Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Avances y prioridades de la industria del reciclaje en Cuba

Entre los principales aportes del reciclaje a la economía nacional en el primer trimestre de 2021 se pueden señalar la recuperación de 46 000 toneladas de desechos reciclables

De aportes, desafíos y potencialidades de la industria del reciclaje se conoció en comparecencia radial-televisiva de varios directivos de ese sector quienes confirmaron la importancia de responder a la convocatoria de trabajar en nuevas políticas, estrategias, medidas y acciones en función de un mayor aporte al avance sostenible del país.

Jorge Luis Tamayo Díaz, presidente del Grupo Empresarial de Reciclaje, informó en el programa Mesa Redonda que, en medio de una compleja coyuntura mundial debido a los efectos de la pandemia de Covid-19,  agravada en el caso de Cuba por el recrudecido bloqueo estadounidense,  adquieren una mayor relevancia los propósitos de sustituir importaciones y aportar ingresos por las exportaciones en esta esfera, en la que intervienen los 6 000 trabajadores estatales de la fuerza laboral industrial, junto a los más de 4 000 que laboran por cuenta propia.

Al profundizar en los resultados, problemas y retos de la industria cubana del reciclaje Tamayo Díaz recordó que se trata de una actividad que por su impacto no solo alcanza a la economía, sino además la protección del medio ambiente.

Desde 2012, cuando se aprueba la nueva política de reciclaje, el Grupo Empresarial se encuentra enfocado en garantizar su cumplimiento y efectividad, inspirado en la materialización de la visionaria idea del Che cuando en 1961 propuso crear una organización dedicada al reciclaje, y que muy bien calificó como recuperadora de valores.

Entre los principales aportes del reciclaje a la economía nacional en el primer trimestre de 2021 se pueden señalar  la recuperación de 46 000 toneladas de desechos reciclables, de estas: 35 000 de chatarras metálicas y 11 000 de desechos no metálicos.

Los desechos reciclados van directo a programas de alto impacto, es decir, que aseguran el suministro a sectores estratégicos de la economía, entre estos chatarra ferrosa para la producción de acero y sus derivados para la construcción, chatarra de cobre utilizada en la fabricación de cables para el programa electroenergético, desechos de papel y cartón para producciones varias, entre las que destacan bandejas para huevos, dentro del programa alimentario.

Además, se aprovechan los envases de vidrio para la producción de alimentos y medicamentos, tan necesarios hoy, principalmente en esta batalla que se libra en el ámbito epidemiológico y los envases textiles para el programa alimentario.

En estos primeros tres meses, y basados en las más de 46 000 toneladas de productos reciclados y el costo del reciclaje en el país, se han podido aportar a la economía nacional más de 30 millones de dólares.

Se explicó también que como resultado de las nuevas medidas aplicadas para el fortalecimiento del sistema empresarial y el fomento de la innovación y el desarrollo en la industria, se comienzan a introducir novedosas prácticas que solucionan problemas complejos enfrentados por la organización, y que permitirán a corto y mediano plazos, el incremento de los aportes, los cuales contribuyen al fomento de la economía circular.

El presidente del Grupo Empresarial del Reciclaje se refirió a la experiencia exitosa de Villa Clara, traducida en el fomento de la innovación y del desarrollo, muy importante además en la identificación de nuevos productos, la activación de integrantes de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) en función de las demandas de la organización, y los aportes de colectivos laborales más la captación de jóvenes universitarios.

Apuntó que el General de Ejército Raúl Castro ha insistido en que la principal fuente de riqueza es el ahorro y hoy el llamado es a que “nada se deseche, que nada se desperdicie; sentirnos todos que somos actores fundamentales, dentro de este proceso que es la recuperación de los desechos reciclables para insertarlos nuevamente a la industria”.

Precisó el resultado de las nuevas medidas aplicadas, y destacó que una de las fortalezas del Grupo radica precisamente en la aplicación del esquema descentralizado del financiamiento en divisas. El 80 % de los ingresos que reciben los recuperadores -las organizaciones- por concepto de las exportaciones, se pueden utilizar  para reaprovisionamientos de equipos, piezas y accesorios necesarios para poder ejecutar la actividad.

Aclaró que los 80 centavos que reciben por cada dólar exportado se destinan a la obtención de piezas de repuesto, a pequeñas inversiones, a la adquisición de nuevos equipos;  por ejemplo se han comprado 150 motos eléctricas que permiten el acercamiento del trabajador al área de la recuperación.

Explicó que se incorporan a esta industria del reciclaje otros productos que anteriormente no figuraban entre los objetos de interés reciclable, como  son las botellas personalizadas y cambia también la manera de hacer el proceso de desguace de embarcaciones que abarca el desmonte de estas y el empleo de todo lo que sea reutilizable y se pueda aprovechar.

Uno de los objetivos de trabajo antes de que finalice el año es que todas las organizaciones se incorporen a la fabricación de nuevos productos pues hay que buscarle el incremento del valor agregado a los productos.

Por eso se prioriza la clasificación al detalle para evitar que un producto se convierta en residuo sólido urbano, pues implicaría un alto grado de contaminación y tecnologías de las que no se disponen. “En este tipo de desechos, por ende, hay que accionar antes de que estos lleguen a la basura, de ahí que se priorice consolidar la estrategia para llegar a la población”.

Sobresale la introducción del comercio electrónico para lograr ingresos en divisas que permitan financiar producciones y mantener los precios de compra a la población en moneda nacional.

Estos resultados responden al fortalecimiento y a la potenciación de las acciones de investigación, innovación y desarrollo, en lo cual destaca la firma de 23 convenios con universidades de todo el territorio nacional y se organiza el Consejo Técnico Asesor, la rúbrica de alianzas estratégicas entre el Grupo de la Electrónica y el de Reciclaje, así como la creación del Observatorio Tecnológico del Reciclaje.

Sobre las considerables reservas con que cuenta aún el sector abundó el vicepresidente primero del Grupo, Miguel Ángel Hamadi González, tras afirmar que la actividad del reciclaje transversaliza a toda la sociedad, pues hay una interacción con todos los factores y actores económicos, estatales y no estatales, consumidores o clientes.

Insistió en que una de las razones de ser de este sector es la sustitución de importaciones y, por tanto se facilita el encadenamiento con otras actividades. Algunos productos que constituyen la esencia de ese encadenamiento son la chatarra ferrosa que se dirige, fundamentalmente, al acero y sus derivados en las dos acerías con que cuenta el país, cuyo producto final -la barra de acero- impacta en cualquier actividad de construcción que se esté ejecutando (programa de la vivienda, construcciones industriales, sociales, etcétera).

Señaló que también se le suministra una parte de estas fundiciones a la rama metalmecánica para la fabricación de piezas con destinos, al programa azucarero, entre otros.

En el primer trimestre se han recuperado más de 30 000 toneladas de este producto. Hoy la chatarra ferrosa en el mercado internacional tiene un precio en el entorno de los 400 dólares por tonelada, por lo que todo cuanto se pueda recuperar supone un alto impacto, desde el reciclaje a la producción nacional de acero.

En el caso de los productos no ferrosos, una parte de estos va destinada a la industria nacional para la coproducción con destino a los programas energéticos, de la Vivienda (cables eléctricos) y también se entrega un nivel de estos para la fabricación de piezas, que tributan a los planes azucareros.

En cuanto a desechos no metálicos, se cuenta por ejemplo con el papel y el cartón, que el 100 % se utiliza en la industria nacional (la tonelada de papel en el mercado internacional está en el orden de más de 450 dólares). Se han reciclado unas 5 000 toneladas en lo que va de año, lo cual, si bien no satisface los planes, constituye un aporte significativo.

En cuanto a los envases textiles, se han recuperado 4,3 millones en este primer trimestre de 2021, el 100 % de esta cifra va al programa alimentario (actualmente, una sola unidad de este producto puede costar fuera del país unos 33 centavos aproximadamente).

Sobre los envases de vidrio informó que específicamente de los de medicamentos, ya se han entregado 4 000 000 de unidades al Ministerio de Salud Pública (la mayoría son de uso tópico).

“Las botellas de vidrio personalizadas, que antes no se incluían en el reciclaje, ahora pasan a beneficiar no solo a la industria nacional -cervezas, refrescos, vinos-, sino también a las minindustrias, incluyendo botellas de productos importados.

En tanto, los envases plásticos igualmente son de gran utilidad y su costo en el mercado foráneo ronda el orden mínimo de los 22 centavos. Hasta la fecha se han reciclado en Cuba 1 000 toneladas.

Citó algunos ejemplos, como los aportes que benefician a varios gobiernos locales: la producción, en lo que va de año, de más de 190 000 metros entre tuberías y mangueras; más de 2 300 unidades entre codos, tés; cerca de 40 000 bolsas plásticas, 41 000 tapas para botellas, 12 000 metros de sogas, entre otros que favorecen a los gobiernos locales.