Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Conservera de Las Tunas prevé nuevos surtidos

Actualmente trabajan activamente en la elaboración de los derivados del mango, principal renglón productivo de la planta

La fábrica de conservas de frutas y vegetales Liberación, de Las Tunas, prevé producir nuevos surtidos, como el jugo de mango y los mojitos criollos, tras realizar estudios de mercados con el interés de ampliar horizontes empresariales y asegurar mayor posicionamiento en las redes comerciales locales.

Hildelisa Feria Carballosa, directora de la unidad empresarial de base (UEB) Industria Alimentaria del municipio de Las Tunas, informó que los productos antes mencionados se confeccionaron en formato de un litro, y lograron la aceptación por cumplir con los debidos estándares de calidad y rentabilidad.

Subrayó que tecnólogos y especialistas en Gestión de la Calidad de la referida entidad sometieron esos renglones a un riguroso proceso de evaluación y determinaron que estaban aptos para elaborar a gran escala en esta industria, destaca la periodista Yuset Puig Pupo en el sitio www.periodico26.cu

Feria Carballosa aseguró que en estos momentos se están confeccionando las fichas de costo y cartas tecnológicas para presentarlas a las autoridades competentes y lograr los avales necesarios por parte de Higiene y Epidemiología, así como de Finanzas y Precios. Una vez concluida la documentación, comenzará la producción de jugos naturales y mojitos criollos.

Aprovechan el mango

En días recientes la Fabrica Liberación de Las Tunas, después de un proceso de mantenimiento parcial de la línea procesadora, comenzó la elaboración de los derivados del mango, principal renglón productivo de la planta, con el cual cada año se abastece una parte considerable de la población tunera.

Osmany Cortés Hernández, administrador de la fábrica, aseguró al Periódico 26, de Las Tunas, que desde que comenzó la contienda se han procesado alrededor de 667 quintales de mango, lo cual equivale a 22 toneladas de mermelada, que han sido colocadas en el punto de venta de Liberación, así como en las panaderías que habitualmente comercializan sus producciones.

Explicó el directivo que en esta planta se elaborará no solo mermelada, también pulpas, producciones que se fabrican desde la perspectiva de sustituir importaciones y a la vez abastecer las redes gastronómicas y el consumo social, especialmente a los centros de aislamiento, donde se combate la Covid-19.

La fábrica tiene una capacidad instalada para moler 150 quintales de fruta en ocho horas. Aun cuando las maquinarias instalada en esta industria tienen muchos años de explotación, el movimiento de innovadores y racionalizadores se encargan de lograr altos índices productivos, a tono con la demanda actual de alimentos.