Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Superar el gran reto de conectar ciencia y economía

Sobre la implementación de la política de Definición y Creación de Empresas de Alta Tecnología, tras cinco meses de aprobadas las normas jurídicas que la regulan, se debatió en el Consejo Técnico Asesor del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma)

Una vía de conexión y alineación del conocimiento con la economía resulta la implementación de la Política de Empresas de Alta Tecnología cuyos resultados fueron examinados en una reciente reunión del Consejo Técnico Asesor del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

El Modelo de Desarrollo Económico y Social Cubano, las Bases del Plan Nacional hasta 2030 y los Lineamientos del Partido y la Revolución para el período 2016-2021, promueven la creación y gestión de organizaciones basadas en la ciencia, la tecnología y la innovación, con el fin de incrementar la cartera de nuevos productos y servicios, desde estándares de calidad certificados.

A partir de esos documentos rectores, el análisis aborda en profundidad la implantación de la política de Definición y Creación de Empresas de Alta Tecnología, tras cinco meses de aprobadas las normas jurídicas que la regulan.

Además de cumplir con el cronograma aprobado, se determinó que el país dispone de una base científica-productiva con capacidad para crear bienes de elevada calidad, y se reconocen sus potencialidades para insertarse en el mercado mundial y satisfacer demandas nacionales.

Así lo ha demostrado la experiencia acumulada en sectores y ramas de la economía como la biotecnología, la informática, las comunicaciones y la defensa, según trascendió en el encuentro.

En total, han sido evaluadas hasta la fecha con esa denominación diez entidades, de las cuales 7 están vinculadas a la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) BioCubaFarma, una, respectivamente de los Ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior, y una del Grupo Empresarial Innomax, del Citma.

Las políticas públicas aprobadas, asociadas a la actividad de ciencia, tecnología e innovación, hacen que se disponga de instrumentos jurídicos que potencian el cierre de ciclo (investigación-desarrollo-innovación-producción-comercialización), a partir de bienes, servicios y tecnologías intensivas en conocimiento.

En los últimos cinco meses de implementación de las normas jurídicas (Decreto-Ley No. 2 de 2020, de las Empresas de Alta Tecnología y las resoluciones complementarias), que sustentan la política; las empresas cubanas se han enfrentado a un escenario de mayor complejidad debido a la crisis económica internacional, acentuada de forma exponencial por los impactos de la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo económico y comercial impuesto a la Mayor de las Antillas.

Todo este proceso de implementación ha contado con la participación activa de varios organismos, además del Citma. Son estos los ministerios de Finanzas y Precios, de Trabajo y Seguridad Social, de Economía y Planificación, el de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) y el de Justicia.

En cuanto a la aprobación de las normas jurídicas, sobresalen el Decreto No. 2 de enero de 2020 y tres resoluciones complementarias: Resolución No 50/2020 de la Ministra del Citma, Reglamento para el Otorgamiento de la categoría de Empresa de Alta Tecnología.

También se incluyen la Resolución No. 49/2020 de la ministra de Finanzas y Precios, para establecer un tratamiento tributario diferenciado a las Empresas de Alta Tecnología y, la Resolución No. 4/2020 de la Ministra de Trabajo y Seguridad Social, para aplicar una escala salarial específica a las organizaciones que ostenten esa categoría.

Se refirieron en la reunión a los requisitos e indicadores identificados en el proceso de evaluación con mayor dificultad para su cumplimiento por parte de las empresas optantes.

Señalaron, por ejemplo, las ventas netas a partir de las exportaciones de bienes o servicios de alto valor agregado e ingresos por intangibles y la relación del total de importaciones y las exportaciones, así como la productividad del trabajo y la no certificación de los estados financieros.

El Consejo Técnico Asesor surgió por la Resolución 343 de 2019, lo preside Elba Rosa Pérez Montoya, ministra del Citma, y lo integran cuatro directivos, seis académicos y 21 expertos.

La mayoría de ellos, 22, pertenece al Citma, y los restantes a los ministerios de Educación Superior, al de Economía y Planificación, al de Finanzas y Precios, y al de Comunicaciones, al Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), así como al Centro de Investigación para el Desarrollo Local (CEDEL).