Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Productores agropecuarios son referencia

En sus respectivas fincas asociadas a Cooperativas de Créditos y Servicios de Granma, Guantánamo y Santiago de Cuba, responden al llamado de incrementar  la producción de alimentos

Los productores campesinos Luis Alberto López Chávez, de Granma; Luis Enrique Simón Savón, de Guantánamo y  Amado González González, de Santiago de Cuba, entre otros muchos, merecen tenerse en cuenta como referencia en armonía con las actuales líneas de desarrollo del país, por los resultados agroalimentarios en sus fincas.

López Chávez, vinculado desde hace años a la producción de granos en el municipio de Yara, donde posee una finca de 30 hectáreas en la zona conocida como El Coco, es el que más semillas aporta desde hace ocho años, aunque también contribuye al consumo familiar y de la población del territorio.

Muy joven se incorporó al cultivo de frijoles y maíz, labores en las que “antes cogía una tonelada por hectárea (ha); hoy mis rendimientos son de hasta tres toneladas de frijoles por ha; en el maíz ya sobrepaso las seis toneladas”, declaró a la periodista Katiuska León Borrero, de la televisora granmense CNC TV.

Añade la publicación que tras haber aplicado la ciencia y la técnica, crecer en el empleo de fertilizantes orgánicos y diversificar las variedades en cultivo, Luis Alberto López Chávez se convirtió en productor líder dentro del movimiento cooperativo y campesino en Granma.

Recién concluyó una exitosa primera etapa de cosecha de maíz, con rendimientos de 6,6 toneladas por hectárea (t/h), y ahora vigila de cerca la aplicación de la técnica de empalado en la siembra de habichuela y el avance de otros renglones, pues nada que implique progreso y mayores dividendos en la obtención de alimentos para el pueblo resulta ajeno este agricultor.

Asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) VIII Congreso Campesino, del municipio de Yara, bajo las altas temperaturas de este verano lidera a sus 15 trabajadores en la preparación de tierras para la campaña de frijol.

Ahora fomenta el cultivo de viandas de ciclo corto y hace florecer, además, una caballería de calabaza Inivit C-2000, de gran potencial de rendimiento.

Sabiduría campesina

También logran diversidad y ascenso sostenidos en la producción de alimentos en la finca La Esperanza, de la familia Simón Savón, guiada por Luis Enrique, el mayor de los hermanos y otros 15 trabajadores, que atienden 29 hectáreas, de esa herencia ubicada en Casimba Arriba, del municipio guantanamero Manuel Tames.

Allí, este emprendedor campesino perfecciona los resortes productivos y organizativos para potenciar la integralidad de finca y contribuir, cada vez más, al Programa de autoabastecimiento municipal, con el aprovechamiento de recursos propios, publica el periodista Julio César Cuba Labaut, en el sitio web del periódico Venceremos de Guantánamo.

Agrega que esas fortalezas han permitido, a quien ha sido seleccionado por varios años como mejor porcicultor de Cuba, enfrentar y salir airoso de difíciles encrucijadas, como la situación generada por la Covid-19, que atiza los graves daños a Cuba por el bloqueo impuesto por Estados Unidos, hace seis décadas.

En tales circunstancias, lejos de amilanarse, Savón se crece. “A pesar de las limitaciones materiales, los resultados de este año en relación con los del anterior serán muy superiores, tanto en la producción de carne como de alimentos para los animales”, declaró.

En los avances agrícolas de la finca, el ingeniero atribuyó especial destaque al intercalamiento y escalonamiento de cultivos de ciclo corto, que permitirán incrementar lo planificado  en la producción de viandas, granos y vegetales para las personas y los animales.

Explicó que ha sido decisiva la atención cultural de los platanales y el aprovechamiento de los desperdicios como materia orgánica y para conservar la humedad de los suelos, “porque la aplicación de la ciencia y técnica y la sabiduría campesina, tenida en cuenta en todo lo que hacemos, propiciaron excelente población de los campos”.

Amadito vuelve a la carga

Amado González González, o simplemente Amadito como es conocido en el municipio de San Luis, desde muy joven se dedicó a las labores del campo donde, por su dedicación y perseverancia, pronto se convirtió en destacado productor porcino del sector cooperativo campesino en la provincia de Santiago de Cuba.

Con el transcurso del tiempo, casi dos décadas, se fueron transformando sus aspiraciones en éxitos, que lo ubican en el selecto grupo vanguardista del Movimiento de productores de las 300 toneladas (ton) de carne de cerdo de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (Anap).

Tras poco más de un año apartado por diferentes causas de esta actividad, y ante el llamado de producir alimentos para el pueblo, Amadito retoma la crianza y ceba de cerdos, en su finca Amistad San Luis-Nicaro, asociada a la CCS Antonio Guiteras.

Asume ahora, con la misma voluntad, el convenio de sus primeros mil puercos, contratados desde el 24 de abril último, y ya exhibe con orgullo una masa animal saludable y de envidiable presencia física, destaca el periodista Luis Sánchez del Toro, en el sitio web del periódico Sierra Maestra.

La construcción de naves diseñadas para acoger cada seis meses entre 1 500 y 2 000 cerdos, la compra de animales para la mejora genética, el completamiento de 120 reproductoras con 20 sementales y el fomento de dos patios de cerdos de capa oscura, este último a partir del mes de diciembre, completan el proyecto que Amadito atiende optimista a pesar de las dificultades actuales.