Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Control interno y eficiencia económica van de la mano

Como un mecanismo efectivo para lograr mayores niveles de eficiencia económica en el país calificó al control interno la Contralora General de República, Gladys Bejerano Portela

Como un mecanismo efectivo para lograr mayores niveles de eficiencia económica en el país calificó al control interno la Contralora General de República, Gladys Bejerano Portela.

Al informar sobre los resultados de la XIII Comprobación Nacional al Control Interno, la funcionaria enumeró entre las principales irregularidades detectadas, las relacionadas con la persistente cadena de impagos en las cuentas por cobrar y pagar, el deficiente control del empleo del combustible y los pagos indebidos a privados.

Unas 369 acciones, entre estas 168 inspecciones de la Contraloría y 177 auditorías de cumplimiento en disímiles ramas y sectores del país integraron la muestra del ejercicio de fiscalización que se centró en el chequeo del cumplimiento de las normativas aprobadas para el Sistema Empresarial Estatal Cubano, el control y uso de los inventarios y los procesos de contratación económica, entre otros programas complementarios.

Más de 2 000 millones de pesos en moneda total se contabilizan como saldo de los daños económicos provocados por las irregularidades detectadas en la Comprobación Nacional al Control Interno, efectuada del 1 de noviembre al 12 de diciembre de 2018, a partir de las operaciones del segundo y tercer trimestre de ese año, y en algunos casos ampliadas a otras etapas.

Del total de los perjuicios resultantes de las deficiencias señaladas, el 68 % se asocia a las insuficiencias en las cadenas de impagos, en particular en el comercio y la gastronomía; el 14 % al incumplimiento de los planes económicos; y un 1,5 % se relaciona con presuntos hechos delictivos y de corrupción.

En 29 entidades se denunciaron 43 presuntos hechos delictivos y 12  presuntas acciones de corrupción, en tanto el 51 % de las organizaciones examinadas durante ese proceso obtuvo una calificación negativa, y otro 49 % resultó aceptable,  por lo cual el llamado de la Contraloría es a trabajar en la cultura del control, y a enfrentar la falta de espíritu crítico y autocrítico de algunas administraciones para avanzar en el racional empleo de los recursos y en la generación de mayor eficiencia.

La también vicepresidenta cubana del Consejo de Estado subrayó la importancia de combinar la labor profiláctica y preventiva con la de controlar y sancionar, al saber deslindar una irregularidad por error o equivocación, de los hechos provocados de forma deliberada.

Bejerano Portela instó a educar a las administraciones en la urgencia del control, no solo para enfrentar el delito, sino como herramienta de dirección y estrategia para lograr la sostenibilidad de una gestión eficiente, pues -dijo- el mayor antídoto para la corrupción es el logro de resultados económicos superiores.

La Contralora precisó que en general estas cifras exponen las fisuras y formalidad en las medidas preventivas  así como el poco rigor en el enfrentamiento de estas entidades a las indisciplinas, ilegalidades y las manifestaciones de corrupción.

Se ilustró con el empleo del combustible, uno de los asuntos evaluados con mayor prioridad a partir de las indicaciones del Consejo de Ministros, en el que los resultados no fueron buenos. De las 369 acciones realizadas en la Comprobación, 332 revisaron ese tema y el 23 % de las entidades auditadas se calificaron de mal o deficiente, por lo cual se determinó penalizar a más de 70 empresas con la reducción del 50 % del carburante de uso administrativo.

Las principales violaciones que repercuten en el desvío de ese recurso se asocian al desorden y poco control de las tarjetas magnéticas, la falta de análisis de consumo por vehículo y el nulo empleo de las herramientas de control, entre otras.

Hasta el 11 de marzo pasado se habían aplicado 1 425 medidas disciplinarias en general, el 99,8 % de las declaradas en el Acta de responsabilidad, además de que en todos los casos los resultados de la XIII Comprobación se analizaron en cada una de las provincias y el municipio especial de Isla de la Juventud.

Este proceso representa también un llamado a la vergüenza de los directivos y colectivos laborales teniendo en cuenta que el orden, la exigencia y el control interno pueden ser un paliativo incalculable para enfrentar las limitaciones económicas pues, donde los procesos productivos se organizan mejor, es mayor el aprovechamiento de los recursos a que nos convoca hoy la eficiencia.