Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Provincias orientales asumen nuevos retos

Trabajan en propósitos vitales de la producción agropecuaria para asegurar e incrementar el suministro de alimentos a la población

Aprovechando la permanencia en la fase 3 del enfrentamiento a la Covid-19 y las lluvias más recientes, las provincias de Granma, Las Tunas, Holguín y Santiago de Cuba asumen nuevos retos de la producción agropecuaria para asegurar e incrementar el suministro de alimentos a la población.

Bajo ese afán laborioso en Granma fueron sembradas  48 800 hectáreas de  viandas, hortalizas, granos  y frutales  en la campaña de primavera, superando en 22 % la etapa  precedente, según informó Alcides Aguilar Carrazana, subdelegado del Ministerio de la Agricultura en ese territorio.

El directivo dijo además que tienen el compromiso de plantar más de 36 000 hectáreas en los cultivos varios,  en la campaña de siembra de frío que inician este mes y se extenderá hasta febrero del próximo año, lo cual significará crecer en 2 611 hectáreas en comparación con similar campaña anterior, publicó Juan Farrell Villa, del periódico La Demajagua.

La importancia de esta nueva temporada de siembra por los aportes que se esperan en la producción de alimentos fue destacada por Federico Hernández Hernández, presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de ese territorio.

Otras tareas vitales para el éxito de las cosechas son  la certificación  de las áreas para producir las semillas en  las fincas, así como disponer de suficientes fertilizantes y bioproductos.

En acto simbólico de inicio de esta nueva campaña de siembra fue abanderado un pelotón formado por 12 tractores y sus operadores, quienes asumirán la preparación de tierra en la finca 13 de Agosto, de la Empresa agropecuaria Bayamo, área rescatada de la maleza que ahora diseminarán con cultivos de plátano.

Reto de Las Tunas

En Las Tunas también trabajadores y asociados al sector agropecuario se han propuesto incrementar la producción de alimentos, en medio de una tensa situación por las limitaciones de combustibles, fertilizantes y otros insumos requeridos para la actividad.

Ejemplo de la disposición de los directivos, técnicos, especialistas y productores de la provincia, se hace sentir en el polo productivo de Fleitas, en el municipio de Manatí, con amplias posibilidades de agua y aunque no contarán con sistemas de riego, se proponen irrigar sus plantaciones llevando el agua por gravedad para atender las 225 hectáreas que ya están plantadas.

Según Luis Manuel Peralta Agüero, subdelegado de la Agricultura en el territorio, en ese polo productivo, 200 hectáreas (ha) son de plátano burro para proveer a ese municipio y a la cabecera provincial, a la vez que se plantean llegar a 500 ha sembradas para asegurar la sostenibilidad de las producciones, publicó Yenima Díaz Velázquez, en el sitio www.periodico26.cu.

Sobre la entrega de tierras en usufructo, Peralta Agüero puntualizó que constituye un reto darles mejor uso, pues hay más 150 000 ha en manos de 14 000 productores, y no todas cumplen con su objeto social y la entrega de los diferentes productos al Estado.

Ahora se pretende sembrar 20 426 hectáreas y de estas se protegerán con productos químicos solo el 10 % lo cual demanda mayor creatividad y el uso de alternativas para cumplir con la siembra y mejorar los rendimientos y la producción final.

En el territorio tunero se dispone de la semilla y existe el compromiso de los campesinos y trabajadores de las diferentes formas productivas en los ocho municipios, dispuestos a aportar más alimentos y a buscar alternativas frente a las condiciones adversas que imponen el clima y bloqueo estadounidense contra Cuba.

Potencian crianza porcina

En Santiago de Cuba, de sus nueve municipios, Contramaestre es el mayor productor de carne de cerdo y ocupa un puesto cimero a nivel de país.  Ese territorio se ha convertido en la más importante plaza para fomentar la crianza porcina.

Un fuerte movimiento de criadores individuales progresa en ese territorio, hoy con más de 480 productores del sector privado, asociados a Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS), de ellos 94 con más de cien animales y cinco convertidos en productores líderes, criadores de más de mil cabezas de cerdos, publica Meycis Rodríguez González  en el sitio www.radiogritodebaire.cu.

Ricardo Vega, productor destacado de Contramaestre, explicó que actualmente trabaja en la inclusión y adición de alimentos alternativos como morera, moringa, el sorgo, la yuca Y4, “y también debemos aplicar la ciencia y la técnica para obtener altas producciones de carne de cerdo”.

Señaló que en su finca San José siembra varios cultivos que permiten suplir el pienso de importación y “por supuesto, disminuir los gastos para la alimentación, ese es el secreto para obtener ganancias”.

Por su parte, Yendrik Mora Pelegrino, otro productor líder en la crianza de cerdo, en su finca La Nena, de Contramaestre, dedica más de diez horas del día a la atención de las más de mil cabezas que contrata en varias etapas del año. Como médico veterinario sabe muy bien cómo aplicar alimento alternativo para incrementar el peso, la salud y el sabor de carne que produce.

Recuperar la corona

La producción de alimentos a partir de potenciar el desarrollo agropecuario tiene en la provincia de Holguín un reto mayor en su afán de recuperar su corona como granero de Cuba. Por eso desde el año 2017 se puso en marcha allí el proyecto Mejoramiento del Sistema de Extensión Agraria para la Producción de Granos Básicos (SEGRANOS), con alcance nacional.

El programa está enfocado al uso de tecnologías, capacitación, producción de semillas de calidad, mejoramiento genético e intercambio de experiencia y generalización de resultados, entre productores líderes y extensionistas de los territorios con los especialistas del Instituto de Investigación de Grano (IIG) y otros, destaca Maribel Flamand Sánchez, en el sitio www.ahora.cu.

Agrega que desde 2003 el IIG se vincula también con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón en proyectos agrícolas para introducir en Cuba variedades de cultivos más resistentes al clima y altamente productivos, con dos marcados propósitos: incrementar la producción del grano hasta alcanzar su autonomía y evitar la erogación de importantes sumas para adquirirlo en el exterior.

La posición de Holguín, como provincia tradicional productora de granos, hace que sirva como termómetro para la efectividad del programa, que se concentra en Gibara, con una planta para beneficios de reciente apertura en Velasco. La misma asumirá el procesamiento de los granos de los cinco municipios mejores productores: Banes, Freyre, Calixto García y Holguín.

Pero todavía no ocurre el salto productivo. La cosecha del frijol común cerró el mes de mayo con resultados por debajo de lo previsto, aun cuando la provincia no fue afectada por la plaga de la thrip de la flor de frijol que causó daños severos en el centro y occidente del país.

Como alternativa se procedió, durante la campaña de primavera (marzo- agosto) a la siembra de más de 153 hectáreas de la variedad caupí, más resistente a las altas temperaturas y las enfermedades.

Se necesita también de la consagración de los hombres y el debido tratamiento a plantaciones. La ciencia hace su parte en la búsqueda de variedades resistentes y de altos rendimientos, pero todavía no se rompen las ataduras que nos hacen dependientes del exterior para adquirir los químicos.

No obstante, los resultados que se logran con el cultivo del caupí demuestran que, a pesar de las desventuras climáticas, del bloqueo y la pandemia, se pueden obtener producciones mayores y mejores, como lo demuestran los municipios de Gibara, Báguano, Cacocum, Urbano Noris, Banes y Mayarí.