Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Solicitan dotar a la Unión Europea de poderes interventores

Se trata de establecer potestades de supervisión eficaces con competencias concretas para las instituciones europeas

Las cuatro economías europeas más fuertes, España, Alemania, Francia e Italia, solicitaron más poderes para la Unión Europea y que intervenga sobre las cuentas nacionales si un Estado miembro se desvía de sus objetivos de déficit.

De acuerdo con un reporte emitido por la agencia Prensa Latina desde Bruselas, en un informe conclusivo del denominado grupo sobre el futuro de Europa, también pidieron crear un Fondo Monetario Europeo para afrontar futuras crisis de deuda.

Tales propuestas serán enviadas al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y al de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, como contribución al debate sobre cómo reforzar la unión monetaria.

Según refleja el texto, se trata de establecer potestades de supervisión eficaces con competencias concretas para las instituciones europeas.

El objetivo es controlar los presupuestos y la aplicación de las políticas presupuestarias de los Estados, con el fin de garantizar sus compromisos de déficit y deuda.

Sin embargo, propusieron respetar en cualquier caso la responsabilidad de los países miembros sobre la composición de los presupuestos.

A cambio de este mayor control centralizado las 11 naciones integrantes del grupo, que pretende componer el futuro europeo, defienden los mecanismos adicionales de solidaridad europea, por lo que plantearon la mutualización del riesgo soberano con eurobonos, algo que no ha logrado consenso.

El equipo conformado por España, Alemania, Francia, Italia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Polonia y Portugal, coincidió en la necesidad de que la Eurozona sea capaz de resolver posibles problemas en la unión económica y monetaria por sí misma.

Sobre esa base sugirieron fortalecer el mecanismo europeo de estabilidad hasta convertirse en un Fondo Monetario Europeo con poderes adecuados, además de transformar al Banco Central Europeo en el supervisor único de la banca de la zona euro.

Pero tampoco hay aceptación sobre la urgencia de crear un sistema común de garantía de depósitos y un instrumento de liquidación de entidades quebradas.