Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Finca familiar El rosario: Tradición y continuidad

El rosario, perteneciente a la cooperativa de Créditos y Servicios Cuba-México, es un verdadero paraíso de la geografía santiaguera,donde se le rinde culto a la naturaleza y al trabajo

Cuando se habla del campo se piensa en personas incansables que madrugan al sol y despiertan a la luna con una larga jornada de sudores y sacrificio. Precisamente así se trabaja cada día en la finca familiar El rosario, perteneciente a la cooperativa de Créditos y Servicios Cuba-México.Es ese sitio un verdadero paraíso de la geografía santiaguera,donde se le rinde culto a la naturaleza y al trabajo.

Estelugar, donde no existe un espacio de tierra que no esté cultivado o en proceso de labranza para sembrar y que cuenta con 56.75 hectáreas (ha), es propiedad de la familia de Enio Chaveco Moraga, un veterano con 82 años, quien aún se mantiene vital y laborioso. Éles toda una autoridad en términos cafetaleros, llego a ser en la década del 90 del pasado siglo el mejor productor de café del país.

Por ello, ante el llamado de pensar como país, junto a su hijo y nietos, solicitó 13ha más en usufructo, con la misión fundamental producir café y cultivos varios. Ya tiene en producción 2 ha de frutales puros, Incursionan en el cacao, además de la  crianza porcina, para lo cual ya cuentan con una minifábrica de pienso para procesar los restos de cosechas, el uso y desmoche del palmiche.

Igualmente trabajan en la crianza de ganado mayor y menor, especies cunículas, así como colmenas para la producción de miel y su uso como banco polinizador, lo que contribuye a las mejoras en las cosechas.

Se labora en armonía con el entorno y descuidan la recuperación de las cuencas hidrográficas, tarea fundamental para poder extender las aéreas de silvopastoreo, así como ampliar las 4ha actuales de donde salen en cada cosecha más de 1500 latas de café cerezohasta llegar a 13 ha de café y cacao.

El hijo de Enio, Rafael ChavecoClavel, con 62 años no es solo la continuidad de una tradición familiar,también funge como el intermedio de tres generaciones que unen sus esfuerzos para sacar las riquezas del campo, su descendencia Rafael Ángely Frank RafaelChaveco. Ambos son estudiantes por curso dirigido, en cuarto y quinto año de la carrera de Ingeniería Agrónoma en la universidad en Santiago de Cuba, constituyen los nuevos pilares sobre los que se alzan los logros de la finca familiar El rosario, un lugar donde el trabajo es un culto al sacrificio, al tesón, la tradición y el ejemplo filial.