Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Apostar cada vez más por las energías renovables

Cuba aboga por extender el empleo de fuentes limpias para la generación de electricidad como parte de sus estrategias de desarrollo económico con vistas al año 2030

Para el año 2030 Cuba aspira a transformar su matriz energética y lograr que el 24 % de la electricidad que se produzca en el país se mediante el empleo de fuentes renovables. Este objetivo se ha considerado como estratégico en las proyecciones para el desarrollo nacional.

Entre las acciones que se realizan para concretar ese propósito sobresale el proceso inversionista que ejecutó la Empresa Eléctrica de Sancti Spíritus, el cual superó los 9 millones de pesos con la finalidad de perfeccionar el uso de la energía renovable, los servicios e infraestructuras. Así lo reseña la versión digital del periódico Escambray.

El trabajo más importante –añade el reporte- resultó la ampliación del parque solar fotovoltaico de Mayajigua, en Yaguajay. De acuerdo con las declaraciones de Yany Sánchez Garachana, especialista principal de Inversiones en la Empresa Eléctrica de Sancti Spíritus, la modernización de ese enclave, que ya se sincronizó al Sistema Electroenergético Nacional (SEN), tuvo un costo de 4 millones de pesos y suma una potencia de 5 megawatts/hora.  

En el territorio espirituano existen siete instalaciones de este tipo, precisó la directiva. “Estas generan en promedio 80 megawatts-hora en cada jornada, lo cual representa el 3.8 % del consumo diario de la provincia y el 106 % del pico del mediodía. En cuanto a energía renovable Sancti Spíritus es hoy, con 18.5 megawatts, la segunda provincia con mayor potencia instalada en el país”.

Otros pasos en la misma ruta

En el camino de la transformación de la matriz energética nacional también se materializó recientemente un negocio con capital extranjero para producir electricidad utilizando la fuerza del viento.

Se trata –informó Prensa Latina- de la entidad Eólico Río Seco II, la cual se ubicará en Banes, Holguín. Allí se producirán hasta 96.6 megawatts.

Otra nota reciente de PL da cuenta de los intercambios entre Cuba y Alemania para aumentar la cooperación bilateral en materia de obtención de energías limpias.

Ocho empresas germanas mostraron sus potencialidades y disposición de trabajar en la Mayor de las Antillas para impulsar la generación eléctrica basada en las fuentes renovables.

Asimismo, desde hace un año, con el inicio del proceso de sincronización al SEN de la primera bioeléctrica del país (localizada en áreas del central avileño Ciro Redondo), Cuba, junto a la empresa mixta BioPower S.A. y la compañía china encargada de la inversión, también explota la biomasa del marabú y el bagazo para producir electricidad.

Esta planta contribuirá a ahorrar 100 000 barriles de petróleo anualmente, pues de acuerdo a un reporte del periodista Ortelio González Martínez publicado en el rotativo Granma, “el central entregará el bagazo y el agua condensada, y la bioeléctrica aportará vapor al central y generará 60 megawatts/hora que serán entregados al SEN y al ingenio, además de satisfacer la demanda propia”.