Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Un presupuesto centrado en lo social

Continuar ofreciendo todas las garantías para la prestación de los servicios sociales básicos caracteriza el Presupuesto del Estado cubano para el año 2020

En un panorama marcado por la intensificación del bloqueo estadounidense contra Cuba, así como por otras tensiones del complejo contexto económico internacional, Cuba afronta el 2020 con un presupuesto que privilegia el respaldo a la prestación de los servicios sociales básicos; así como la implementación de políticas sociales aprobadas, incluida la continuidad del incremento parcial del salario en el sector presupuestado y de las pensiones.

Así lo afirmó Meisi Bolaños Weiss, titular del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), durante el cuarto período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su IX Legislatura.

Esferas como la educación, la salud pública, la asistencia social, el deporte, la cultura, así como las actividades de ciencia, tecnología e innovación, resultan entre las que se priorizarán, precisó la Ministra del MFP.

Dentro de los gastos corrientes de la actividad presupuestada, que ascenderán a 46 328 millones de pesos, se respalda al sector de la educación con 11 000 millones de pesos (24 %), puntualizó.

Entre salud pública y asistencia social la cifra planificada asciende a  12 740 millones de pesos, mientras, a la cultura y el deporte se destinan 2 131 millones de pesos.

Asimismo, Bolaños Weiss aseguró que se mantendrá la entrega de subsidios para realizar labores constructivas en las viviendas a personas naturales con bajos ingresos.

Con 522 millones de pesos en moneda total, o lo que se traduce en 1,5 % del Producto Interno Bruto a precios corrientes, serán apoyadas las actividades concernientes a la ciencia, tecnología e innovación.

“El sector empresarial participa en un 50 % y se prevén por diferentes financiamientos presupuestarios 599 millones de pesos, que incluyen los centros de investigación, el Fondo Nacional de Medio Ambiente y el Fondo de Ciencia”, acotó la Ministra.

Presupuesto para el desarrollo

De acuerdo con Meisi Bolaños Weiss para respaldar labores tan importantes como la producción de alimentos que sustituyan importaciones, además de otros bienes y servicios que constituyen rubros exportables, se proyectan gastos por un monto de 21 000 millones de pesos.

En cuanto a la cifra planificada  para impulsar las inversiones se planifican 5 687 millones de pesos. “A las inversiones materiales que requieren respaldo presupuestario se les asignará 64 % de estos recursos con destino a los programas de desarrollo estratégicos para el país”, recalcó la titular del MFP.

En ese sentido mencionó el Programa de construcción de viviendas, obras de infraestructuras que incluyen las fuentes renovables de energía, el sector del turismo, la sostenibilidad del sistema hidráulico, los programas de enfrentamiento a la sequía, además de inversiones centradas en sectores sociales como educación y salud.

Lograr financiar la mayor parte de los gastos que comprende el presupuesto contemplado para 2020 requiere, según expuso la Ministra, recaudar ingresos brutos por un valor de 66 291 millones de pesos; eso significa un incremento de 11,5 % con respecto al estimado del año 2019.

“En eso -acotó- incide el crecimiento sustancial de la circulación mercantil minorista y se sustenta además en movilizar las reservas de eficiencia de la economía, así como maximizar la disciplina en el pago de los impuestos por todos los contribuyentes”.

La participación del sector estatal en las recaudaciones que aportan al presupuesto es de 85 %, en ese sentido la colaboración de las utilidades empresariales alcanza 19 % de los ingresos totales.

Asimismo, Meisi Bolaños Weiss refirió que las formas de gestión no estatal, complementos del escenario económico nacional, exhiben un crecimiento de 12 % en su contribución a los ingresos. Eso está determinado por los impuestos sobre ventas y servicios de los trabajadores por cuenta propia y las cooperativas no agropecuarias. 

También instó a trabajar para que la ejecución del presupuesto se caracterice por “maximizar la recaudación de los ingresos, que los administradores de los recursos se enmarquen en los gastos planificados, el ahorro, además del fortalecimiento de la disciplina informativa, contable y financiera”.