Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Las bolsas van cuesta abajo

Wall Street registró caídas del 1 % el viernes último. El Dow Jones, de New York paró en la cota de 25 169,88 (-1,01 %)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha fortalecido su reputación como «hombre arancelario». Poco después de hacer los preparativos necesarios para ratificar el nuevo acuerdo comercial de América del Norte, que él bautizó como USMCA en lugar de NAFTA, anunció nuevos aranceles para México, que potencialmente violan el acuerdo.

Estados Unidos (EE.UU.) impondrá un impuesto fijo del 5 % a todos los productos mexicanos que ingresen a Estados Unidos a partir del 10 de junio, quintuplicándose al 25 % en octubre como un castigo por supuestamente permitir que los migrantes centroamericanos ingresen a EE.UU.

Los mercados no respondieron amablemente. Los mercados bursátiles en Asia y Europa están rezagados, al igual que las monedas de riesgo. La derrota se extiende más allá del peso mexicano y también golpea al dólar canadiense entre otros. El yen japonés y el dólar estadounidense son los ganadores, con este último fortaleciéndose a pesar de la caída de los rendimientos, lo que lo hace menos atractivo.

Los desarrollos en el principal frente comercial tampoco son alentadores. Según las noticias, China se está preparando para limitar las exportaciones de tierras raras a EE.UU. La guerra comercial ya está cobrando su peaje, ya que la encuesta oficial de compras manufactureras chinas cayó a 49.4 puntos en mayo, lo que indica una mayor desaceleración por delante.

Desde que el presidente Donald Trump reiniciara la guerra comercial entre Estados Unidos y China hace varias semanas, los expertos han estado sopesando el peor escenario. Han analizado cómo podría afectar a los mercados de renta variable y cómo podría erosionar la rentabilidad futura de las empresas. Algunos de los escenarios más extremos incluso han implicado una grave desaceleración económica que culmine en una próxima recesión en toda regla.

Es una idea preocupante ponderada por el equipo de estrategia de acciones de Morgan Stanley, entidad financiera estadounidense que desarrolla su actividad como banco de inversiones y agente de bolsa, en su nota más reciente a los clientes. Una e serie de datos económicos débiles ha llamado la atención de la empresa y su advertencia es clara: “guerra comercial o no, la economía parece mucho peor en la superficie de lo que la mayoría cree.

“Creemos que los datos macroeconómicos más débiles ya estaban presentes antes de esta última ronda de la disputa comercial entre Estados Unidos y China”, escribió a los clientes Mike Wilson, el principal estratega de acciones de Estados Unidos de Morgan Stanley.

El comunicado de Trump es incalificable, está en pleno éxtasis paranoico y trata de acorralar a China presentándose incluso en Japón y avisando veladamente a Europa que, si colabora o apoya en su cruzada contra asiáticos, iraníes y mexicanos, también podría recibir su ración de aranceles en escabeche, con lo cual ha fortalecido su reputación como “hombre arancelario”.

Poco después de hacer los preparativos necesarios para ratificar el nuevo acuerdo comercial de América del Norte, que él bautizó como USMCA en lugar de NAFTA, anunció los nuevos aranceles para México, que potencialmente violan el acuerdo. EE.UU.

Los mercados no respondieron amablemente. En Asia y Europa están rezagados, al igual que las monedas de riesgo. La derrota se extiende más allá del peso mexicano y también golpea al dólar canadiense entre otros. El yen japonés y el dólar estadounidense son los ganadores, con este último fortaleciéndose a pesar de la caída de los rendimientos, lo que lo hace menos atractivo.

Wall Street registró caídas del 1 % el viernes último. El Dow Jones, de New York paró en la cota de 25 169,88 ( -1,01 %)  y en todo el mes promedió -5,35 %. Por su parte, el Footsie londinense bajó hasta 7 218,16, lo que representa -0,18 %, en tanto acumula  en todo mayo -2,70 %.

En París, el  CAC 40 llevó la cota descendente a 5 248,91, ó -0,61%, y el  Dax de Alemania paró la caída en 11 902,08 -0,42% equivalente a y en el  mes sumó  pérdidas a 6,04 % .  El parqué tokiota, el Nikkei 225 descendió hasta 20 942,53, o -0,99 % y en el mes restó 5,91 %.

La demanda de activos refugio por parte de los inversores, en un contexto tan incierto como el actual, es perfectamente observable en la cotización del yen japonés.

En las últimas cinco sesiones de la semana última, se ha apreciado frente a 15 de las 16 principales divisas.

Con el dólar cotiza ligeramente por debajo de 109 unidades y el rango a vigilar se extiende entre 108,5 dólares por yen (usd/jpy)  y108 usd/jpy, pues su pérdida, si se produce, seguramente estará asociada a un agravamiento de los temores.

A corto plazo, es probable que se dirija a dichos niveles.

Por lo que respecta al euro frente al dólar (eur/usd) , en la semana se ha deslizado desde 1,12 a 1,113 eur/usd, de nuevo peligrosamente cerca del soporte que tiene en 1,11 y cuya pérdida tendría  implicaciones claramente negativas.

En otros mercados, el petróleoWest Texas prosigue con su racha bajista y cae un 2,5 %, hasta 55,15 dólares y va camino de cerrar su mes más bajista en seis meses. Además, el euro se aprecia un 0,22 %, hasta 1,1156 dólares. Por último, el peso mexicano se desangra hasta nuevos mínimos tras la amenaza de Trump. La moneda se deja un 3,1%, hasta 19,73 pesos por dólar.

Según las noticias, China se está preparando para limitar las exportaciones de tierras raras a EE.UU. La guerra comercial ya está cobrando su peaje, ya que la encuesta oficial de compras manufactureras chinas cayó a 49,4 puntos en mayo, lo que indica una mayor desaceleración por delante. Se han incrementado los temores sobre una recesión mundial tras el fracaso de las negociaciones comerciales con el Gigante asiático.

El proceso de normalización de las condiciones de política monetaria de EE.UU. ha quedado obviamente parado, la dependencia de la economía y mercados del dinero fácil y barato es cada vez más evidente y peligrosa.

La Reserva Federal ha insinuado varias veces -desde enero- que deja de subir los tipos de interés, incluso que el próximo movimiento sería a la baja, y que podría también dejar de reducir el balance antes de lo previsto. Ahora los mercados descuentan una bajada de tipos como mínimo para este año, con un 84 % de probabilidad y con un 46 % dos bajadas en 2019. (Fuentes:Megabolsa.com, Bolsamanía yfinanzas.com)