Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Aportes del sistema bancario a la estrategia socioeconómica cubana

La funcionaria explicó que el sistema financiero y los bancos transversalizan todos los sectores por lo cual desde el comienzo de la pandemia ya se trabajaba en el cumplimiento de los Lineamientos de la política económica y social

La Ministra Presidente del Banco Central de Cuba, Marta Wilson González, informó en reciente comparecencia televisiva sobre las acciones que debe implementar ese organismo como parte de la nueva estrategia del país para impulsar la economía y enfrentar la crisis mundial provocada por la Covid-19.

Al reseñar los cambios previstos en las políticas bancarias, cambiarias y crediticias, más otros asociados al reordenamiento monetario, la funcionaria explicó que el sistema financiero y los bancos transversalizan todos los sectores por lo cual desde el comienzo de la pandemia ya se trabajaba en el cumplimiento de los Lineamientos de la política económica y social.

El Banco Central de Cuba tiene un rol determinante en las medidas anunciadas  para enfrentar la crisis por la Covid-19, y en tal sentido esa institución asume decisiones importantes referidas al ordenamiento monetario, el desempeño de la política crediticia, la creación y desarrollo del mercado de deuda pública, el fomento de la bancarización y los medios electrónicos de pago.

La titular del Banco Central de Cuba se refirió a las estrategias enfocadas a tres políticas fundamentales: monetaria, cambiaria y crediticia, las cuales responden al propósito esencial de desarrollar el sistema de pagos y la estabilidad de la rama financiera, sin que existan contradicciones entre sí y enfocados a corto, mediano y largo plazos.

Destacó entre los propósitos lograr la estabilidad en el poder adquisitivo de la moneda y contribuir a alcanzar indicadores macroeconómicos positivos; en tanto la política cambiara prevé avanzar en el logro de la convertibilidad en moneda nacional en correspondencia con las divisas. En esencia, se trata de que el régimen cambiario permita gestionar todos los tipos de cambio y contribuya a las metas del comercio exterior.

Subrayó que se avanza en la unificación monetaria y cambiaria desde una estrategia que ya tiene identificados los retos de mayor complejidad. Mientras, se estimula el papel de la política crediticia en la economía para lograr involucrar a más sectores, siempre sin perjudicar la estabilidad del sistema financiero.

Citó la Ministra- Presidente entre las acciones, el perfeccionamiento de la programación monetaria y las herramientas estadísticas para lograr análisis y estimaciones más precisos sobre las variables que inciden en el equilibrio monetario del país y permiten un mejor conocimiento de las necesidades de liquidez de la economía nacional.

Otras medidas se relacionan con el mercado interbancario para proseguir su perfeccionamiento y gestionar con más eficiencia los desequilibrios temporales de liquidez en lo cual es esencial el desarrollo de otros mercados financieros.

Se decidió también la implementación del mercado de deuda pública y el diseño de un mercado cambiario en la medida en que el peso cubano alcance un mayor nivel de convertibilidad. Y se prevé el surgimiento de un fondo de reservas internacionales que permita respaldar el esquema cambiario establecido en cada momento.

La titular del Banco Central de Cuba abundó en el diseño e implementación de un programa que estimule el acceso a créditos mediante incentivos fiscales y monetarios, sobre todo asociados a las tasas de interés, así como se proyecta potenciar la adquisición de bienes y servicios de producción nacional en la medida en que aumenten las ofertas en los mercados.

Otro punto que sobresale en la estrategia es la entrega de créditos al sector agrícola para lo cual se podría crear o especializar un banco en esa rama de manera que se garanticen los financiamientos y, esencialmente se logre que los préstamos vayan directamente al productor.

Se distinguen entre las decisiones, la búsqueda de soluciones a los créditos de mala calidad registrados, el fortalecimiento del sistema de garantías en los bancos y la  implementación en estos de un programa de capitalización para que puedan dar mejor respuesta a los desafíos actuales.

Se trabaja con la industria nacional para rehabilitar cajeros automáticos y reducir importaciones por concepto de partes y piezas de repuesto de esos equipos, y se esfuerzan por afianzar el comercio electrónico, en lo cual destacan las operaciones de la plataforma digital Transfermóvil que ya cuenta con más de 800 000 clientes y mantiene  bonificaciones entre un cuatro y un diez por ciento en sus transacciones.

Al puntualizar detalles sobre la eliminación del gravamen a las transacciones con dólares estadounidenses, Wilson González señaló que en la semana del 20 al 27 de julio, el canje de esa divisa creció en más del 200 % en comparación con igual etapa precedente y los depósitos en USD aumentaron en 195 %.