Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Primera cooperativa de la construcción ganadora del Premio Giraldilla a la Calidad

La Cooperativa No Agropecuaria ARCONST y la empresa de Gestión del Conocimiento y la Tecnología (GECYT) resultaron ganadoras en la XVIII edición del Premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial, concedido por el Gobierno de La Habana

En la más reciente edición del Premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial que otorga el Gobierno de La Habana, aspiraron por primera vez en su convocatoria dos Cooperativas No Agropecuarias, y una de estas -ARCONST- se alzó con el trofeo, junto a la entidad dedicada a la Gestión del Conocimiento y la Tecnología, conocida como GECYT.

De ARCONST podrían escribirse muchos elogios. Al dar la cara por el sector no estatal del país, esa cooperativa perteneciente a la rama de la construcción, aunque no es de las más antiguas,ya cuenta con una notable hoja de servicios en la ejecución de obras de calidad en la capital cubana, entre las que sobresalen el Mercado Cuatro Caminos, la sede del Banco Financiero Internacional en el edificio Someillán, el Centro de Prensa Internacional (CPI) del Ministerio de Relaciones Exteriores y otras más.

Esa organización dispone de un Sistema de Gestión de la Calidad certificado que proyectan integrar con otros para mejorar su desempeño y mantener el prestigio que les caracteriza.

Ostentan además el reconocimiento que entrega el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) a las entidades destacadas a nivel nacional por la eliminación total del uso de las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO) y como aporte al cumplimiento de los compromisos de Cuba con el Protocolo de Montreal.

Su equipo de trabajo ha dado muestras de conocer muy bien los principios del cooperativismo, que entiende a este tipo de propiedad como la “más adecuada en nuestra sociedad por su esencia solidaria, su impronta de economía social, su enfoque de beneficio y prosperidad para todos”.

En tanto se creen muchas más condiciones que las propicien, el enfoque debe propugnar las oportunidades y potencialidades de las cooperativas en la búsqueda de eficiencia y soluciones a los problemas de la economía, que “promuevan su autonomía y creatividad, su relación con lo público y lo social”, en función de una mayor sostenibilidad para el desarrollo.

ARCONST lo sabe bien y su desempeño lo prueba. Se trata de ser aliado y hasta complemento de la empresa estatal. Sus resultados tratan de reafirmarla como una forma de asociación productiva eficiente y solidaria, de beneficio tanto individual como colectivo.

Varios analistas afirman que tanto las cooperativas como los trabajadores por cuenta propia no debían solo ser fruto de la espontaneidad de quienes los crean sino que esas formas productivas pudieran responder en una localidad a sus necesidades y urgencias a favor del impulso de determinadas actividades para resolver los problemas puntuales en cada territorio, por ejemplo la prestación de nuevos servicios, la creación de puestos de trabajo, entre otros beneficios.

En ese camino es imprescindible además afianzar políticas y prácticas de nivel local que promuevan la alianza público-privada como vía para alentar la proyección social de esos actores económicos que representan al sector no estatal, por lo cual los gobiernos territoriales deben tener un papel más activo en la articulación de estos, ya sean cooperativas, trabajadores particulares o estatales de manera que puedan favorecer y tributar al desarrollo de cada lugar.

Puntales de la calidad

Un puntal de la eficiencia, así se escuchó decir durante el anuncio de la empresa de Gestión del Conocimiento y la Tecnología (GECYT) como la otra ganadora de la XVIII edición del Premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial.

Se trata de una entidad del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente que ostenta el Premio Nacional de Calidad, con destacados resultados en su desempeño y desde su creación en el año 2000, en respuesta a la demanda de servicios especializados en esa esfera, tanto a nivel empresarial como en otras organizaciones en proceso de cambio en pos de su perfeccionamiento.

Constituyó entonces la primera consultora del Citma y la 14 a escala nacional, pero, al concederle el Premio Giraldilla en esta ocasión se tuvo también en cuenta el hecho de haber mantenido la certificación de su Sistema Integrado de Gestión y estar afianzada en el sector gracias al prestigio y la buena aceptación de sus prestaciones entre los clientes.

El Gobierno de La Habana instituyó  en 1998 el Premio a la Excelencia Empresaria, hoy reconocido como Premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial, el cual constituye un reto importante para las entidades de la capital cubana en la aspiración de elevar la eficacia de los productos y servicios, de acuerdo con la aplicación del modelo en que se basa y considerando criterios de gestión internacionalmente reconocidos

Este galardón se cataloga como “el más alto reconocimiento que otorga el Gobierno de La Habana a entidades que sobresalen por su desempeño eficiente a favor de la calidad y actúan con el incentivo de la mejora continua”.

En su más reciente edición se presentaron siete empresas, tres resultaron finalistas y dos ganadoras. Hasta la fecha y desde su creación se han distinguido 58 organizaciones con este Premio.

Se considera además este  lauro como una útil herramienta de diagnóstico que brinda los elementos más novedosos que requieren nuestros empresarios para alcanzar niveles superiores de eficacia y competitividad, además de ponerlos en condiciones de aspirar a otros tan exigentes como el Premio Nacional y el Iberoamericano de Calidad, lo cual valida el modelo de gestión empresarial cubano.

El modelo de excelencia en que se basa el Premio Giraldilla está conformado por criterios como el liderazgo, gestión y desarrollo del capital humano, mercado y satisfacción del cliente, calidad de los procesos, información y análisis de la calidad, recursos y resultados económicos e Impacto en la sociedad, todos apoyados por elementos de certificación medioambiental, uso racional de portadores energéticos y aplicación de la innovación tecnológica y el diseño industrial.

En el análisis de los rigurosos criterios de evaluación que mide este modelo de excelencia, existe un comité de expertos, con la Oficina Territorial de Normalización (OTN) de La Habana al frente.

De las entidades ganadoras del Premio Giraldilla en ediciones anteriores, varias han sido reconocidas con el Premio Nacional de Calidad, entre estas Cubacel, Prácticos de Cuba, Clínica de Retinosis Pigmentaria Camilo Cienfuegos y el Hotel Plaza.

El Premio Giraldilla a la Calidad de la Gestión Empresarial fue el primero de su tipo instituido en el país como vía de estimular la eficiencia en la gestión del empresariado y sirvió de base para la creación del Nacional de Calidad, así como de otros establecidos posteriormente por organismos y el resto de las provincias cubanas.