Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Geicon: Sustituir importaciones para aportar al desarrollo

La producción de mortero cola, pisos cerámicos y muebles sanitarios, además de rubros como el mármol y la carpintería de madera, muestran prometedoras potencialidades para sustituir importaciones

Que la edificación de todo tipo de obra en Cuba llegue a concretarse con éxito se debe, en gran medida, al quehacer del Grupo Empresarial de Materiales de Construcción (Geicon).

Esta Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) la componen 10 ramas o actividades industriales y de servicio, las cuales se agrupan en 39 empresas estatales y 4 empresas mixtas (2 del cemento,  1 de la cerámica y otra dedicada a producciones de impermeables).

Dicha entidad fue creada en el año 2014, a partir de la Resolución 1068 del Ministerio de Economía y Planificación y a esta, además, están adscritas tres sociedades de capital 100 % cubano: Prodimat, Gecem Internacional y Morteros Artemisa.

La base productiva de esta OSDE está integrada por 98 canteras para la producción de piedra, arena, granito, yeso, y otras; seis plantas donde se elabora cemento (cuatro estatales y dos mixtas); 11 graneleras para el depósito de cemento; 96 centros productores de hormigón y terrazo; así como tres  centros de cerámica blanca.  

Los primeros resultados

Si bien aún el asunto de la sustitución de importaciones transita por momentos casi incipientes, ya Geicon puede hablar de resultados en ese sentido.

Así lo explicó su director de balance, Rubén Gómez Medina: “una de las entidades que ha logrado concretarlo es la Empresa de Carpintería de Madera (La Habana), que ha entregado puertas para colocar en las obras de los polos turísticos de la capital, Varadero y la cayería norte, principalmente”.

Aunque no se ha llegado a realizar la totalidad de esos elementos –aclara Gómez Medina- pues todavía deben elevarse las capacidades de producción y los estándares de calidad, el año pasado se vendieron unas 5 500 de estas puertas; y este año se estima que la cifra supere las 7 800 unidades. Para 2021 las cantidades van en ascenso.

Por otro lado, la empresa Mármoles Cubanos también destina parte de sus producciones para los hoteles, se trata, por ejemplo, de encimeras para baños, pisos y enchapes para los vestíbulos (lobbies), además dan pasos para su inserción en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).  

“A partir de las ventas al sector turístico y de las alianzas estratégicas que hemos establecido logramos adquirir nuevos equipos, mejorar las tecnologías y condiciones de trabajo en aras de incrementar los estándares de calidad de las entregas y elevar la capacidad productiva”, remarcó el entrevistado.

Más potencialidades

La fabricación de morteros constituye otra de las aristas en las que Geicon exhibe logros. Según Gómez Medina en Cuba se produce, desde hace algunos años, el mortero cola estándar, pero no se había diversificado ese rubro.

“Por eso –acotó- identificamos gran cantidad de las materias primas que los componen y, dado que muchas de esas las tenemos en el país, comenzamos a elaborar en una empresa nuestra, la EMC de Sancti Spíritus, el aditivo necesario para incorporarle al mortero; solo se importa ahora una pequeña cantidad de aditivo concentrado, lo cual propicia encadenamientos productivos en la industria, sustituye importaciones y ahorra divisas al país”.

Así se asegura el aditivo al resto de las empresas para producir mortero y ya no solo el mortero cola, sino otros especiales que tienen usos más específicos, elogió.

El Director de balance de esta OSDE ponderó igualmente el aporte de la empresa mixta Sanvig S.A., constituida con el grupo vietnamita Viglacera. “Allí –detalló- se hacen pisos cerámicos y muebles sanitarios, arrancó concluyendo el pasado año y durante el 2020 ha ido ganado estabilidad en las producciones”.

Subrayó que “hay condiciones actualmente para fabricar más de dos millones de metros cuadrados de pisos, en cuanto a los muebles sanitarios se prevé ir aumentando, gradualmente, las cantidades y diversificar las propuestas”.

Retomar el camino de las exportaciones

Realizar ventas en los mercados allende las fronteras cubanas es también reto y propósito a materializar en Geicon. En tal sentido alude su Director de balance que desde hace algunos años esta actividad se ha incentivado y retomado con énfasis.

“Los planes de exportación de esta última etapa han incluido clínker (principal componente del cemento) y cemento, que se han comercializado hacia el exterior, aunque en volúmenes muy pequeños. El impulso y crecimiento con las inversiones en curso para la producción de cemento está enfocado en exportarlo una vez logremos satisfacer la alta demanda interna”, puntualizó.

Asimismo, el mármol, el aditivo para hormigones y los áridos forman parte de los rubros con potencial exportable con los que cuenta Geicon. Del primero salen en diciembre cinco de los siete contenedores contratados para esta etapa, al tiempo que hay otros pedidos en fase de negociación. Igual sucede con el segundo: ya se exportó en cantidades limitadas y existe un contrato rubricado por cuatro contenedores anuales, aseguró Gómez Medina.  

“Se impone entonces –enfatizó- incrementar los niveles de producción y la calidad, así como diversificar las propuestas. Todo el proceso de perfeccionamiento y transformaciones económicas que vive el país debe beneficiar a las empresas cubanas e incentivarlas a ser más competitivas, así como estimularlas para que realicen más exportaciones”.

Inversiones en la agenda

Por otro lado, Ernesto Juncosa Durán, director de desarrollo de Geicon, adelantó acerca de las inversiones que se llevan a cabo. Al respecto mencionó una para la modernización de la planta de cemento de Nuevitas (Camagüey), donde se introducirá tecnología avanzada para elaborar este material y así se reducirá el consumo de agua y energía eléctrica, así como las emisiones de polvo.

Se suma la que se efectúa en la industria de muebles sanitarios de Holguín, donde se prevé instalar una novedosa técnica de vaciado por alta presión. Esto implicará sustituir importaciones, ahorrar combustibles e incrementar la capacidad productiva anual con un consiguiente aumento de la calidad.  

Las inversiones se enfocan igualmente en el desarrollo del mármol botichino III con ventajas como la ampliación de las capacidades extractivas y de elaboración en la UEB Granma, la diversificación de los productos a partir de la reutilización de los desechos, además de minimizar el daño al medio ambiente, especificó Juncosa Durán.