Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Teorías que no llegan a la práctica

Consideraciones del Premio Nobel de Economía James Heckman, a quien le gustaría volver a Cuba

Una candente polémica desató la conferencia magistral del Premio Nobel de Economía James Heckman, quien habló fundamentalmente sobre el ciclo educación, avance tecnológico, empleo y desarrollo económico, acerca del cual no se pusieron de acuerdo expositor y delegados en cómo ponerle “el cascabel al gato” para lograr tal engranaje en medio del avasallador neoliberalismo.

-¿Esperaba tanto debate a partir de su intervención?

-No, pero creo que se hicieron verdaderas preguntas, se plantearon temas muy reales y había espacio para estar en desacuerdo. Creo que hay más base para estar de acuerdo que en desacuerdo. A veces estos problemas económicos importantes se tratan de forma únicamente política y es un hecho que pueden resolverse de forma empírica, con resultados empíricos.

-¿En qué hubo concordancia?

-Estaban de acuerdo en que yo estaba equivocado. Pienso que es muy importante tener estos intercambios y basar la discusión en hechos empíricos. Hay muchas razones por las cuales las personas pueden estar en desacuerdo, pero si se basan en las estadísticas pueden ponerse de acuerdo. Fuera del plenario he hablado con varios participantes y hemos discrepado, pero es un comienzo para tener una larga conversación y discutir de los temas de una forma calmada.

-Usted se refirió al imperativo de avanzar en la educación y la tecnología para lograr la creación de empleos y el desarrollo en América. ¿Cómo concibe esto en un continente donde aún hay tantos analfabetos debido precisamente a lo inaccesible de la educación?

-Hay países donde eso está cambiando. Brasil, por ejemplo. Anteriormente el nivel de educación en término medio era de tres años. Ahora la política del gobierno favorece que sea de seis a siete. En México, el programa Progreso está expandiendo el acceso a la educación.

-¿No es ese nivel muy bajo para lograr el desarrollo tecnológico adecuado?

-Es muy bajo, pero mucho más alto de lo que había sido hasta ahora. En Brasil, eso ha favorecido que la gente más joven al menos termine la escuela media y en otros casos curse el bachillerato. Eso ayuda a que haya mayor igualdad social, lo cual aumenta la productividad de la clase trabajadora y les da más acceso a los brasileños a la sociedad en general.

-De acuerdo con lo lento que va el desarrollo educacional, está muy distante el tecnológico?

-Sí, demorará, porque educación y tecnología son complementos. Esas dos cosas juntas son muy importantes para la sociedad moderna.

-¿Y quién se encargaría de ello?

-Parcialmente, los gobiernos se encargarían de la educación pública, pero hay un rol muy importante para las compañías privadas que deben facilitar que los obreros se superen en el propio puesto de trabajo, sin tener que gastar tanto en la escuela privada, consiguiéndose así una clase trabajadora muy avanzada tecnológicamente.

-¿Y los miles que no tienen empleo?

-La pregunta es por qué no lo tienen: Porque no tienen conocimientos tecnológicos. Entonces el argumento es que hay que tener educación primero. Cuando una sociedad decide cómo gastar su dinero, tiene que darse cuenta de que es primordial preparar a la gente.

-¿Sólo la falta de preparación les impide llegar a un empleo?

-Existen otras razones por las cuales no hay trabajo y es que hay que dar incentivos a las empresas para que puedan darlo. Para ello hay que abrir el mercado y entonces todo se resuelve por sí mismo. Por ejemplo, miles de norteamericanos desean venir a Cuba, visitar sus centros culturales, fumar puros. Si el gobierno de EE.UU. rompe el embargo y Cuba abre sus mercados, eso va a dar muchos empleos a este país.

“Hemos conocido en Cuba del desarrollo de su industria biotecnológica. Podría tener una clínica como la de Mayo, de Estados Unidos, para que puedan atenderse pacientes norteamericanos. Eso sería fantástico”.

-¿Usted se atendería en Cuba en tal caso?

-Por qué no, recién me enteré aquí de tratamientos exclusivos para ciertos padecimientos como algunas operaciones en la especialidad de ortopedia.

-Pues venga más a Cuba entonces.

-Invítenme.