Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cuenta Cuba con una cava de vinos para todos los gustos

La cava subterránea de vinos del Centro Turístico La Giraldilla se posiciona hoy como el sitio donde los clientes más exigentes del mundo pueden disfrutar “a sus anchas” de las más significativas y codiciadas marcas

La cava subterránea de vinos del Centro Turístico La Giraldilla, calificada como la joya de ese establecimiento recreativo, se posiciona hoy como el sitio donde los clientes más exigentes del mundo pueden disfrutar “a sus anchas” de las más significativas y codiciadas marcas.

El sommelier titular Amaury Jiménez Jiménez, informó que en esa instalación citadina, reabierta en noviembre último, los usuarios pueden adquirir o degustar vinos de los más prestigiosos grupos, consorcios, bodegas y compañías de Argentina, Australia, España, Francia, Estados Unidos, Italia, Chile, Nueva Zelanda, Portugal y Sudáfrica, entre otros.

De acuerdo con el experto, esta es actualmente la cava más grande y amplia en existencia en Cuba, pues cuenta con unas 165 referencias de vinos de los principales países productores, y en sus armarios se conservan hoy unas 1 445 botellas, aunque tiene una capacidad real para albergar más de 1 600, y el resto se ha vendido.

“Su diseño se concibió para fomentar la cultura del consumo de vinos en esta Isla caribeña, y por eso se incluyó todo el mobiliario, de manera que pudieran realizarse lanzamientos, presentaciones, catas y establecer maridajes con tapas y charcuterías elaboradas con jamones y carnes especiales que también se tienen en existencia”, subrayó. 

Indicó Jiménez que en solo un mes se han efectuado ya presentaciones y catas con las compañías Like Italy, división de la firma de Italia AM Group, e Inversiones Pucara S.A. (IPSA), con gran participación de sommeliers y empresarios de diferentes establecimientos, restaurantes y hoteles de nuestro país.

“De cara a los maridajes u otras actividades que lo requieran, en la cava poseemos además una pierna de jamón serrano Gran Reserva, una de jamón de cebo ibérico, y otra de jamón asado, importadas de España, así como una gran variedad de quesos, igualmente importados”, enfatizó.

Comentó el especialista que en ese local solo trabajan dos sommeliers, quienes se alternan en el Complejo Turístico, que dispone asimismo de un kiosco donde se venden vinos, licores, whiskeys, rones u otras bebidas más económicas, que ambos deben administrar y controlar.   

En la cava están presentes vinos blancos, rosados y tintos de marcas como Bodegas Torres, UCSA Freixenet, Like Italy, Pazo Pondal, Marqués de Cáceres, Concha y Toro, Yellow Tail, Monty's Hill,  Nederburg Foundation, Marimar Estate, Beringer, Trapiche, entre otros.

“También tenemos en existencia marcas como Viña Maipo, Trivento, Torres Santa Digna, Palo Alto, Viña Pedrosa, Marqués de Griñón, JP Chenet, Château Tirecul la Gravière, Maison Castel, Anima Negra, Emina, Joan Sardá, Marqués de Riscal, George Duboeuf, y Cloudy Bay, entre otras muchas”, puntualizó.

Según abundó Jiménez, la cava es subterránea por ser un requisito para su sistema de almacenamiento riguroso, con el empleo de materiales nobles y específicos en su construcción, que faciliten la conservación de la temperatura y la humedad, y el control de la luz que demandan estas bebidas, así como su ubicación u orientación, entre otros.

El Complejo, ubicado en el municipio capitalino La Lisa y perteneciente a la Empresa Extrahotelera Palmares, fue inaugurado el 15 de noviembre último como parte de los festejos por los 500 años de La Habana.