Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Isla de la Juventud en condiciones para el despegue de generación con FRE

De cara al 2030 Isla de la Juventud pretende cambiar en más de un 30 % la matriz energética del territorio gracias al empleo y perfeccionamiento de fuentes renovables de energía (FRE), sustentada en los proyectos internacionales JICA e IRENA

Ramón Duvergel Ramírez, director de la Unidad Empresarial de Base FRE y Generación de Emergencia, refirió que el proyecto JICA -concebido para el mejoramiento del suministro de Energía Eléctrica- creará las condiciones técnicas para el despegue en la construcción de parques solares fotovoltaicos con sistema de baterías, capaz de regular la frecuencia en la generación.

Por otra parte, a partir de 2021 debe comenzar a ejecutarse el proyecto IRENA, gracias al cual será posible casi triplicar la participación de este tipo de energía en el sistema electroenergético local, actualmente de un 5,5 %, con la instalación de parques de mayor potencia de cara a las exigencias de un desarrollo sostenible, precisó.

Apuntó que esta realidad pone en condiciones al municipio especial para el despegue en la transición hacia una economía de baja emisión de dióxido de carbono, en correspondencia con el Objetivo de Desarrollo Sostenible alusivo a la garantía del acceso a una energía asequible, fiable y moderna para todos.

Este territorio cuenta con tres parques fotovoltaicos, de los cuales a uno se le sustituyen 1 154 paneles con superiores prestaciones, uno experimental eólico y una planta de biomasa forestal, que funciona con productos del bosque sin valor comercial y plantaciones energéticas, refirió.

Comentó que el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba torpedeó durante el 2020 la importación de combustible fósil y la obtención de insumos y piezas de repuesto; tampoco la empresa pudo recibir financiamiento para los mantenimientos de los aerogeneradores de fabricación francesa.

Buscar alternativas hacia el interior del país posibilitó recuperar -después de varios años- la completa disponibilidad los seis motores, gracias a la colaboración de colegas de Matanzas, Holguín e Isla de la Juventud y ahorrar a las arcas del Estado la erogación de medio millón de euros por concepto de asistencia técnica extranjera y piezas de repuesto, dijo.

Acotó que la segunda ínsula cubana para la generación quema cada día unas 70 toneladas (t) de hidrocarburo y al cierre del pasado año la empresa debió aproximarse a las 2 000 t dejadas de consumir, sin provocar impactos ambientales por la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.(Tomado de ACN)