Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Concluyó consecha tabacalera 2019-2020 en Vueltabajo

La etapa productiva se caracterizó por dificultades con el clima y otros recursos materiales que provocaron atrasos en las plantaciones y reajustes en el cronograma

Con la recolección de más de 28 millones de cujes de tabaco finalizó la campaña 2019-2020, en este territorio del occidente cubano.

En Vueltabajo la etapa productiva se caracterizó por dificultades con el clima y otros recursos materiales que provocaron atrasos en las plantaciones y reajustes en el cronograma.

Virginio Morales Novo, especialista del Grupo TabaCuba argumentó que se trabaja en el acopio, la zafadura y el beneficio de la aromática hoja, a cuyas faenas contribuyen las buenas condiciones meteorológicas; se prevé alcanzar las 16 622 toneladas de tabaco vaticinadas.

En tales faenas están inmersas  113 escogidas  y 14 miniescogidas, con alrededor de 2 500 operarios y mantienen vigente las medidas higiénico-sanitarias para evitar la propagación del virus Sars-CoV-2.

Simultáneamente, perduran las acciones de reparación y construcción de aposentos a partir de la normalización del envío de recursos forestales, imprescindibles para el programa y para ampliar las capacidades de cura.

Se avanza en los preparativos de la venidera campaña, en la cual se plantarán 19 769 hectáreas, con el predominio de las variedades Habana 92, Corojo 2006 y 2012, Criollo 2010, Virginia 22, 23 y 24, por citar algunas. De la cifra total de áreas a plantar 910 y 300, pertenecen a tapado y Virginia, respectivamente, a cuya  ejecución contribuirán otros 40 nuevos túneles tecnificados en montaje.

Ante la importancia de la producción de tabaco para la exportación, Pinar del Río incrementará las áreas destinadas al tabaco tapado, del cual se obtienen las capas que revisten los prestigiosos habanos. Este propósito reclamará una mayor perseverancia de los vegueros y las estructuras productivas de la provincia.

Están localizadas las áreas destinadas a semilleros tradicionales, se realizan estudios y acciones de roturación y mejoramiento de los suelos con la aplicación de abonos verdes, cachaza y carbonato de calcio, al tiempo que culmina el proceso de contratación de los productores.

Este territorio, el mayor productor de la hoja en Cuba, aporta a la industria del torcido alrededor del 50% de las capas para revestir los  habanos y la totalidad de los capotes.