Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Industria de conservas en Ciego de Ávila se empeña en sustitución de importaciones

En tal sentido se trabaja en los dos establecimientos productivos que integran la Unidad Empresarial de Base (UEB) Conservas de Vegetales, uno ubicado en el municipio de Majagua y otro en Florencia

Pudiera pensarse que el tema está de moda. Pero, es más que eso. Se insiste en la necesidad de la sustitución de importaciones pues la economía cubana no está en condiciones de continuar asumiendo esos gastos y le urge buscar las vías para incentivar la producción nacional.

Es ese el camino que sigue la industria de conservas en Ciego de Ávila, con el trabajo de los dos establecimientos productivos que integran la Unidad Empresarial de Base (UEB) Conservas de Vegetales, uno ubicado en el municipio de Majagua y otro en Florencia.

Según dio a conocer a Invasor, está previsto que se incluyan a esta lista las tajadas de mango, los granos que ya se elaboran en Florencia (frijol blanco, negro, colorado, maíz, garbanzos) y aquellos del sistema conocido como Doypack. Este último forma parte de la inversión millonaria que se montó en la fábrica de Majagua y está en su fase de prueba durante 2019.

También los condimentos que, en ese establecimiento, se elaboran, forman parte de este grupo: comino, bijol, todo sazón, laurel, orégano, entre otros.

Además de llegar al sector del turismo, que demanda una gran cantidad de productos, todos los anteriormente mencionados se venden, indistintamente, a través de Comercio y de las Tiendas Recaudadoras de Divisas.

En este sentido, la presencia de producciones a las que están acostumbrados los avileños ha estado muy irregular en el 2019. Iglesias Falcón explica que las principales razones son los problemas con la hojalata (que se adquiere en otros mercados) y cosechas menos bondadosas, como, por ejemplo, las de tomate y piña, con rendimientos menores en comparación con el año pasado.

No obstante, habla de una recuperación con la materia prima que permitirá restablecer en cierta medida la vita nova de medio kilo y la de cuarto kilo, que por ser más pequeña tiene un precio más asequible para la población.

Señala que, a pesar de esto, se han buscado alternativas como la salsa y el puré vendidos a granel, en botellas o garrafas. Sin embargo, por la ausencia de la feria comercial en su formato original, tampoco los clientes han podido comprarlos como quieren y necesitan.

En el caso de las exportaciones, un área que también es prioridad, se encuentran las rodajas y segmentos de piña, que marchan a buen ritmo, dice Nohemí, con seis toneladas producidas de cada una, el concentrado de mango que se procesa en Majagua (123 toneladas hasta la fecha) y está previsto que en el 2020 se incluya el pimiento morrón que se elabora en Florencia. (Tomado de Cubadebate con información de Invasor)