Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Unión Europea y Cuba: un viaje por buen camino

La UE aboga por la diversificación de las exportaciones desde la Mayor de las Antillas, más allá de los productos tradicionales

En un momento especial para las relaciones entre Cuba y la Unión Europea (UE), FIHAV devino el mejor espacio para fortalecer el vínculo reavivado a partir de 2008 y en continuo ascenso desde abril de 2014, momento de inicio del proceso de negociaciones bilaterales para un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (PDCA, por las siglas en inglés).

Esas negociaciones entre Cuba y la UE concluyeron en marzo último, con el inicio del PDCA, en el cual ambas partes trabajan actualmente mediante sus respectivos procesos internos, enfocadas en garantizar que la firma tenga lugar próximamente, al igual que su implementación.

En materia comercial, el PDCA  busca crear un ambiente más predecible y transparente para los operadores económicos, así como incrementar su capacidad para producir, comerciar y crear empleos, aunque no establece un área de libre comercio entre las partes.

Durante la jornada dedicada a la Unión Europea en FIHAV, Herman Portocarero, embajador y jefe de la delegación de la UE en la Antilla Mayor informó que ese organismo multinacional es uno de los principales socios comerciales  de Cuba junto a Venezuela y China.

También declaró que la UE es el principal inversor extranjero en la Isla, sobre todo en los sectores de turismo, construcción, energía y agroindustria, además de que sus visitantes representan un tercio de los extranjeros que viajan a nuestro país cada año.

La viceministra cubana de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Ileana Núñez, destacó las excelentes relaciones con la Unión Europea (UE) y las posibilidades de intercambio con las firmas participantes en FIHAV.

“Este organismo internacional se colocó en 2015 como segundo socio comercial de la isla, con presencia principalmente en los sectores de la generación eléctrica, el desarrollo hidráulico, el equipamiento médico, la alimentación y la agricultura.

”Los principales destinos de las exportaciones cubanas son España, Holanda y Alemania, mientras que nuestros principales proveedores son España, Italia, Alemania y Francia”,  explicó la funcionaria.

En 2015, los principales bienes exportados por la UE a esta isla caribeña fueron fundamentalmente maquinarias, y su monto ascendió a 2 184 millones de euros, correspondiente al 0,1 % del volumen total del comercio de la UE.

Los bienes fundamentales de exportación de Cuba hacia ese frente regional son combustibles minerales, azúcar, bebidas y tabaco. En 2015, la Isla exportó a la UE bienes por un valor de 540 millones de euros, lo cual representó un 16 %  más que el año anterior.

Hoy la UE aboga por la diversificación de las exportaciones desde la Mayor de las Antillas, más allá de los productos tradicionales y contribuye a difundir entre los exportadores cubanos, los conocimientos necesarios para mejorar la entrada de bienes en el mercado de la referida Unión.

Proyecciones del BEI

Alain Bothorel, ministro consejero y jefe de la sección política de la delegación de la UE en Cuba, informó que  el Banco Europeo de Inversiones (BEI) está evaluando  con el gobierno cubano la posibilidad de fijar un marco e implementar proyectos de inversión en el país a partir del actual contexto bilateral.

También destacó la presencia de la Agencia Francesa de Desarrollo, que acaba de abrir su oficina en esta nación caribeña y  ya se enfrasca en ciertos proyectos aquí, en un año hiperactivo para las relaciones entre UE y Cuba: cuando se concluye la negociación de un acuerdo de mayor alcance, cooperación y diálogo político.

Se refirió a las muchas ventajas que ofrece el BEI, el mayor banco de desarrollo multilateral del mundo, que es también una institución independiente, aunque vinculada con la UE, con amplia  flexibilidad en sus operaciones.

“El país se va abriendo, estaremos en un entorno mucho más competitivo y creemos que con la confianza que existe entre la UE y Cuba, siempre habrá oportunidades aquí, donde nuestra contribución  puede ser muy productiva. Tengo la esperanza de que podamos edificar futuros acuerdos como el que  ya se negocia, por lo que en 2017 estaremos en un entorno estable y de mucha más confianza”, subrayó  el funcionario.

La iniciativa de la delegación de la UE de dedicar una jornada de FIHAV al tema del financiamiento a la inversión extranjera fue muy bien recibida por Cuba, que lo considera  una prioridad para el desarrollo de este sector en el país.

Aunque América es por cercanía regional el primer socio comercial de la Isla, Europa se ubica en  segundo lugar a nivel global,  con la cual se realiza un intercambio comercial que supera el 30 %, es decir que hay un conocimiento de las empresas del Viejo continente, sus potencialidades y fortalezas, representadas en prácticamente  todos los sectores de al economía, en lo referido a equipamiento, maquinarias, materias primas, alimentos, transporte.

Philippe Szymczak, director para América Latina y el Caribe del BEI , afirmó que en el contexto de las relaciones actuales pueden abrirse nuevas fuentes de financiación para los proyectos de inversión que necesita Cuba, y una de esas herramientas de la UE es el BEI.

Al describir el funcionamiento de la institución, el directivo señaló que, reconocido como el banco de la UE, puede utilizar financiación para proyectos que sean implementados por empresas públicas y privadas.

Sus  accionistas son los 28 países miembros de la Unión, y es una organización sin ánimos de lucro, lo cual es esencial para entender su estrategia y  las condiciones tan atractivas que pueden ofrecer a los promotores de los proyectos.

“El BEI está listo para respaldar y participar en el proceso histórico de acercamiento entre Cuba y la UE, al evidenciar condiciones muy atractivas de proyectos de inversiones públicas y privadas. Por eso iniciamos las consultas con nuestros socios para que BEI pueda ser autorizado a empezar sus planes de financiamiento en Cuba, en el proceso de modernización de la economía nacional.

“Es una institución que funciona como socio natural para otras semejantes de la UE, tales como la Comisión Europea, y puede movilizar sus fondos para mejorar otras condiciones de financiación.

“Otra característica del BEI es que no solo financia proyectos dentro de la UE, sino fuera de ella, lo que significa que puede transferir no solo recursos financieros, sino conocimiento (know how),y las mejores prácticas que se emplean en la preparación e implementación de los proyectos de inversión, todo lo cual es parte de su valor agregado.”

“Contamos con un capital de 243 000 millones de euros, y un total de balance de 550 000 millones de euros, lo cual nos permite recaudar recursos de los mercados financieros de capital en las mejores condiciones, y cada año financiamos más de 400 proyectos en el orbe, en una geografía muy amplia; radicamos en Luxemburgo, y tenemos 33 oficinas fuera de allí.

“Este banco tiene una experiencia de más de 50 años financiando proyectos fuera y dentro de la UE, lo que nos da una ventaja para apoyar sus políticas y contribuir al  avance económico y social de nuestros socios” precisó.

Como prioridades del BEI puntualizó el apoyo a proyectos que contribuyan al mejoramiento del medio ambiente y particularmente la lucha o adaptación frente al cambio climático y a infraestructuras estratégicas, además de la innovación y competitividad y están  involucrados en la gran mayoría de los proyectos de infraestructura dentro de Europa, y algunos fuera.

“Tenemos el compromiso de dedicar por lo menos el 25 % de nuestras financiaciones a proyectos en el marco de la acción por el clima, y por eso, dado el tamaño de BEI, somos hoy por hoy el mayor financiador a nivel mundial de proyectos en esa materia”.

Indicó que desde 2015, en la Cumbre del Clima en París, decidieron comprometerse a aumentar su contribución hasta el 35 % de todos los proyectos que financian fuera de la UE, por lo que destinarán más de 100 000 millones de euros en los próximos cinco años para programas de acción en esa esfera.

Para lograr el máximo impacto de las financiaciones que concede, el BEI ofrece tres ejes de ejecución, es decir,  moviliza esencialmente préstamos a mediano y largo plazos, pero también brinda garantías y, en otros casos, cobertura de riesgo político para empresas que van a invertir en países en desarrollo o en mercados emergentes.

También otorga asistencia técnica o asesoramiento para mejorar o ayudar al desarrollo o la preparación de los proyectos así como a su implementación.

Relaciones con América Latina

Actúan en más de 150 países fuera de la UE y en América Latina lo hacen en el ámbito de lo que se conoce como el mandato de préstamo, que establece  prioridades fuera de la unión para financiar infraestructuras económicas y sociales estratégicas y apoyar proyectos de acción por el clima.

Recordó que el inicio de las  operaciones en esta región fue en 1993 y desde entonces han  establecido una cooperación material significativa y visible, al respaldar 97 proyectos, dedicando 7 000 millones de euros a 14 países, la mayoría en sectores con infraestructura estratégica en el campo de la energía, telecomunicaciones, agua y saneamiento, transporte, entre otros.

Facilitan también el acceso a la financiación por parte de las PYME´s, y proyectos sobre el clima, energía renovable, eficiencia energética, transportes urbanos sostenibles. Cuentan con cerca de 4 000 millones de euros, durante el período 2014-2020 para respaldar proyectos en Latinoamérica

Emilie Leclerc presentó las oportunidades de financiamiento que ofrece a Cuba y la región  la Agencia Francesa de Desarrollo, la cual en todo el orbe concentra sus propósitos en la lucha contra la pobreza extrema y el crecimiento verde y amigable con el clima.

En el caso de Cuba, ilustró con el apoyo al programa de desarrollo ganadero en Camagüey que abarca a 100 cooperativas agropecuarias  que prevé el aporte de unos 45 millones de euros 

Yamila Fernández, directora general de economía del Mincex  exaltó la importancia de contar con esa contribución al desarrollo del país luego que ambas partes acuerden y concreten el marco conceptual que se requiere y seguros de que 2017 será un año próspero para las relaciones entre Cuba y la UE.