Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

A tiempo completo en los programas de desarrollo

Gecoim, Fundada en 1978 y hoy perteneciente al Grupo Empresarial de Materiales de la Construcción, la entidad se dedica a la producción y comercialización de rubros imprescindibles en la fabricación de las más diversas obras

Lo esencial es invisible a los ojos,  sentenciaba la flor, amiga del Pequeño Príncipe. Aunque no está a la vista, en el hotel II Frente, en el lomerío santiaguero -como en muchas otras obras-, están los frutos de la Empresa de Materiales de la Construcción de Santiago de Cuba.

Fundada en 1978 y hoy perteneciente al Grupo Empresarial de Materiales de la Construcción (Gecoim), la entidad se dedica a la producción y comercialización de rubros imprescindibles en la fabricación de las más diversas obras.

Losas de terrazo, baldosas, adrocretos, morteros, terrazos, losetas hidráulicas, bloques huecos de hormigón, arena y piedra se encuentran entre sus producciones principales. Que estos últimos estén en las instalaciones del hotel II Frente, inaugurado en 2018, habla de la calidad  de sus diversos surtidos,  omnipresentes en el panorama constructivo de la provincia.

Los principales destinos son los programas priorizados: las inversiones y la vivienda, así como el Ministerio de Comercio Interior, dirigidos a la venta para la población.

Son siete las Unidades Empresariales de Base (UEB), de estas cinco en el municipio Santiago de Cuba, una en Palma Soriano y una en La Maya, explica Jorge Carlos Álvarez Suárez, director general de la empresa, que da empleo a unos 700 trabajadores, la mayoría de ellos con experiencia en el sector.  “En los últimos tiempos,  la producción de materiales ha sido beneficiada con importantes inversiones, que permiten, a la vez, incrementar los volúmenes productivos y la calidad”, dijo.

Desde 2017, indicó, disponemos de una prensa automática para bloques ahuecados  de hormigón y adocreto,  entre otras producciones, que funciona con un mecanismo de vibrocompresión, con una capacidad de producir unas 200 000 unidades mensuales.

En 2018, a 18 kilómetros de la ciudad, las inversiones en nuevo equipamiento para el procesamiento de la arena lavada para la confección de hormigón de alta resistencia permitieron triplicar la producción, elevar la calidad y disminuir el impacto ambiental, al  posibilitar la recuperación del agua empleada a lo largo del proceso.

Nuevos caminos

Los incrementos productivos que han generado las inversiones les permiten continuar aportando a los principales destinos y soñar más allá. “Si antes producíamos entre 3 000 y 4 000 metros cúbicos de arena, ahora, en esta primera etapa, alcanzamos los 10 000 y para el futuro, podríamos llegar a 15 000. En el caso de los bloques, la producción ha crecido de unos 50 000-60 000 a 200 000”, aseveró.

Entonces, abunda, ese crecimiento posibilitará garantizar el aseguramiento a los programas priorizados, asimilar nuevas obras  e incursionar en la exportación, de manera que puedan obtener el financiamiento para adquirir los insumos que se necesitan a la hora de mantener las plantas.

El amplio programa de desarrollo de la provincia, explicó, incluye nuevas obras, entre estas una moderna fábrica de cemento, hacia la cual  la empresa debe aportar un importante volumen de materiales, para lo que se prepara una inversión en el proceso de piedra triturada, que permitirá  asegurar el suministro  de todos los materiales de construcción requeridos para garantizar la ejecución de esa inversión, con éxito y estabilidad.