Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Aumenta producción en Fábrica de conservas avileña

Trabajadores de la Fábrica de Conservas de Majagua, en Ciego de Ávila, tras duplicar resultados en relación con el año anterior, también asumen nuevos retos en la campaña del mango

Los trabajadores de la Unidad Empresarial de Base Fábrica de Conservas de Majagua, en la provincia de Ciego de Ávila, mejoraron en cuantía y calidad sus producciones de alimentos en conservas sin desatender las medidas de protección del colectivo laboral frente a la pandemia de la COVID-19.

Ante la situación epidemiológica que enfrenta el país con la propagación del SARS coV-2, los trabajadores conserveros de este centro fabril extreman las medidas sanitarias para mantener la inocuidad de los alimentos y proteger al personal directo a la producción
Resulta loable que en esta planta, sin perder un día de labor, se procesaron en el periodo de febrero a abril unas 6 901 toneladas, de un plan de 10 000 contratadas con la Agricultura, destaca el sitio www.tvavila.icrt.cu

Jorge González Armas, jefe de la industria, dijo que, aunque el plan se quedó al 69% de lo estimado, como resultado de algunos tropiezos en la arrancada y del agotamiento de la materia prima en los campos, la cifra procesada duplicó el volumen de producción respecto a la campaña anterior”.

Señaló que la reciente “puesta en marcha de una moderna línea de llenado aséptico, permitió que la materia prima alcanzara niveles de concentración hasta el 20%, indicador favorable para clasificar el producto como óptimo”.

Explicó, además, que las entregas realizadas por los campesinos del suroeste avileño mostraron altos contenidos de sólidos solubles (TSS) superior a los 4,0 grados brix, cifras que demuestran el alto rendimiento del vegetal.

El mayor volumen de materia prima que se depositó en la industria conservera estuvo a cargo de los campesinos de la comunidad avileña de Mamonal, quienes sobresalen en la provinciapor su cultura en la siembra del tomate.

Para la conservación de la materia prima se utilizan tanques de 210 y 220 kilogramos, la que luego será procesada para elaborar surtidos muy demandados por la población, como son salsa para pizza, puré, vita nova y kétchup.

La inversión a la que recientemente fue sometida la fábrica asciende a más de 6 millones de pesos en moneda total y permite duplicar la capacidad de molida para incrementar los surtidos, en aras de abastecer el mercado local, nacional y en divisas.

 

Nuevos retos

Con similar ímpetu, sin escatimar esfuerzos, en la Fábrica de Majagua, tras finalizar la cosecha del tomate, emprendieron de inmediato el mantenimiento y puesta en marcha de la moderna línea de fabricación de tecnología china,para continuar ahora con el procesamiento del mango en diversas tipos de productos como mermeladas, dulces en almíbar y compotas para los niños.

Según Jorge González Armasen la entidad se cumplen las medidas higiénico-sanitarias para combatir a la enfermedad de la Covid-19 y reiteró que en cada área, “dígase el comedor, almacenes, la planta de producción, entre otras, cuentan con los productos químicos necesarios para higienizar las manos, suelos y superficies”. También, a la entrada de la industria, existe un operador que se encarga de fumigar los vehículos que pasarán hacia el interior del centro y así evitar cualquier forma de introducción del virus”.

Explicó que en la fábrica se aplican también medidas para preservar la vida y la salud de trabajadores  mayores de 60 años y de otros más vulnerables al SARS-CoV-2. De ellos, 16 se acogen a la nueva disposición salarial y dos trabajan a distancia.

No obstante, a pesar de que la industria majagüense tuvo algunos tropiezos que dificultaron la arrancada en enero último y la contingencia que ha provocado el coronavirus, sus trabajadores  ponen todo el esfuerzo para cumplir el plan previsto en la presente contienda.