Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Auguran buena cosecha tabacalera en Pinar del Río

La más occidental de las provincias cubanas se afianza como la mejor productora de la solanácea en la nación

A la provincia Pinar del Río, mayor productora de tabaco en Cuba, le restan por plantar alrededor de 1 140 hectáreas (ha) de la hoja a fin de completar las 15 800 comprometidas en la actual campaña, que ha sido calificada como compleja por los eventos meteorológicos reportados en sus inicios.

La experiencia y persistencia de los productores ha permitido la ejecución de los planes acordados en diversos territorios y se dispone, además, de las simientes  necesarias para las siembras al contarse con 131 000 canteros con  los diferentes tipos de tabaco.

También se realiza la recolección y comenzó la cura de las distintas  variedades de la solanácea  y tapado en cámaras de secado y casas de curación en Pinar del Río, San Juan y Martínez y San Luis, según declaró Virginio Morales Novo, especialista agrícola del Grupo Tabacuba.

Los pinareños acumulan más de 1 100 000 cujes de la aromática hoja y las plantaciones muestran favorable desarrollo, población  y estado fitosanitario, condiciones que tributan a una buena campana.

El beneficio se sobrecumple al 79 % y para este quehacer funcionan 113 escogidas y unas 20 miniescogidas y, en ellas, una significativa incorporación de los operarios, quienes agilizan tan importante tarea.

Del proyecto Virginia se han sembrado cerca de 190 ha, de las 300 vaticinadas, en los municipios de Consolación del Sur y San Luis, los cuales abastecen de esa materia prima la fábrica de cigarrillos de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

Pese a la sequía latente en Vueltabajo, los tabacaleros no renuncian a los propósitos y dan al cultivo el toque en el momento preciso en aras de la calidad y los rendimientos, indicadores que contribuyen a mayores ingresos que tendrían como destino programas económicos y sociales del país.

Pinar del Río tributa  a la industria del torcido la totalidad de los capotes, tripas, además de volúmenes de capas y hojas que revisten a los afamados habanos y muy demandados en el mercado internacional.