Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Registro Cubano de Buques reafirma su prestigio

Fue destacado por el Consejo Internacional de Órganos de supervisión técnica de buques (TSCI), que sesionó por primera vez en La Habana

Como reconocimiento a la gestión cualitativa del Registro Cubano de Buques (RCB), sociedad clasificadora líder en Latinoamérica, se reunió por primera vez en La Habana el Consejo de la Asociación Internacional de Órganos para la supervisión Técnica y Clasificación de Buques (TSCI).

Participaron representantes de entidades de la especialidad y registros marítimo y pluvial de Rusia, Vietnam, Eslovaquia, Kazajistán, Panamá y Cuba, como miembros plenos de TSCI e invitados de sociedades con estatus de miembros observadores, de Taiwán, la Comisión del Danubio, OMCS de Panamá y otras personalidades.

Cuba es miembro de TSCI desde 1984, liderada por el RCB, que representa también a Latinoamérica y El Caribe, donde goza de gran prestigio por su desempeño en la supervisión técnica a buques,
desarrollo de reglas para la construcción y seguridad de la navegación de embarcaciones y la dirección de grupos de trabajo.

El Máster José Carlos Ramírez Vázquez, director general de RCB, declaró a Opciones que la realización de este encuentro “constituye un gran reconocimiento a nuestra entidad, que también dedicamos al  Aniversario 500 de La Habana, con la presencia de representantes de importantes sociedades clasificadoras”.

Significó que RCB es apreciada mundialmente por prestigiosas agrupaciones similares con las cuales tiene convenios de colaboración, entre esas el Lloyd Registre inglés, Bureau Veritas francés, registros italiano y ruso, entre otras, “lo cual como miembro de esta organización nos da gran preponderancia internacional”. 

De occidente a oriente

El Directivo recordó que RCB surgió en 1982, atendiendo básicamente el mundo marítimo. Hoy ronda todas las esferas de la economía del país; “si Cuba no tuviera una sociedad clasificadora propia se vería en la necesidad de acudir a las internacionales, cuyos servicios son muy costosos. De ahí la trascendencia de nuestra labor.

“Por ejemplo, ilustró Ramírez Vázquez, nuestras entidad supervisó la construcción de todos los medios de izado del puerto de la Zona Especial de Desarrollo Mariel y de la terminal multipropósito de
Santiago de Cuba, servicio brindado con gran ahorro para la economía nacional y la más alta seguridad”.

Integrado al Grupo Empresarial Marítimo Portuario, RCB cuenta con 125 trabajadores -de ellos 80 % graduados en universidades cubanas y extranjeras, con vasta experiencia en el ramo-, “personal bien calificado, pues para brindar ese servicio tienen que ser acreditados previamente bajo normas rigurosas en cursos nacionales e internacionales creados y avalados por esas sociedades”, afirmó.

Tal fuerza está activa en la casa matriz y dos oficinas de inspección en La Habana, otras similares en Camagüey, Cienfuegos y Santiago de Cuba, esta última con oficinas subordinadas en Holguín, Manzanillo y Moa.  

“Es decir,  estamos en los principales puertos del país, dígase Nuevitas, Casilda, Puerto Padre, Matanzas y otros, supervisando la construcción, mantenimiento y reparación de embarcaciones; medios de izado; muelles y espigones” subrayó Ramírez Vázquez.

Sus especialistas han prestado servicios en Corea, Vietnam, China, México, España, Portugal, Austria, Holanda y Alemania, entre otros, donde han supervisado  la construcción de medios de izado, embarcaciones, homologación de neumáticos y electrodos, en una gama muy amplia.

En el orden económico, el Director General dijo que su entidad alcanza resultados favorables y eficientes; todos los años ingresan más de 7 000 000 de pesos en moneda total, más de un millón en moneda convertible y por encima de los 300 000 en moneda libremente convertible por servicios prestados en el exterior.

Sobre el futuro, Ramírez Vázquez considera que “lo más importante es mantenernos como sociedad clasificadora líder en Latinoamérica y el Caribe, de hecho lo somos, y aumentar el aval internacional; aunque aspiramos zse nos conozca más en el mercado cubano, donde el RCB pueda jugar un mayor papel en la importación de productos con la calidad necesaria”.