Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Nuevos pasos ante los retos del agua

Cada año el mundo celebra el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua, un llamado para recordar que en el planeta cada día muere un promedio de 5 000 niñas y niños debido a enfermedades prevenibles relacionadas con el líquido vital y el saneamiento

El mundo celebra cada 22 de marzo el Día Mundial del Agua para llamar la atención acerca de un recurso vital, insustituible y cada vez más escaso. El sexto de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados en 2015, en París, se propone “garantizar la disponibilidad de agua y su ordenación sostenible y el saneamiento para todos”.

La Convención Cubagua H2O 19 es un nuevo paso en la búsqueda de soluciones, propuestas, tecnologías y alianzas que hagan realidad el sueño de justicia y equidad social también en el tema del agua.

Uno de los aspectos más importantes del evento es el uso productivo y racional del líquido, el tratamiento de residuales y toda la gestión que debe hacerse para mitigar los efectos del clima, en temas como las inundaciones y la sequía, declaró Inés María Chapman, vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, tras la inauguración de Cubagua, que sesionó del 19 al 23 de marzo en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Otro tema es, dijo, la unidad entre varios países. Con la colaboración puede gestionarse el financiamiento para ejecutar las acciones que asume el país en pos del desarrollo y la gestión integral del líquido.

Chapman se refirió al recrudecido bloqueo que enfrenta la Isla y consideró que sin la colaboración de otros países no es posible enfrentar fenómenos como los que vivimos a diario o anualmente con el problema del clima cambiante. “Unir esfuerzos en relación al agua, la colaboración y la amistad entre los pueblos, son otros de los saldos para el desarrollo de Cuba en pos de la economía y la gestión a favor del pueblo”, destacó.

Según dijo, uno de los más importantes desafíos que enfrenta la Mayor de las Antillas respecto al vital líquido es su uso adecuado  y productivo y el tratamiento de los residuales, por lo que a lo largo del país se trabaja a favor del uso racional del agua, con un sistema de trabajo respaldado por la aprobación de la Política Nacional del Agua y de la Ley de Aguas Terrestres y su reglamento.

Este encuentro favorece el intercambio entre científicos y la introducción de nuevas tecnologías e información actualizada sobre lo que se emplea en el mundo para la gestión del agua. “En momentos anteriores, cuando hablábamos de plantas desalinizadoras, eso parecía una utopía en Cuba y ya se están construyendo, partiendo de acuerdos firmados en ediciones previas de Cubagua. Las plantas de tratamiento de residuales compactas, también se fueron gestionando en eventos como este y hoy están en construcción en el país, así se ve el avance de la ciencia y la tecnología aplicadas a la gestión del agua en Cuba”, dijo Chapman.

A su vez, destacó el papel de la ciudadanía en la protección del vital recurso. “No basta con eventos como este, con la búsqueda de financiamiento y la gestión, sino también todo lo que hay que hacer para ahorrarla, cuidarla y evitar que se pierda una gota”, enfatizó.

Sean todos bienvenidos

Organizada por la Sociedad de Ingeniería Hidráulica de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (Unaicc) y la Universidad Autónoma de Chapingo, junto al Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, la convención Cubagua 2019 acogió el XIV Congreso de Ingeniería Hidráulica, el X Seminario Internacional de Uso Integral del Agua, el II Taller de Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas, III Simposio Técnico-Comercial,  el II Foro de Jóvenes Profesionales del Agua y la exposición de tecnología y productos del agua, dijo Rafael Feitó Rivera, presidente de la Sociedad.

“Nos convocan esta vez los desafíos del agua ante el cambio climático, cuyos efectos seguimos sintiendo por el irresponsable comportamiento humano y el uso irracional e ineficiente de los recursos naturales que ocurre desde hace años en nuestro planeta y trabajar en los objetivos de desarrollo para enfrentar y buscar solución ante el gran riesgo pronosticado del ascenso del nivel del mar, requerirá de nosotros un gran esfuerzo para compensar las pérdidas de importantes territorios y recursos hídricos, en un estado insular como el nuestro”, señaló.

Para Feitó sigue siendo imprescindible que el mundo detenga su comportamiento irracional con la naturaleza y destine los recursos necesarios ante los grandes retos que tenemos, pues está en riesgo muchas veces la propia supervivencia humana.

En representación de la nación invitada, España, su embajador en La Habana, Juan Fernández Trigo, recordó que su país colabora con Cuba en los temas hidráulicos desde 2007, con “instituciones que también han tenido esa clarividencia en cuanto a la importancia de la gestión eficiente del líquido, como el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y ha apoyado iniciativas como la Política Nacional del Agua, la Tarea Vida o el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social, que incluye todas las cuestiones medioambientales”.

La partida del Fondo del Agua dedicada a Cuba, de 12 millones de euros, dijo el embajador,  se ha concentrado en  acciones que benefician directamente a unas 500 000 personas y de forma indirecta a más de un millón y medio. Se trata de seis programas bilaterales, cuatro orientados a ampliar y mejorar los sistemas de agua potable y saneamiento en nueve ciudades de seis provincias y  dos contribuyen a la calidad del agua y la gestión ambiental en las bahías de La Habana y de Santiago de Cuba.

En una nueva fase, consideró, deberíamos concentrarnos en acciones relacionadas con la asistencia técnica, donde puede haber un mayor componente de reciprocidad entre las dos partes y trabajar más en proyectos triangulares con países como Haití.

Las obras del agua

En declaraciones a Opciones, Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del INRH, explicó que el país está inmerso en un amplio proceso inversionista, con montos anuales en 2018 y 2019 superiores a los 400 millones de pesos. Un grupo de obras son financiadas con crédito externo de Kuwait, Arabia Saudita, el Fondo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de proyectos que son donativos de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo, también hay créditos de la Agencia para el Desarrollo de Francia, entre otros, dijo.

En medio de tensiones financieras, apuntó, la dirección del país le ha dado prioridad al INRH con búsqueda de financiamiento y se ejecutan obras para el abasto, saneamiento, la macro medición y se trata de aumentar el número de centros estatales metrados para completar en 2019 todos los posibles y avanzar en el metraje del residencial, como una de las vías para ahorrar agua y que se complementará con la introducción de nuevas tarifas, en 2020.

Entre las prioridades se encuentran la construcción de plantas de tratamiento de residuales y desalinizadoras en la cayería norte del centro del país, relacionadas con el desarrollo hotelero; nueve kilómetros de una conductora desde Palatino hasta Prado y Malecón, que mejorará el abasto en La Habana Vieja, así como acciones en Cárdenas, Trinidad, Camagüey, Bayamo, Holguín y Las Tunas, en la rehabilitación de conductoras, redes de distribución y, en algunos de esos territorios, la edificación de plantas potabilizadoras y de tratamiento de residuales.

“Se está trabajando prácticamente en todas las provincias y en aquellas donde no hay procesos inversionistas fuertes, se avanza en el mantenimiento, con un alto por ciento de financiamiento, pues lo consideramos de gran importancia. No es solo seguir construyendo obras nuevas, sino mantener lo que tenemos”, destacó.

En el caso de la oriental Santiago de Cuba, se ha trabajado de forma permanente en el mantenimiento de las plantas potabilizadoras y en la desalinizadora en el sector hidrométrico de Parada. En tanto, en Cienfuegos, se ha impulsado la supresión de salideros y la eliminación de ilegalidades en las conductoras, lo que ha posibilitado mejoras en el servicio.

El trasvase Este-Oeste se encuentra en su tercera etapa, se está construyendo el canal Gran Báguanos y también se están haciendo un considerable grupo de obras asociadas a los sistemas de riego de la agricultura y del grupo empresarial Azcuba, lo que permitirá ir aumentando gradualmente la productividad del agua, en función de que se obtengan mayores rendimientos, tanto en la parte de los cultivos varios como en la caña.