Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Fiesta del Vino y Hotel Nacional, fórmula turística cubana

La cita internacional, que sesiona en la instalación insignia de la industria hotelera cubana, es símbolo y ratificación de una gastronomía de excelencia para apuntalar una espiral turística creciente 

Una de las fórmulas de la industria turística cubana que resalta por su excelencia lo constituye el nexo entre el vino y el Hotel Nacional de Cuba, el más emblemático de este sector insular, destaca PL.

Precisamente, del 3 al 5 de octubre, en el Salón 1930 de ese establecimiento ocurre la XIII edición del la Fiesta Internacional del Vino, una iniciativa que comenzó con fuerza en función de la actividad profesional y en la actualidad suma incluso a visitantes.

Se trata de un festejo muy profesional, que atrae a sommeliers, chef, directivos y turoperadores de varios países; reunión pequeña en cuanto a proporciones, pero grande en su significado y destaque para la industria vitivinícola, sobre todo regional.

En cada oportunidad, comerciales y sommeliers coinciden en el destaque del aspecto profesional de la cita y fortalecer las condiciones idóneas y el éxito suficiente para una gastronomía de alto nivel, en función de un alza constante del turismo cubano.

Durante años están presentes bodegas de relevancia, como Torres, Sardá, Freixenet, o la líder en cuanto a los espirituosos cubanos Havana Club, entre otras muchas.

También acuden empresarios a título de observadores, conferencistas o simplemente para explorar el mercado cubano en materia de gastronomía de alto vuelo.

Se reúnen para cada ocasión más de 200 personas tanto cubanas como extranjeras, muchos especialistas foráneos radicados en La Habana, otros de paso, solo para el encuentro.

De facto, el Nacional constituye "La Casa del Vino en Cuba" por la reiteración de estos encuentros puramente profesionales y acatados por importantes bodegas del mundo.

Durante más de una década pasaron por esos salones expertos y vinos de relevancia, o novedades de países como España, Chile, Italia, Francia, y Sudáfrica, con un dato diferente para cada encuentro.

Oportunamente, los sommeliers cubanos, que cuentan con un fuerte grupo profesional desde 1995 (Club de Sommeliers de Cuba), evaluaron este encuentro como un momento ideal para debatir, intercambiar experiencias y probar los nuevos vinos de cualquier procedencia.

En este país están registrados más de 200 personas con conocimientos de sommelier o presentadores de cartas de vino, sobre todo en los principales establecimientos turísticos como hoteles y restaurantes.

Muchos de estos especialistas tienen cursos en países como el Reino Unido y Francia, además de tomar parte en concursos, catas a ciegas y otros encuentros a nivel internacional con excelentes resultados.

Por su parte, el Hotel Nacional de Cuba abrió sus puertas en 1930 y se conoce como la instalación insignia de la industria hotelera de esa Isla, con fuerte historia y huéspedes de alto reconocimiento en el mundo de la política, arte, ciencias y deportes.

La Fiesta Internacional del Vino del Nacional, por tanto, significa símbolo y ratificación de una gastronomía de excelencia para apuntalar una espiral turística creciente.