Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Agricultura: proteger, vigilar y producir

El objetivo del plan ramal es contener la diseminación del nuevo coronavirus  y disminuir su impacto en la economía, principalmente en la producción agropecuaria y forestal

Las acciones para el enfrentamiento al coronavirus centran la atención de cubanas y cubanos y de las autoridades a lo largo del país, no escapa ningún sector. A su vez, se recalca que pese a todo, la economía no puede paralizarse y que en estas circunstancias, la producción de alimentos demanda de un esfuerzo y resultados superiores.

Como toda Cuba, el sistema de la agricultura se inserta en las medidas para enfrentar esta nueva zancadilla y cumplir con el llamado del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez sobre la necesidad de producir más. Ante todo, se trata de la preservación de la salud de quienes están vinculados al sector, tanto en desde el ámbito empresarial como cooperativo.

Lo primero es lo primero

Al igual que en momentos anteriores, con fenómenos meteorológicos como huracanes, esta emergencia ocurre en tiempo de cosecha, lo que obliga a centrar el tiro en los diferentes eslabones del sistema.

“Estamos enfrascados en la actualización de la situación higiénica y tomando medidas en aquellos lugares donde conviven personas que participan en las campañas agrícolas, principalmente, campamentos para trabajadores movilizados, en algunos espacios en las cooperativas donde permanece fuerza de trabajo en las cosechas y en las cuales se crean las condiciones y actualizan los reglamentos de convivencia para incrementar la responsabilidad individual”, explicó a medios de prensa Adriana Ballester Hernández, directora de personal del Ministerio de la Agricultura.

Según comentó, a partir de las indicaciones del Consejo de Estado sobre el plan de enfrentamiento, el ministro del sector, Gustavo Rodríguez Rollero, dio indicaciones  para actualizar y puntualizar las medidas del Ministerio de la Agricultura en correspondencia con el plan nacional, aprobado por el Consejo de Ministros.

Para actuar, dijo, se conformó un grupo de trabajo coordinado por las áreas de capital humano e integrado por las direcciones de Defensa Civil, de Sanidad animal y sanidad vegetal como autoridades competentes que actúan en estos casos, la dirección de asuntos internacionales, el departamento de comunicación institucional y el Grupo Empresarial de Logística.

Tales áreas son responsables del cumplimiento de las medidas en todo el sistema, que incluye los sectores presupuestado, empresarial y cooperativo.

A ese grupo, y por su vínculo directo con los diferentes eslabones, se integran también la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y el Sindicato de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacaleros (SNTAFT).

En las orientaciones, se le da la tarea a cada entidad de actualizar su grupo de trabajo y su plan de prevención, así como indicaciones precisas para las delegaciones provinciales y municipales,  sobre todo las que tienen la responsabilidad de fortalecer el sistema del servicio en frontera, toda vez que el Ministerio de la Agricultura tiene personal –unos 400 trabajadores-, que labora en puertos, aeropuertos y marinas, que están en la primera línea de enfrentamiento y que deben ser protegidos y capacitados.

“Una indicación muy puntual enfatiza en la actualización de los protocolos de actuación y enfrentamiento, así como proyectar los recursos para cada medida, principalmente las relacionadas con la sanidad animal y vegetal, por la importancia que tienen en el servicio en frontera”, dijo.

A partir de ese momento, alineado al plan de país, el del sector “tiene como objetivo contener al mínimo la introducción y diseminación del nuevo coronavirus  en el territorio nacional y disminuir los efectos negativos en la salud de trabajadoras y trabajadores del sector y su impacto en la economía, principalmente en la producción agropecuaria y forestal, en un momento en que la agricultura se encuentra desarrollando sus principales campañas de cultivos varios”.

En todas direcciones

Las acciones previstas en el sector,  agrupadas por ámbitos, incluyen la protección sanitaria para las personas que trabajan en las entidades, con la responsabilidad de las áreas de capital humano de instrumentar labores entre las que se cuenta intensificar el mejoramiento de las condiciones higiénico sanitarias.

Una medida muy importante es la atención priorizada a personal vulnerable. “Hemos identificado que en el sistema hay un grupo de trabajadores de mayor riesgo y son los que tienen prioridad también para asegurarles los medios de protección, la capacitación y las condiciones de higiene, entre ellos, aquellos que trabajan en locales cerrados -fábricas de tabaco, industrias de pienso o de procesamiento de productos agrícolas, cárnicos y laboratorios, entre otros-.

Ellos, por las condiciones de su actividad, requieren de medidas sanitarias especiales y de mayor prevención; al igual que los trabajadores en puntos de frontera y los que se vinculan al personal extranjero (delegaciones y personal acreditado en el país).

El sector estableció medidas asociadas al sistema de sanidad animal, activando el protocolo de enfrentamiento y manteniendo las coordinaciones con la dirección del Ministerio de Salud Pública (Minsap) relacionada con este tema, así como con el sistema de vigilancia epizootiológica, reforzado en la actualidad, y actualizándose con las informaciones que emite la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial de la Sanidad Animal, que también da seguimiento al asunto.

“Tenemos un algoritmo diagnóstico, integrado con los laboratorios de virología de la Unidad de laboratorios centrales de conjunto con el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria del Ministerio de Educación Superior, que incluye también diagnóstico diferencial con otros coronavirus. El servicio veterinario está activado, principalmente en frontera, que está extremando la supervisión en los puntos de entrada al país”, aseguró.

Igualmente, en el caso de la sanidad vegetal también está activado el protocolo, siguiendo las indicaciones del Minsap; sobre todo fortaleciendo la vigilancia en frontera, fundamentalmente los bultos postales y medios de transporte que provienen del exterior.

El sector está monitoreando las relaciones comerciales entre el sistema de la agricultura y otros países con los cuales Cuba tiene relaciones comerciales, siguiendo las indicaciones del Ministerio del Comercio Exterior e Inversión Extranjera, rector de esa actividad, destacó.

Existen también acciones relacionadas con personal que viaje o regrese del extranjero, lideradas por el área de asuntos internacionales, con un control estricto, con limitación de misiones al exterior, limitándolo solo a aquellos casos que estrictamente lo requieran como pueden ser negociaciones y salidas por motivos de exportación.

También se ha tomado la medida de que aquellos trabajadores que por motivos personales o laborales han salido al exterior deben presentar a las administraciones un certificado de que están aptos para su reincorporación al trabajo.

“Estamos responsabilizando a las entidades en tomar las medidas necesarias para que se tomen estrictas medidas sanitarias en los locales donde normalmente se recibe a personal extranjero o delegaciones”, precisó.

Hay un grupo de medidas que son de aseguramiento logístico,  a cargo del Grupo Empresarial de Logística (Gelma) para mantener un inventario de los desinfectantes y las soluciones hidroalcohólicas y se han identificado también otros grupos empresariales como Labiofam, para proveer de las sustancias que puedan ayudar a prevenir la enfermedad, priorizando el aseguramiento a  los grupos de riesgo.

Las empresas de suministros agropecuarios ya empezaron, algunas puntualmente, a activarse en la producción de nasobucos en los talleres textiles del sector y preparamos toda la estrategia logística para comenzar la distribución y el sistema de suministros activado para insertarse en los sistemas de trabajo para el enfrentamiento. con disciplina en el momento que se produzca una emergencia.