgos de conservación de semillas, etc.

AMPLIAR COBERTURAS Y MINIMIZAR RIESGOS

Los seguros personales crecieron un 22 % el pasado año. Más que ingresos, según la dirección de la ESEN, estos representan para la empresa la satisfacción de ofrecer un complemento a la seguridad social, al brindar auxilio financiero a la familia cubana con una cobertura que alcanza a las personas y el contenido de sus viviendas.

En aras de perfeccionar esa función amplían el alcance de varios productos como el seguro de vida, aceptando entre los riesgos que cubren los de determinadas enfermedades terminales, y ofreciendo beneficios extras en el seguro automotor, a partir de contratos con instituciones como SEPSA, dedicada a la asesoría y protección en casos de accidentes.

Como respuesta a los esfuerzos del país para enfrentar las ilegalidades, indisciplinas y delitos económicos, la entidad aseguradora tiene el compromiso de estar entre las primeras empresas del país en implantar la Resolución 297 del Ministerio de Finanzas y Precios, referente al control interno.

Este año se proponen además ofrecer bonificaciones especiales a quienes tengan menos pérdidas en la preservación y cuidado de sus recursos y bienes, como fórmula para promover la prevención y la administración de riesgos en la economía y en la sociedad. La ESEN responde por un patrimonio de más de 5 000 millones de pesos en valores asegurados en el país y sus ingresos por concepto de primas superan los 180 millones de pesos, de estos más de 15 millones en divisas.

Con un aceptable nivel de penetración en el mercado, la entidad, que desde el 2001 aplica el Perfeccionamiento Empresarial, figura entre las diez que en 2002 se incorporaron al proyecto organizacional de dirección estratégica, implementado en Cuba con apoyo de consultores norteamericanos, a partir de un modelo de gestión basado en concepciones muy novedosas.