Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Pinareños por una campaña agrícola eficiente

Alrededor de 100 000 toneladas de alimentos se prevé aporte la campaña de primavera de cultivos varios, labor en la que están inmersos los productores de esta provincia del occidente cubano

Alrededor de 100 000 toneladas de alimentos se prevé aporte la campaña de primavera de cultivos varios, labor en la que están inmersos los productores de esta provincia del occidente cubano.

Con tal propósito se planta de manera intensa, en la totalidad de los municipios vueltabajeros, viandas, hortalizas, granos y frutales pese a la arrancada tardía de la misma por diversas causas.

El plan contratado supera las 36 200 hectáreas, 3 750 más en relación con igual etapa precedente, aseguro Ortelio Rodríguez Perugorría, subdelegado Agrícola provincial.

A este quehacer se unen  los vegueros del territorio, quienes asumen la producción de alimentos en áreas dedicadas al cultivo insigne de Pinar del Río  ante la necesidad de este en el país y para aprovechar los abonos existentes en los suelos, e incluso para no dejar de percibir ingresos económicos.

La provincia hace particular énfasis en la siembra de renglones de ciclo corto, así como de yuca, boniato, calabaza, maíz, melón, frutabomba, plátano, por mencionar algunos. En este último se asume la variedad de extradenso, con garantía de riego por ser de altos rendimientos, resistentes a enfermedades y  ocupará no menos de 7 800 hectáreas.

Las precipitaciones de las últimas jornadas aportaron beneficios y perjuicios a algunos cultivos, particularmente, en hortalizas y el boniato al quedar bajo agua, pero se resiembra en lugares altos y se cosecha lo apto para el consumo.

Asimismo está garantizada la semilla para los diversos programas agrícolas y se asumen nuevas variedades de maíz por  elevada productividad  y número de mazorcas por área. Las investigaciones realizadas tienen como propósitos obtener variedades más resistentes a la sequía y las plagas, y que lograda la germinación se conviertan en plantas de tamaño medio o bajo para evitar la incidencia del viento.

En aras de este cultivo se asumen, asimismo, nuevas prácticas de siembra, con disminución de la distancia entre planta y planta, afirma Rodríguez Perugorría que reduce el espacio vital sin desventajas al desarrollo normal del cultivo, pero con la obtención de mayores volúmenes de cosecha en menos tierra sembrada.

No pocos son los campesinos inmersos en este esfuerzo con las variedades Esmeralda, Dorado y Diamante con el fin de ampliar el cultivo y contribuir con sus producciones a la sustitución de importaciones.
El sistema de la Agricultura en Pinar del Río realiza un trabajo sostenido en todos los subprogramas de la agricultura urbana, suburbana y familiar para acercar alimentos frescos hasta las comunidades; en tanto fomenta el incremento de la siembra en los patios y parcelas a sembrar en casas particulares.

En la actualidad se identifican terrenos potencialmente productivos y sobresalen unos 25 100 patios con posibilidades de sembrarse en áreas de toda la provincia, los cuales contribuirán a obtener vegetales de hoja, como la lechuga, col china, acelga y hortalizas menores que si bien no satisfacen la demanda de la población, benefician, en cierta medida, los centros urbanos y suburbanos donde están enclavados.

El sistema agrícola aporta materia prima a las mini y micro industrias, y a los 22 centros de elaboración, localizados en organopónicos y huertos intensivos, sin descuidar la fábrica La Conchita, principal receptora, e inmersa en los surtidos tradicionales, el rescate de otros perdidos en el decursar del tiempo y la elaboración de nuevos, dirigidos a la exportación, sustitución de importaciones y el mercado en moneda nacional.

Muchos son los obstáculos que a diario se vencen desde el comportamiento de la madre natura, insumos, combustibles hasta disímiles recursos materiales, pero no se interrumpe el empeño por sus consecuencias y lo vital de alcanzar la sostenibilidad alimentaria.