Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Sanciones a Irán pueden disparar el crudo a 150 dólares el barril

Este domingo la nación persa advirtió que los precios del petróleo podrían alcanzar tan astronómica cifra como consecuencia de la prohibición de la Unión Europea sobre las importaciones de crudo del país

"A pesar de que no se puede hacer una predicción exacta en los precios del petróleo, parece ser que seremos testigo de un precio entre 120 y 150 por barril en el futuro", dijo el domingo el viceministro iraní del Ministerio de Petróleo, Ahmad Qalebani.

Dos días antes, el coste del barril de referencia Brent había subido a 111,50 dólares ante la expectativa de que el Parlamento iraní vote a favor de frenar las exportaciones a la Unión Europea (UE) esta semana, como contramedida por la decisión europea de dejar de importar crudo iraní a partir de julio.

El cacareado "programa nuclear iraní" propició en las últimas semanas la escalada de tensión entre Irán y los aliados occidentales, con la justificada réplica por parte de Teherán de cerrar el estratégico Estrecho de Ormuz, lo que de facto empujó los precios del crudo al alza unos ocho dólares desde mediados de diciembre.

Sin embargo, los especialistas consideran que durante el próximo verano cabe esperar que haya más petróleo debido a las producciones adicionales solicitadas a Irak, Arabia Saudí y Libia, que compensaría cualquier pérdida por la prohibición iraní, y que esto se reflejaría probablemente en los precios del petróleo.

No obstante, e pasado sábado Ahmad Qalebani, jefe de National Iranian Oil Co., la petrolera estatal persa, expresó que las empresas europeas a las que Irán les debe entregas de petróleo ya comprado podrían salir perdiendo si el país impone una prohibición sobre las exportaciones de crudo a la UE la próxima semana.

"Generalmente, las partes que sufrirán daños a partir de la reciente decisión de la Unión Europea serán compañías de esa región con contratos pendientes con Irán", dijo Qalebani a la agencia de noticias ISNA, y advirtió: "Las compañías europeas tendrán que cumplir con las provisiones de los contratos de recompra, pues si actúan de otro modo, ellos serán los que sufran las pérdidas relevantes y someterán a problemas a la repatriación de su capital".

El lunes anterior la UE prohibió las importaciones de petróleo desde Irán e impuso otras condenas económicas, imitando a Estados Unidos en una nueva ronda de medidas que apuntan a obstaculizar el programa nuclear de Teherán. Según los contratos de recompra (una figura común en la industria petrolera iraní), las inversiones en los proyectos de yacimientos petroleros son pagados en crudo, por lo común en un período de muchos años.

Al rebotar las sanciones en contra de la UE, los diputados iraníes esperan anular el periodo de seis meses de adaptación para las naciones del Viejo Continente más dependientes del crudo iraní, incluyendo algunos de los más frágiles económicamente. Vale conocer que el Grupo euro representa 25 % de las ventas del crudo iraní comercializado en el tercer trimestre de 2011.

Así las cosas, la petrolera italiana Eni ya comunicó que se le deben entre 1.400 millones y 1.500 millones de dólares en petróleo por contratos en Irán de 2000 y de 2001, mientras que la Unión Europea le aseguró que sus contratos de recompra no serán parte de un embargo europeo; no obstante, la posibilidad de que Irán actúe primero hace pensar que a la compañía Eni le corresponderá el triste honor de inaugurar las contramedidas persas.

A los postres, quienes van a sentir con más crudeza los efectos de esta farsa, por demás escrita, dirigida y llevada al proscenio por Estados Unidos y sus acólitos europeos, son los ciudadanos del tercer mundo, y por supuesto millones del denominado primer mundo, ajenos por completo a ese peligroso juego al que se han prestado las transnacionales petroleras para despojar a varias naciones del norte de África y el Medio Oriente de su principal fuente económica... a como de lugar.